Inicio > Uncategorized > Acerca del debate sobre el matrimonio igualitario

Acerca del debate sobre el matrimonio igualitario

De todo lo que he leído últimamente sobre el matrimonio igualitario me quedo con este post de Roberto Gargarella, cuya lectura completa recomiendo (y si les interesa, los casi 200 comentarios que recibió).

Me pareció oportuno recomendarlo hoy que se trata en el Senado el proyecto de ley.

Dice Gargarella:

“Al no reconocer el matrimonio gay:

“1) De modo irrazonable y no justificado, el Estado le niega a parte de sus ciudadanos los derechos que le reconoce a todos los demás. Dado que todos somos iguales en nuestra dignidad moral, es el Estado el que debe darnos razones de por qué mantiene una discriminación arbitraria, no justificada. No somos nosotros los que tenemos que salir a argumentar en favor de la no discriminación. Todos tenemos un derecho moral y constitucional a no ser discriminados.

“2) Decir lo anterior es compatible con reconocer que el Estado puede hacer distinciones basadas en razones públicas, razones que no escondan discriminaciones arbitrarias. Puede distinguir, por ejemplo, entre menores y adultos, y hay buenas razones para hacerlo en algunos casos (se puede justificar no dar el registro de conducir hasta no haber cumplido una edad mínima, pero no, por caso, negarles a los menores derechos a la cobertura de salud que se le reconocen a los adultos). Del mismo modo, el Estado puede distinguir, por caso, entre varones y mujeres, para atender situaciones especiales que enfrenta la mujer y no el hombre (por ejemplo, en el caso de embarazo), pero no para permitirle al hombre, por ejemplo, el acceso a trabajos que las mujeres están en plenas condiciones de asumir. En el caso del matrimonio, no hay ninguna razón no arbitraria para negarle a algunas personas gozar de exactamente el mismo status legal que cualquiera de las demás, en base a sus opciones sexuales.

“Aunque, insisto, en este caso es el Estado el que debe darnos explicaciones a nosotros los ciudadadanos, y no a la inversa (es él el que está cometiendo una falta grave, y el que por tanto tiene la obligación de dcirnos por qué lo hace), vamos a hacerle parte del trabajo. Entonces:

“3) Si la razón que alega el Estado para el mantenimiento de esta discriminación discriminatoria es la idea de que quiere reconocerle el derecho a casarse a las parejas que pueden cumplir con la función reproductiva, le diría que si ese argumento fuera cierto debería negarle, también, el derecho a casarse a las parejas que tienen decidido no reproducirse; a los ancianos que pidan contraer matrimonio; o a las parejas en donde alguno de sus miembros sea infértil. Esto es algo que en absoluto está dispuesto a hacer, y que demuestra que el argumento de la función reproductiva no le resulta en verdad decisivo.

“4) Si la razón que alega el Estado para el mantenimiento de esta discriminación arbitraria es que el matrimonio homosexual contraviene las creencias religiosas de la mayoría, le diría que constitucionalmente no puede argumentar “poniéndose la camiseta” de una religión particular. Hablando más técnicamente, le diría que argumentar desde una postura religiosa es abdicar de la obligación constitucional de apelar a razones públicas, compatibles con el igual respeto a la diversidad de creencias que la Constitución ampara.

“5) Si la razón que alega el Estado para el mantenimiento de esta discriminación arbitraria es que no tiene la obligación de tratar igual a los diferentes, le diría que este es un uso paupérrimo de la idea de igualdad. La frase del caso tiene la capacidad de ser utilizada por cualquiera, para justificar cualquier cosa. Adviértase: si quisiéramos justificar la discriminación entre hombres y mujeres, blancos y negros, etc., simplemente podríamos citar la frase anterior, para sostener, por caso, “ocurre que blancos y negros son diferentes.” La cuestión, por tanto, no es citar aquella frase sobre la igualdad -frase en sí misma vacía de contenido. Lo verdaderamente relevante, entonces, es otra cosa: lo que el Estado tiene que demostrar, en todo caso, es que las diferencias que invoca son moralmente relevantes para sostener lo que se quiere sostener. Las mujeres son, entonces, diferentes de los hombres en un sentido moralmente irrelevante, si lo que está en juego son los derechos del trabajo o los derechos de salud de cada uno; pero en un sentido relevante, si lo que hacemos es hablar de los derechos de licencia frente a la circunstancia del embarazo. Lo mismo en relación con homosexuales y heterosexuales: no hay razones moralmente relevantes para negarles a los primeros lo que se le concede a los segundos.

“Y así podemos seguir todo el día, porque no hay un solo argumento interesante del lado de los que argumentan en contra del matrimonio gay”.

Share

Anuncios
Etiquetas:
  1. CARLOS ART
    14 julio 2010 22:30 en 22:30

    Nada que agregar a los de Gargarella, es impecable. Voy siguiendo el debate senatorial por tramos, cuando puedo. Y por la tarde lo escuché y ví al senador Lores del MPN. Fueron patéticas sus argumentaciones. Lamentable su diletantismo. Una verborragia vacía y laberíntica para terminar coincidiendo con los argumentos de la senadora (OPUS DEI) Negro de Alonso en pos de la idea de la Unión Civil, que es la forma discriminatoria que encontraron para oponerse. Fogoneados claro está por la reaccionaria iglesia católica, ciertos sectores evangélicos, una derecha variopinta pero profundamente conservadora y lo peor del oportunismo político que se opone porque sugiere que la Ley de Matrimonio Igualitario es K. Lo de Lores no es nuevo, votó con la Sociedad Rural y CRA contra las retenciones en el sector agrícola. Y fue puesto como candidato a senador por Jorge Sapag, que todos sabemos está ligado a los sectores más retrógados de la iglesia.

  2. LABURANTE JUDICIAL
    14 julio 2010 22:53 en 22:53

    Toda la razon CARLOS ART… un papelon lo de este viejo… pero que podemos esperar de un dinosauiro del MPN… un asco….. NO REPRESENTAN A NADIE…

  3. ALIKAL
    15 julio 2010 12:07 en 12:07

    BRAVO POR NUESTRO SENADO!! SE APROBÓ LA LEY DE MATRIMONIO HOMOSEXUAL! UNA MUESTRA DE MADUREZ DE LA ARGENTINA, DEMOSTRO SER INDEPENDIENTE. BASTA DE LA INJERENCIA DE LA IGLESIA EN LOS ASUNTOS DEL ESTADO. HAY QUE EMPEZAR A OIR A LAS MINORIAS.-

  4. CARLOS ART
    15 julio 2010 19:34 en 19:34

    Sr. Berto: podría informarnos cual fue el voto de l@s Diputad@s Nacionales de Neuquén cuando se trató la ley en la Cámara respectiva?

    • 15 julio 2010 19:39 en 19:39

      Comelli, Guzmán y Prieto a favor, Quiroga en contra, Brillo ausente. La lista completa de cómo votaron los diputados puede verla aquí.

  5. CARLOS ART
    15 julio 2010 22:04 en 22:04

    Muchas gracias por los datos. Tenía mis dudas respecto de los Diputados del MPN, en verdad pensé que habían votado en contra, como Lores. En cambio, no me sorprende para nada el posicionamiento de Quiroga. Este hombre solo conoce un andarivel: el de la derecha.

  6. CARLOS ART
    15 julio 2010 22:09 en 22:09

    Sr. Berto: me enteré en el facebook que el Senador Marcelo Fuentes, en su intervención, refirió que el Obispo Melani le había enviado una misiva (creo que a los tres senadores neuquinos) recomendándole que vote en contra del matrimonio igualitario; con los argumentos reaccionarios que esgrimió la iglesia oficial durante todo este tiempo. Ud. podría conseguir esa misiva y difundirla para que todos podamos opinar?

    • 15 julio 2010 22:23 en 22:23

      Estuve releyendo la versión taquigráfica que está en este post en especial la intervención del senador Fuentes, e interpreto que se refiere a que recibió, a través del obispo Melani, una carta del cardenal Bergoglio que ha tenido difusión.
      En la página 114 de la versión taquigráfica consta que Fuentes dijo: “Recibí –como calculo que muchos de mis colegas– una nota del obispo de mi jurisdicción en la cual me envió la copia de un documento, pero fundamentalmente instándome a cumplir con los deberes que tengo como senador”.
      “(…) en una misiva, permítaseme leerla a efectos simplemente de cerrar esta intervención-, cuyo texto dice: No se trata de una simple lucha política; es la pretensión destructiva del plan de Dios. No se trata de un mero proyecto legislativo –éste es sólo el instrumento– sino de una movida del padre de la mentira que pretende confundir y engañar a los hijos de Dios. A los senadores: Clamen al Señor para que envíe su Espíritu a los senadores que han de dar su voto. Que no lo hagan movidos por el error o por situaciones de coyuntura sino según lo que la ley natural y la ley de Dios les señala. Esta guerra no es vuestra sino de Dios. Que ellos nos socorran, defiendan y acompañen en esta guerra de Dios. Carta del cardenal Jorge Bergoglio, arzobispo de Buenos Aires, a las monjas Carmelitas de la Arquidiócesis de Buenos Aires, 22 de junio de 2010”.

  7. CARLOS ART
    15 julio 2010 22:31 en 22:31

    Muchas gracias por la info. De todas maneras, aunque no escribió nada propio, lo de Melani es lamentable porque reprodujo e hizo suya la opinión y los deseos del reaccionario bergoglio.

  8. 28 junio 2011 4:36 en 4:36

    Muy bueno el post. En cuanto a derechos que debemos exigir. ás allá de esto abra que romper las barreras culturales y para eso tenemos todavía un camino por recorrer.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: