Archivo

Posts Tagged ‘accidentes de tránsito’

Cuatro años de prisión para Rodrigo “Hiena” Barrios por homicidio culposo. Fallo completo

4 abril 2012 20:12 Deja un comentario

 

El fallo en formato pdf lo pueden descargar aquí.

Share

¿Sirve de algo enviar a prisión a los que matan en accidentes de tránsito? Fallo completo

21 septiembre 2011 10:27 1 comentario

El juez correccional Alejandro Cabral otorgó la suspensión del juicio a prueba a un imputado que atropelló y mató a un joven de 19 años en la ruta 22 a la altura de Plottier. El fallo, que pueden descargar completo más abajo, fue rechazado por los familiares de la víctima.

Este post se publica cuando se cumplen tres años de la muerte de los adolescentes Belén Araya y Franco Castro, atropellados por un conductor ebrio en la avenida Olascoaga de Neuquén.

El imputado, Juan Hermosilla Soto, fue condenado a 5 años de prisión por “doble homicidio culposo agravado”.

El primer voto de esa sentencia dictada en 2010 también correspondió al juez Cabral. En un tramo, hizo “reflexiones que no son propiamente jurídicas”, como él mismo las definió.

No perdamos de vista que lo importante es la prevención y no el castigo desmedido. Y digo desmedido, porque no es lo mismo aquel que mata a una persona porque así lo quiere, que aquel que por irresponsable mata a una persona.

No creo que la sanción penal pueda devolver a los padres los hijos que han perdido, ni tampoco que les pueda llevar la paz. El derecho penal no tiene por fin recomponer las cosas a su estado anterior, sólo procura mediante una sanción penal (de privación de la libertad en la mayoría de los casos), volver a restablecer el orden quebrantado. Tengo claro que la decisión que se tome en la presente causa, muy probablemente no conforme a ninguna de las partes. Y ello así, porque el daño ya está hecho y no tiene solución.

Me pregunto, siguiendo a Cabral, si sirve de algo enviar a prisión a los autores de hechos como estos.

Y me pregunto si no estamos ante casos donde es más que evidente la necesidad de un cambio cultural, que involucre desde los conductores hasta los que entregan las licencias de conducir, y llegar incluso a fabricantes y vendedores de autos.

La imagen es del sitio Neuquén al Instante.

FALLO CORRECCIONAL COMPLETO

Share

Caso Hermosilla Soto, homicidio en accidente de tránsito: la acusación no probó el dolo eventual. Fallo completo

30 mayo 2011 8:06 9 comentarios

 

Esta es la nota que escribí para el diario sobre el caso Hermosilla Soto. Al final encontrarán la sentencia completa del Tribunal Superior de Justicia (con los nombres inicializados); la (ratificada) sentencia de la Cámara, y otros enlaces de interés: el fallo del caso Cabello, tan parecido a éste; una galería de fotos del día que leyeron el fallo que provocó el enojo de los familiares de las víctimas y una reflexión que en su momento titulé “Hay que sacarles la llave del auto a todos los Hermosilla Soto”. Ilustra este post una imagen tomada por Agustín Martínez de Hermosilla, el fiscal y los querellantes, quienes según los dos fallos, no lograron acreditar la existencia del dolo eventual.

El Tribunal Superior de Justicia ratificó la condena a 5 años de prisión de José Hermosilla Soto, el hombre que conducía ebrio una camioneta con la cual atropelló y mató a Belén Araya (19) y Franco Castro (16) el 21 de setiembre de 2008.

La resolución, conocida ayer, confirma que Hermosilla Soto cometió doble homicidio culposo agravado. La fiscalía y las querellas, que representan a los familiares de las víctimas, pedían que se lo condene por homicidio con dolo eventual.

“Que (Hermosilla Soto) haya tenido conciencia de lo que hacía, no implica que haya pensado que podía tener un accidente y matar a dos personas, y mucho menos que esta situación no le importara”, dice el fallo del Tribunal, firmado por los vocales Oscar Massei y Graciela Martínez.

Añade que la fiscalía y las querellas “debieron haber aportado algún elemento de prueba que permitiera conocer esta indiferencia por el resultado, así como el menosprecio por la vida ajena que mencionan”.

El caso marcó un quiebre en la prevención de los accidentes de tránsito en la ciudad. A partir de las muertes de Belén y Franco, la municipalidad comenzó a realizar controles más intensos y detectó que en promedio, el 20 por ciento de los conductores de la ciudad maneja borracho.

Hermosilla Soto (28) fue condenado el 12 de marzo del año pasado a 5 años de cárcel, que aún está cumpliendo. Nadie quedó conforme e incluso se generaron incidentes frente a la sede de la Cámara que dictó la sentencia.

El fiscal Pablo Vignaroli y los querellantes Javier Ottaviano, Roberto Berenguer (por Franco), Juan Kohon y Martín Marcovesky (por Belén) apelaron, al igual que el defensor Orlando Funes.

Las acusaciones pidieron que se le aplique la figura de homicidio simple con dolo eventual, y que se lo condene a penas de 15 a 25 años. La defensa en cambio abogó por la absolución.

Uno de los ejes de la controversia fue el grado de embriaguez del imputado. Para la fiscalía y las querellas, estaba borracho pero sabía lo que hacía y debió representarse que manejando a toda velocidad por un sector muy transitado, debió representarse que podía causar un accidente y no le importó. Para la defensa, su grado de embriaguez era de tal magnitud que no tenía conciencia de lo que hacía.

El día del hecho, a las 5 de la mañana, el acusado conducía por la avenida Olascoaga una camioneta Suzuki Grand Vitara que había comprado el día anterior. Estaba festejando su cumpleaños, había bebido en abundancia y tenía más de 1,70 gramos de alcohol en sangre (el máximo es 0,50).

A casi 100 kilómetros por hora y frente a la vieja sede de la Legislatura perdió el control, se subió a uno de los bulevares y atropelló a los adolescentes que caminaban de regreso a su casa.

El fallo del Tribunal Superior respalda la sentencia dictada por la Cámara Primera y ratifica que la figura que debe aplicarse es la de homicidio culposo.

“Las circunstancias referidas por los recurrentes (en alusión a la fiscalía y las querellas), no resultan suficientes para considerar que Hermosilla Soto se representó la posibilidad de tener un accidente y matar, y que dicha circunstancia le fue indiferente”, señaló el TSJ.

HERMOSILLA SOTO – FALLO TSJ

HERMOSILLA SOTO – FALLO CÁMARA

El caso Cabello, aquí.

Una reflexión sobre el tema, aquí.

La galería de fotos, aquí.

Share

Inédita condena a prisión efectiva por lesiones culposas en accidente de tránsito en Córdoba

7 abril 2011 21:24 2 comentarios

Leo en La Voz:

Franco Morata (25) fue condenado a dos años de prisión efectiva por haber atropellado a bordo de un Mini Cooper a un estudiante de Medicina que sufrió secuelas irreversibles, aunque en la práctica podría estar en la cárcel sólo 8 meses.

“Así surge del fallo que esta tarde leyó la jueza Susana Cordi Moreno en Tribunales I, al término del juicio iniciado por la familia de Nicolás Sánchez, el joven que fue embestido en la esquina de San Lorenzo e Ituzaingó la madrugada del 31 mayo de 2008. Tras el siniestro, Morata se fue a Buenos Aires y luego a Uruguay.

“La condena a Morata incluye además una inhabilitación para conducir por cuatro años y según la querella “es la primera vez en la historia judicial de Córdoba que un delito por lesiones culposas tiene prisión”. Esta misma tarde después de la audiencia fue trasladado al penal de Bouwer.

“Su abogado, Carlos Hairabedian, consideró que se trata de “un mensaje claro, elocuente y preciso para toda la sociedad. No hay más impunidad para los que atropellan, para los que actúan de una manera irracional”, remarcó.

Por su parte, el abogado de Morata, Marcelo Brito, dijo que el fallo era “previsible” aunque consideró que “es doblemente injusta”.

“No corresponde prisión efectiva, la prisión en tiempo breves está rechazada en todos los países del mundo. Pero me parece mucho más injusto que una sentencia, que no está firme, contenga la decisión de revocar una excarcelación”. Comparó la sentencia de Morata con la del padre Grassi: “El cura está imputado por muchos delitos, más graves, y permanece en libertad hasta que la sentencia firme lo declare culpable”.

Gracias a Diego Troitiño, contacto en Facebook, que tuvo la gentileza de avisarme.

Si consigo el fallo completo lo subiré al blog.

Share

Una jueza utiliza maquetas para reconstruir accidentes en la audiencia preliminar

22 septiembre 2010 10:37 2 comentarios

La jueza es María Cristina Retamar y las audiencias preliminares con esta metodología se realizan desde 2005 en el Juzgado Civil y Comercial Nº 2 de Paraná. El sistema permite conocer más acabadamente las razones de un siniestro, según se informa aquí.

La magistrada asistirá al Encuentro de Integrantes del Poder Judicial por una justicia más eficiente, que se realizará el 8 y 9 de octubre en Villa La Angostura (más información, aquí).

El proyecto de Retamar, denominado audiencia preliminar con maquetas, reconocido por el Superior Tribunal de Justicia (STJ) de Entre Ríos, está en proceso de Certificación de Calidad de Gestión, conforme Normas ISSO 9001.

En la particular audiencia, utilizada en algunos casos de accidente de tránsito, se cita a las partes y se las invita a que reconstruyan las maniobras que produjeron el incidente, diagramando en una pizarra las arterias por las que circulaban en sus respectivos vehículos, interactuando por medio de coches de juguete y pequeños muñecos.

La experiencia desarrollada a lo largo de casi cinco años ha demostrado en este organismo judicial que mediante esta estrategia lúdica de abordaje, las partes que en él intervienen, participan mayoritariamente de manera activa y comprometida, intercambiando información y opiniones.

“Adoptan una actitud crítica y reflexiva que les permite comprender más acabadamente las razones del siniestro, y en un importante número de casos deviene en un mutuo acuerdo de resolución del conflicto”, se comunicó desde la Oficina de Prensa del STJ. Además, se aclaró que “la medida es optativa, pero en la mayoría de los casos se acepta”.

“Trabajamos y pensamos en cómo hacer las cosas sin burocracia, con celeridad, eficiencia, y fundamento jurídico”, dijeron los responsables del Juzgado Civil 2 de Paraná, en un informe evaluatorio de su gestión presentado el año pasado, oportunidad en la que dieron cuenta entre otros aspectos, que procesos contenciosos que llevaban entre cuatro y cinco años de tramitación, se estaban resolviendo en menos de dos.

Share

Absolución para el remisero que atropelló y mató a una joven: fallo completo

13 abril 2010 22:26 2 comentarios

Aquí está el fallo completo que absolvió por el beneficio de la duda al conductor de un remise que atropelló y mató a una estudiante universitaria.

Lo más probable es que se hable mucho de esta sentencia, como sucedió hace muy poco con el caso Hermosilla Soto.

Los hechos, juzgados por la misma Cámara, son distintos. Hermosilla, que fue condenado al máximo de la pena por homicidio culposo, circulaba ebrio, a altísima velocidad, en una camioneta de gran porte y se subió al bulevar de la Avenida Olascoaga donde atropelló a dos adolescentes.

El remisero Agustín Mengarelli conducía sobrio, a 45 kilómetros por hora, un automóvil estándar, y atropelló a una joven que cruzaba la Avenida Argentina (los hechos fueron sobre la misma avenida, que cambia de nombre en las calles San Martín-Independencia, a poco más de un kilómetro de distancia uno del otro).

Por eso creo que es conveniente conocer la resolución completa antes de emitir una opinión. Dos jueces votaron por la absolución y el restante por la condena por homicidio culposo.

Hice un extracto de los votos con los tramos que consideré más relevantes, pero vuelvo a recomendar la lectura íntegra.

Para la lectura del fallo, que pasó por las Reglas de Heredia, hay que tener en cuenta: M.A.H. es la víctima, Miriam Andrea Hernández; A.C.M. es el imputado, Agustín Mengarelli.

Voto de Alejandro Cabral:

“No se encuentra suficientemente acreditado que el fallecimiento de M.A.H., se produjera por el accionar imprudente, negligente, imperito, violatorio de las disposiciones legales o del deber de cuidado del imputado.

“De acuerdo a las distintas pruebas producidas y a los testigos escuchados durante el debate surge que, M.A.H. venía distraída mirando unos papeles cuando cruzó de este a oeste la Av. Argentina a la altura de la entrada de tierra de los monoblocks que se encuentran entre las calles Islas Malvinas y Periodistas Neuquinos, lugar no habilitado para cruzar la calle, cuando fue embestida por el vehículo Chevrolet corsa II, dominio FND 863, conducido por A.C.M. en circulaba con dirección al norte, causándole en forma casi instantánea la muerte. El impacto se habría producido a 5 m del cordón este y a 2,80 m del cordón oeste con la parte frontal derecha del rodado.

“El acta de procedimiento y el croquis muy poco aportan y es de lamentar que no fuera citado al debate el personal policial que intervino en el lugar del accidente, de manera tal de haber contado con su versión. Se realizaron tres pericias de accidentología vial, pero ninguna es concluyente y los peritos no fueron citados al juicio. El médico que realizó la autopsia tampoco fue citado para que pudiera explicar la posible mecánica del accidente a partir de las lesiones que poseía el cuerpo. En definitiva pocos son los elementos que se han aportado a este Tribunal para que pueda decidir.

“Me pregunto, si el imputado venía a una velocidad de 45 km por hora, hizo una maniobra de frenado y también una maniobra de esquive, ¿cuál fue la acción u omisión imprudente, negligente, imperita, en violación a los reglamentos o al deber de cuidado realizada por este, que fue la causa determinante de la lamentable muerte de la Srta. M.A.H.?

“Es importante tener en cuenta que no todo accidente con resultado lesiones o muerte constituye un delito penal, aunque sí pueda ser determinante de la responsabilidad civil.

“Es claro, de acuerdo a lo informado por los peritos, que el imputado intentó esquivarla realizando maniobras de frenado y esquive, la que evidentemente no fue con el tiempo necesario para evitar el accidente”.

Voto de Mario Rodríguez Gómez:

“Pese a que ya conocían la calidad de esta prueba testimonial, no solicitaron, los acusadores, la presencia en el juicio de los efectivos policiales que se constituyeron en el lugar y realizaron las primeras diligencias o los expertos que cumplieron con las tres pericias accidentológicas, que sin duda podrían haber dado luz a estas dudas, respetando el principio de oralidad, publicidad e inmediación. El croquis del lugar (documento crucial en la investigación de estos delitos) es escueto, impreciso, de poco valor y peso probatorio, pero tampoco se citó a los ejecutores.

“A.C.M., no violó ningún deber objetivo de cuidado que pueda producir un aumento del riesgo permitido, circulaba a la velocidad autorizada y el automóvil contaba con la habilitación y las medidas de seguridad exigidas. Sin embargo, pretenden la querella y el fiscal, centrar la imprudencia suponiendo que vio a la víctima que cruzaba distraída y siguió su marcha, sin frenar ni disminuir la velocidad o no actuar con la debida pericia ante el imprevisto.

“Queda claro que la distracción de la víctima y el lugar donde cruzó, genera una sorpresa insuperable a cualquier conductor, profesional y particular”.

Voto de Luis Fernández:

“Existían indicios y circunstancias que fueron percibidos por A.C.M., en el sentido que M.A.H., había emprendido una conducta peligrosa hacia sí misma, que iba a continuar avanzando en su camino, tenía motivos suficientes para creer que M.A.H. no estaba actuando correctamente en lo que hace al cruce antirreglamentario, que no se estaba comportando según lo esperado, que cruzaba con una actitud distraída lo que fuera observado por los testigos A.C. y A.F.L., y por ende seguramente apreciado por el imputado, no obstante ello A.C.M. continuó su marcha a una velocidad imprudente, quiero pensar que no le fue indiferente el colisionar contra la humanidad de M.A.H., por cuanto en ese caso estaríamos ante un supuesto de Dolo eventual, lo que descarto a fin de colocarme en la situación más favorable para el imputado y a fin de no violentar el principio de congruencia, pero sí existió Culpa con representación, pues se representó el resultado dañoso, y no obstante ello, continuó su dirección de marcha, con la esperanza de que M.A.H., se desviara o se detuviera, lo que no sucedió en la realidad.

“Si consideramos que A.C.M. marchaba a una velocidad de 45 km/h, debió observar a la víctima a una considerable distancia, no es necesario ser perito para establecerlo basta hacer una operación de regla de tres simples la que aprendimos en la escuela primaria. Teniendo en cuenta que M.A.H., desde que comenzó a caminar sobre la calle, hasta el lugar del impacto demoró 5” (según pericia), aunque estimo que el tiempo debió ser mayor, ya a más de media cuadra se encontraba en la visual del imputado, no obstante ello, al decir del testigo D.F.L. “venía un auto y como venía la chocó”. “Considero que no existían autos que marchaban delante que le impidieran al imputado la visual, por  cuanto ello se desprende de lo expresado por los testigos D.F.L. y A.C., que hubieran referido una maniobra elusiva o de frenado de otro vehículo, lo que no fue visualizado por ellos, sino que vieron cruzar a la víctima y luego como ya expresara “venía un auto y como venía la chocó.

“Es por ello que considero que la conducta desarrollada por A.C.M., constituye una violación al deber de cuidado y a la prudencia que debe condicionar la actitud de todo conductor de vehículos, a la luz del principio establecido en el antes referido artículo 39, inc. B) de la ley de Tránsito, y dicha conducta fue la causa eficiente del resultado muerte de M.A.H., debiendo ser reprochado dicho hecho a título de Culpa, conforme lo establece el artículo 84 del Código Penal”.

(La foto es de Leo Petricio)

FALLO COMPLETO

En el caso Cabello están las pistas de lo que debía hacerse en el caso Hermosilla Soto

13 marzo 2010 11:01 Deja un comentario

Volví a leer el fallo de Casación en el caso Sebastián Cabello porque tiene evidentes  similitudes con el caso Hermosilla Soto.

Cabello fue condenado por el Tribunal Oral Federal 30 a 12 años de prisión de cumplimiento efectivo por causar dos muertes en un accidente de tránsito.

Casación (el máximo tribunal penal del país) le redujo la sanción a 3 años y lo puso en libertad. En el medio los diputados elevaron las penas previstas en el Código Penal para este tipo de casos y le pusieron un máximo de 5 años de prisión.

A Cabello el tribunal de juicio le aplicó la figura de homicidio simple con dolo eventual que Casación desestimó por considerar que no había sido probado.

En el caso Hermosilla Soto, los acusadores (fiscalía y querella) pidieron condenas de 15 y 25 años de prisión respectivamente porque consideraron que Hermosilla Soto había cometido un doble homicidio simple con dolo eventual.

La Cámara Criminal Primera lo condenó a 5 años de prisión porque no consideró probado el dolo eventual.

Ahora bien: en el fallo Cabello de la Cámara de Casación (dictado en setiembre de 2005, tres años antes que el caso Hermosilla) están todas las pistas necesarias. Dice qué faltó probar en el caso Cabello para poder aplicar la figura de homicidio simple con dolo eventual, y que es exactamente lo mismo que no probó la acusación en el caso Hermosilla Soto.

Dice el fallo de Casación:

“Se tuvo por acreditado en la sentencia que: “el 30/8/1999, siendo cerca de las 2 hs de la madrugada, con excelente visibilidad, Sebastián Cabello (al que acompañaba su amigo Daniel C. Pereyra Carballo) decidió sin motivos de apuro y con aceptación del riesgo por ambos, correr una anormativa `picada’ -sin importarle- con el auto `Honda Civic’, dominio RFH-064, propiedad de su padre, junto al menos otro vehículo (`BMW’) por Av. Cantilo (desde la bajada del Pte. Illia) a velocidad antirreglamentaria, inusual, impropia y extralimitada para la zona, hora y circunstancias (137,65 km/h) y en ese contexto -efectuando una abrupta maniobra hacia la derecha (`volantazo’)- embistió por atrás al `Renault 6′, dominio VYY-089 en el que circulaban -a menor velocidad y con sus luces reglamentarias prendidas- Celia E. González Carman (38 años de edad) y su hija V. R. (de 3 años), provocando la muerte por carbonización de ambas a raíz del rápido incendio que produjo el impacto, resultados finales éstos que Cabello -dada su educación, conocimientos, volición y lucidez- se representó como posibles consecuencias de su decidida participación voluntaria en correr, y optó por esa conducta de correr al resultarle indiferente el prójimo y los resultados que -previamente- despreció y asumió, preocupándose luego del luctuoso hecho sólo por el estado dañado de su rodado `Honda’ embistente y no por las víctimas” (conf. fs. 2667 vta.).

Son varios los párrafos del fallo de Casación que me interesa destacar por su cercanía con lo que escribieron los jueces neuquinos del caso Hermosilla Soto (las negritas son mías):

“La sentencia en crisis presenta un error estructural en el juicio de subsunción, pues el tribunal infiere de la decisión del imputado Cabello de “correr una anormativa `picada’… a velocidad antirreglamentaria, inusual, impropia y extralimitada para la zona, hora y circunstancias” la existencia del dolo eventual en la concreción del resultado fatal, abdicando de esta manera de la necesidad de probar la existencia del mismo limitándose a objetivizar su contenido, y sustituyendo dicha comprobación por una mera construcción dogmática, que pese al estilo de redacción, cargado de retóricos comentarios referidos a las cualidades personales del imputado, no son útiles a nuestro juicio para justificar el tipo penal escogido.

“Es innegable la dolorosa consecuencia de la acción investigada, la gravedad del resultado y la repercusión social del suceso, mas no es adecuado el razonamiento que partiendo de estos extremos, concluya en que han sido justamente producto de la voluntad de quien guiaba el automóvil con desprecio por el bien jurídico”.

“Es que la mera circunstancia de circular a una alta velocidad violando conscientemente el deber de cuidado, confiado en su habilidad o destreza como conductor no resulta per se determinante de la existencia del dolo eventual, pues debe demostrarse que el autor fue consciente del riesgo, lo asumió y no tuvo una verdadera renuncia en la evitación del resultado, extremos que por cierto, no han sido acreditados, más allá de las numerosas oportunidades, en que en la sentencia se sostiene que es así.

“En nuestro parecer, el imputado actuó en el episodio que nos ocupa, con un alto grado de imprudencia, con extrema inobservancia de las normas que debía cumplir al mando de un rodado, pero descartamos que haya habido de su parte intención de dañarse a sí mismo o a terceros. Es que no se advierte en qué elemento acreditativo han fincado los jueces su convencimiento acerca de que Cabello al conducir su automóvil de la manera en que lo hiciera había previamente conocido y aceptado que iba a embestir a otro rodado, provocando la muerte de seres humanos y lograr salir él indemne del episodio. Es que estos extremos deben ser probados para poder afirmar con certeza la existencia del dolo, y ello no ha ocurrido en el expediente”.

Respecto de la reforma del Código Penal que agravó las penas en este tipo de casos, dice Casación:

“Las acciones delictivas como la aquí ventilada siguieron incluidas en el catálogo penal como de contenido culposo. Si los legisladores hubieran tenido la intención de darle otra sustancia o penalidad más grave, lo hubieran hecho”.

CABELLO FALLO COMPLETO

En este post está el fallo completo del caso Hermosilla Soto.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.175 seguidores

%d personas les gusta esto: