Inicio > Uncategorized > Sapag, otro gobernador que subordina a los órganos de control

Sapag, otro gobernador que subordina a los órganos de control

Sin los modales de patotero de barrio de Jorge Sobisch, el gobernador Jorge Sapag ha demostrado tener el mismo interés por mantener en su puño a los organismos encargados de controlar al Poder Ejecutivo. La última muestra la dio al colocar en la presidencia del Tribunal de Cuentas a su abogado de confianza Evaldo Moya prácticamente sin permitir el debate, y al proponer a su prima Ana Esteves para una vocalía, lo cual tiene sabor a provocación.

Sapag ya venía exhibiendo su escasa vocación por cambiar la estructura montada por su antecesor en el Poder Judicial.

Se contentó con lograr cuatro vacantes en el Tribunal Superior de Justicia (tres por jubilación, una por juicio político), e improvisó un decreto llamado de autolimitación para proponer a los vocales.

El capital político que pudo haber obtenido con esos gestos en el amanecer de su gestión ya decoloró ahora que la película de su paso por la gobernación está más completa.

* Hace diez meses que no cubre una vacante en el Tribunal Superior, tras admitir que está negociando con otros sectores el nombre del candidato. Habilita a pensar que no será el mejor, sino el que consiga los dos tercios de los votos en la Legislatura (artículo 239 de la Constitución provincial). El decreto “de autolimitación” es ahora una molestia adicional.

* Sapag no avanzó con la depuración hacia el interior de la estructura judicial, que sigue intacta tal como la dejó Sobisch. Basta recordar que uno de sus diputados tuvo un voto clave en un jurado de enjuiciamiento emblemático.

* Tampoco impulsó la reforma del Consejo de la Magistratura, otra criatura donde reina el sobischismo. Es más: podría llegar a cristalizar la planta de personal si es que le ordena a su bloque que así lo vote.

* Este año Sapag le dio al Poder Judicial 30 por ciento menos del presupuesto que pedía, y le prestó plata por decreto, rompiendo la autarquía judicial tras 18 años de vigencia.

* Sorprendido por el revuelo que tomó el escándalo de las tierras, le sacó sus preciosas hectáreas al intendente Del Castillo y emitió otro decreto “de autolimitación”. Además mandó a la provincia a constituirse en querellante en la investigación judicial.

Pero su verdadera intención quedó al desnudo con una desprolijidad, por decir lo menos: el abogado que participará como querellante sería el mismo que patrocina a Guillermo Pellini, subsecretario de Seguridad cuya esposa figura entre las beneficiadas con lotes fiscales, y el mismo que propuso Sapag para el consejo de vigilancia de Pulmarí.

* La crisis del Tribunal de Cuentas es de su exclusiva cosecha. La parálisis del organismo de control no puede achacarse a la medida de fuerza del personal, que reclama mejores sueldos, sino a la decisión del Ejecutivo de no buscarle una salida que permita reactivarlo.

Fue un aliado de su partido el que propuso por ley que las causas que investiga el Tribunal de Cuentas prescriban a los 5 años, y su bloque lo apoyó.

Dicen que asustadas por los rumores que nacían en la Legislatura de que habría juicio político para ellas, dos vocales se apresuraron a renunciar: Verónica Novoa y Violeta Mandón, la histórica presidenta del Tribunal.

El método que utilizó Sapag para cubrir las vacantes no pudo ser peor. Primero mandó el pliego de Evaldo Moya, asesor General de la Gobernación, es decir hombre de su confianza, a quien la inmensa mayoría de la sociedad no le conoce la cara ni el pensamiento.

Sin pasar siquiera por la comisión de Asuntos Constitucionales para entrevistarse con los diputados, quedó entronizado en un cargo eterno. La oposición, lenta de reflejos, hizo escuchar las críticas con el hecho consumado.

Lo de Ana Esteves supera a muchas de las conductas del sobischismo: no sólo es prima del que debe controlar, sino que a través de la diputada Paula Sánchez se supo que el Tribunal que integrará le inició 26 sumarios.

Sin ánimo de pontificar, es sabido que el sistema funciona en la medida que existen contrapesos y controles recíprocos.

Eso lo sabía Sobisch, y por eso su gobierno fue lo que fue. También lo sabe Sapag, por eso es lo que está siendo.

Share

Anuncios
  1. Andrea
    3 octubre 2010 21:05 en 21:05

    Muy buena síntesis de lo lamentabale. Sólo que me parece que en ese abominable “rubro” listado bien cabía alguna mención a la Fiscalía de Estado, Contaduría General y… No: se va muy largo, no?

  2. INTERIOR_OPINA
    6 octubre 2010 1:57 en 1:57

    ANDREA TOTALMENTE DE ACUERDO Y AGREGUEMOS QUE EL APELLIDO SE EXTIENDE A OTROS CARGOS IMPORTANTES COMO EL DE ELIAS SAPAG A CARGO DEL PROYECTO CHIHUIDO I.
    ES NECESARIO QUE LOS NEUQUINOS HAGAMOS UN EJERCICIO DE MEMORIA A LA HORA DE VOTAR EL AÑO ENTRANTE Y LE DEMOS UN REVES A ESTE TIPO DE POLÍTICAS QUE ESTAN HUNDIENDO A LA PROVINCIA, ES HORA DE QUE LOS HABITANTES DE ESTA PROVINCIA NOS HAGAMOS RESPONSABLES DEL CAMBIO EN LA MISMA.

  1. 4 octubre 2010 10:36 en 10:36

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: