Inicio > Uncategorized > Caso Alveal: frases duras, condenas blandas

Caso Alveal: frases duras, condenas blandas

La sentencia de la jueza correccional María Antonieta Gagliano en el caso Alveal conocida hoy tiene la particularidad de contener frases duras contra el accionar policial y condenas blandas para los imputados directos.

Aquí están algunos de los párrafos salientes. (Actualización: al final del post pueden descargar el fallo completo, con Reglas de Heredia).

Condenados y sobreseídos

Comisario mayor Diógenes Martín, a cargo de la jefatura de la comisaría Primera. Condenado a dos años de prisión en suspenso por severidades ilegales.

Comisario inspector Luis Laureano Díaz, jefe de la comisaría 18. Condenado a dos años de prisión en suspenso por severidades ilegales.

Subcomisario Adolfo Padilla, jefe de la Alcaidía de la comisaría Primera. Condenado a un año y ocho meses de prisión en suspenso por severidades ilegales.

Oficial subinspector Leonardo Calvin Díaz Pérez, a cargo del móvil en el cual trasladaron a Alveal. Condenado a seis meses de prisión en suspenso por incumplimiento de los deberes de funcionario público.

Oficial principal Roberto Alejandro Fuentes, oficial de servicio en la comisaría 18. Sobreseído.

Oficial principal César Canales, oficial de servicio en la comisaría 18. Sobreseído.

Oficial inspector Víctor Díaz, oficial de servicio en la comisaría Primera. Sobreseído.

En el caso de los condenados, fueron además inhabilitados para trabajar como policías por el doble de tiempo de la condena.

Los hechos

“De las actuaciones agregadas al legajo y de la prueba producida durante el debate, se ha demostrado en forma certera que el día 25 de noviembre de 2003, una vez que Alveal ya fuera lesionado con 64 perdigonadas -aproximadamente- de posta de goma en circunstancias en que corría hacia calle Dr. Ramón, fue aprehendido por efectivos de la Despo y entregado al Oficial Calvín Díaz Pérez quién se movilizaba en el móvil JP 243 para que lo traslade a la Comisaría 18”.

“Dicho traslado se realiza en el móvil indicado que fuera conducido por Leonardo Calvín Díaz Pérez, mientras que en la caja del carrozado se alojó a dos demorados -uno de ellos Alveal- y al policía V., subalterno del nombrado Calvín Díaz Pérez. Al respecto V. relata en la audiencia de debate que el móvil que pidió apoyo por el que se trasladó el móvil 243 a la zona de conflicto fue el móvil de la Despo”.

“Una vez arribados, el Oficial C. entrega a Alveal a Calvín Díaz Pérez y al otro demorado a él, haciéndolos subir en primera instancia al móvil 243, advirtiendo el oficial a cargo que carecía de elementos para esposarlos y que el móvil no era apto para traslado de detenidos, razón por la que se acerca al carrozado de la Despo”.

“Luego de esposarlo intentan subirlo a dicho carrozado, retirándose en forma inmediata y sin explicación del lugar -al respecto tanto V. como Alveal afirman que tal maniobra fue consecuencia de la visualización de lesiones en el cuerpo del querellante-, razón por la que finalmente lo suben al móvil JP 243”.

“Por su parte, la víctima Alveal adujo haber sido subido a tres camionetas distintas, para luego finalmente ser trasladado en una camioneta azul, refiriendo haber sido maltratado por los policías que cumplieron con su ingreso a dicho móvil. El testigo M. afirma haber observado en circunstancias en que extraía placas como fotógrafo dependiente de Zanon, todo el desarrollo de la aprehensión de Alveal y su ascenso al móvil, afirmando en relación a ello haber visto como el policía que tomaba a Alveal lo arrastraba de un carrozado a otro, destacando asimismo el estado de salud en el que se encontraba la víctima, con la cara y las manos visiblemente ensangrentadas. M. también alude en su testimonio que Alveal fue subido y bajado de varios vehículos hasta que finalmente lo suben a una camioneta azul –refiere que no era una F100- con caja y cabina identificada como de la policía, tratándose sin duda del JP 243, destacando asimismo que el policía que tomara a Alveal fue la misma persona en todo momento”.

La crítica

“El desarrollo de los sucesos que se investigan demuestran claramente una concatenación de episodios protagonizados por la policía de la provincia en los que se vislumbra una situación caótica motivada por los acontecimientos de la fecha en la que se ha ejercido la fuerza pública con la que enviste la Ley a dicha institución, en forma abusiva, siendo clara muestra de ello, el resultado lesivo con el que resultara Alveal en su ojo izquierdo”.

“La Policía como institución del Estado, tiene por función legal, velar por la vida, la salud y la propiedad de las personas. El cumplimiento de dicho presupuesto se desdibuja o desvirtúa, cuando en el camino de actuar mediante estrategias operativas extremas motivadas por situaciones sociales desmadradas, se prioriza la represión preventiva ante el mandato legal supremo de garantizar y custodiar la vida de todas las personas, sean ellos civiles que accidentalmente se encuentren presentes en dicho escenario o sean las personas que por sospecha se mantengan privados de la libertad”.

Más sobre los hechos

“De los testimonios brindados por Á. padre e hijo, si bien existen ciertas diferencias horarias, coincidieron en forma palmaria en señalar cuál era el estado delicado de Alveal y que pese a los reiterados reclamos de las personas que se encontraban alojadas en la Unidad, los efectivos presentes hicieron caso omiso a tales pedidos”.

“En relación a los puntos salientes de la prueba reunida a efectos de demostrar las circunstancias en las que permaneció Alveal en la Comisaría 18, surge en forma clara, que su estado era visiblemente lesivo, -todos lo que lo vieron pudieron observar a simple vista sangre en su rostro, en su pelo y en sus manos-, como así que pese al estado de lucidez referenciado por algunos policías, el testimonio brindado por Á. padre e hijo y por el propio Alveal, refieren un estado anímico diametralmente opuesto, el que fue categóricamente comprobado a la luz del número y entidad de las lesiones que fueran verificadas al final de esa jornada”.

“La consignación totalmente sospechosa que el Oficial Díaz a instancia del Comisario Martín colocara en el acta de libertad de que no quería ir al hospital, se contrapone con el resto de la prueba y sobre todo con el estado de obnubilación y aislamiento que padecía el querellante, lo que hace presumir a la suscripta que en ningún momento pudo haberse encontrado con la lucidez necesaria como para decidir sobre su persona, máxime cuando a escasos 15 minutos de arribar Alveal a esa seccional la profesional de sanidad policial que lo atendiera, dictaminó la necesidad de su asistencia conforme surge del parte diario de esa dependencia”.

(Un detalle no menor: quien revisó a Alveal en la comisaría Primera fue la médica trucha Castañón, condenada por no tener el título ya que no había terminado la carrera).

“Sin perjuicio de la estrategia de la defensa, se debe concluir que las lesiones sufridas por Alveal sobre todo la de los perdigones, por los cuales manaba la mayor cantidad de sangre, eran notorias, ostensibles, requiriendo por las eventuales infecciones que pudieran generar, urgente curación, claro está ello, al margen de haber debido dilucidar en forma inmediata la menor o mayor gravedad de la lesión ocular”.

ALVEAL FALLO COMPLETO

(La foto es de Agustín Martínez)

Así fue el ataque a Pedro Alveal:

Share

Etiquetas: ,
  1. Piolin de Expte
    25 agosto 2010 18:47 a las 18:47

    Berto, le dejo una nota del diario La Nación de hoy muy interesante y que viene a cuento del titulo de esta nota.
    http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1297741
    Es para pensar. Saludos

  2. Jose Garcia
    27 agosto 2010 13:22 a las 13:22

    Un Juez Correccional no puede condenar a mas de tres años…La querella pide cinco???, como se entiende… : No saben, como poco se ilustra con ese titulo
    Sr. Berto.

  3. Cristina
    27 agosto 2010 15:39 a las 15:39

    Es verdad el correccional no puede aplicar penas mayores de tres años, pero tengo una duda…
    alguien me podria explicar porque “…Se deja constancia que no resultan aplicables al caso las previsiones del art. 27 bis de la ley sustancial. “(sic)

    Aplica el 26 del C.P., pero no el 27 bis que dice.”…el tribunal deberá disponer que, durante un plazo, que fijara entre dos y cuatro años, segun la gravedad del delito, el condenado cumpla todas o algunas de las siguientes reglas….y las enumera”
    El mayor porcentaje de las condenas que salen de ese juzgado tienen previsto la aplicacion del 27 bis, incluidas las que llevan la inhabilitacion, por eso pregunto si alguien me puede explicar porque en este caso la jueza deja constancia de otra cosa.
    Desde ya muchas gracias.

  4. ROSA MARIA
    27 agosto 2010 20:37 a las 20:37

    ALGUIEN DE LA CONDUCCIÓN ME PUEDE EXPLICAR QUE CARAJO HACIAN MARISA STAGNARO Y JOSE LUIS TORRES AL LADO DE LOS OBREROS DE ZANON?? COMO NO DIJERON EN LA CAMPAÑA QUE SE IBAN A DEDICAR HACER SINDICALISMO Y NO POLÍTICA. AHORA TOMANDO PARTE EN UN JUICIO CONTRA POLICIAS INOCENTES??? ME DEFRAUDARON COMPLETAMENTE. NO CUENTEN MAS CONMIGO Y JUNTO A VARIAS COMPAÑERAS ESTAMOS ESPERANDO QUE ALGUNO DE USTEDES SE DIGNE A VISITAR NUESTRA OFICINA ASÍ ME EXPLICAN ESTA SITUACIÓN.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: