Inicio > Uncategorized > Especial Día Internacional de la Mujer

Especial Día Internacional de la Mujer

Les pedí a tres colegas que escribieran para el blog a propósito del Día Internacional de la Mujer, y aquí están sus notables reflexiones.

¿Todas las voces… todas?

Por Judith Calmels

Al comenzar a escribir sobre el Día Internacional de la Mujer me di cuenta que es casi imposible no caer en clichés: reconocimiento, derechos… son palabras que surgen a medida que se busca un punto diferente para el tema. Y quizás esto pasa porque si bien hubo algunos avances en materia de igualdad de género, en realidad, no fueron demasiados.

En este sentido, como trabajadora de la prensa, pensaba que más allá de la discriminación o misoginia que está (muy) presente en los medios de comunicación, hay una cuestión que es aún más preocupante y que está relacionada con las noticias que implican a mujeres. Es decir, hechos positivos, como las acciones feministas o casos negativos, como las redes de trata son diezmados, rechazados o simplemente caen bajo un manto de sospecha y se olvidan.

Basta para ejemplificar el reciente caso del ex Subsecretario de Desarrollo Social de la provincia, Facundo Gaitán (para los desinformados: se difundieron una serie de videos del funcionario  manteniendo relaciones sexuales con empleadas en oficinas presuntamente públicas). Creo que los/las lectores/as coincidirían conmigo que el nulo tratamiento de los medios, en el marco de las internas del Movimiento Popular Neuquino, no fue lo más preocupante si hubieran escuchado los comentarios de compañeros periodistas cuando veían los videos y luego, difundían la información. La idea de que “algo habrán hecho las chicas”, “seguro lo provocó” o “que grande la cantidad de minas que tiene Gaitán” minimizó solamente la posibilidad de considerar el acoso sexual por parte de un funcionario que tiene una relación de poder (jefe- empleado) con más, evidentes, ventajas que pérdidas. Sólo es un ejemplo… ni hablar del tratamiento de algunos medios sobre el femicidio o mujeres golpeadas donde no se sabe si son víctimas o culpables… de ser víctimas.

En fin… y antes que esta nota se convierta en un panfleto feminista, me gustaría agregar que a las mujeres: las que escriben, las que relatan, las que leen y las que escuchan, nos falta tomar conciencia de la importancia que tiene incorporar a la agenda pública mediática (con un desarrollo preciso y serio) los hechos de los que, de alguna manera, somos protagonistas.

 

Ninguna otra

Por Laura Loncopán Berti

Nuria Varela en su libro “Íbamos a ser reinas” se pregunta: “¿Qué habría ocurrido en este país si el año pasado hubiesen sido asesinados 68 futbolistas?” Rápidamente responde: “despliegues policiales espectaculares, medidas especiales de protección, guardaespaldas, preguntas parlamentarias, revuelo en la clase política, movilizaciones históricas en las calles, portadas en los periódicos, sentencias ejemplarizantes”. La autora amplía el interrogante y arriesga: “¿Qué habría ocurrido en este país si el año pasado hubiesen sido asesinados 68 hombres a manos de sus esposas, novias, amantes o ex compañeras? El resultado sería idéntico. Tendríamos garantizado el revuelo social, político, policial y judicial”.

Si bien el texto alude a la situación que se vive en España respecto de la violencia de género, no sería descabellado pensar una reacción similar en Argentina.

En 2010 se registraron en nuestro país 260 femicidios, según el informe del Observatorio de Femicidios en Argentina de la Sociedad Civil Adriana Marisel Zambrano, de los cuales el 64 por ciento fueron cometidos presuntamente por la pareja de la víctima. La cifra surge de un análisis que realiza la organización a partir de las noticias publicadas en las agencias y diarios, ya que no hay datos oficiales. En relación al 2009, los asesinatos aumentaron un 12,5 por ciento.

El relevamiento no contempla los casos de mujeres que ingresan a los centros de salud, hospitales públicos o clínicas privadas con evidencias de violencia sexista -los certificados de defunción mencionan una causal diferente- las que mueren por abortos clandestinos y las que se suicidan luego de haber sido sojuzgadas por años.

La incineración como una de las modalidades del ataque femicida se ha tornado cotidiana. Durante enero y febrero de 2011 la prensa tituló de forma unánime: “Otra mujer fue quemada por su pareja”. El modo de presentación de lo sucedido contiene una significativa naturalización del crimen, y hasta un dejo de indiferencia. Hay una nueva víctima, distinta a la anterior, pero en definitiva se trata de una más. Mañana se sumará “otra”. La enunciación convenida neutraliza cualquier posibilidad de transformación.

Pese a las declamaciones, el Estado provincial suscribe a la lógica de la desaprensión. En Neuquén, el único espacio que atiende tanto a mujeres, niños y niñas, que han transitado una situación de violencia, como a varones que la han ejercido, cuenta con un personal reducido. El Servicio de Violencia Familiar, dependiente del ministerio de Desarrollo Social, asiste a quienes se acercan por demanda espontánea y derivación judicial. Sin embargo no posee una guardia permanente. Actualmente, solo dos trabajadores sociales integran el equipo del área abocada al tratamiento de varones de toda la provincia. Al desmantelamiento se le agrega la precarización laboral de un servicio constituido en su mayoría por mujeres.

La Legislatura no adhirió aun a la ley Integral para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres. La norma instaura una tipología que incluye la violencia física, psicológica, sexual, económica, patrimonial y simbólica. El debate acerca de la reforma de la ley 2212 de Violencia Familiar fue postergado.

El efectivo acceso a la justicia de las víctimas es una deuda pendiente. En especial si se consideran los tres aspectos que propone el Equipo Latinoamericano de Justicia y Género (ELA) en su publicación “Derechos de las mujeres y discurso jurídico”. Ellos son la posibilidad de llegar al sistema (contar con los medios para denunciar), de lograr un buen servicio (proveer un pronunciamiento justo en un tiempo prudencial) y de conocer sus derechos (reclamar su cumplimiento y activar los mecanismos institucionales). Los talleres de entrenamiento para una Justicia con Perspectiva de Género, en concordancia con los lineamientos de la Oficina de la Mujer de la Corte Suprema de Justicia de la Nación,  destinados al funcionariado, empleados y empleadas judiciales probablemente colaboren a revertir los estereotipos machistas de algunas y algunos magistrados y operadores del servicio, cuyas intervenciones re-victimizan a las mujeres que se presentan en los juzgados de familia y en los penales también. Sería deseable que estas capacitaciones tenga un “efecto rebote” y sus contenidos se incluyan en los concursos que realiza el Consejo de la Magistratura.

Dice ELA: “La denuncia judicial de violencia debe formalizarse en las mejores condiciones, cuando las mujeres cuentan con una red para sostenerla y afrontarla: es la culminación de un proceso previo sin el cual la víctima se encuentra sola, desarmada y expuesta”.

El uso que los medios de comunicación hacen de la palabra “otra” en los contextos de violencias diluye la identidad de la víctima. La proyecta al ámbito público despojada de su trayectoria. El título “Queman a otra mujer tras una discusión de pareja” revela que hubo un enfrentamiento entre pares. Y que uno de los dos se impuso. Ciñe el maltrato a una disputa privada circunstancial y contribuye a una mirada sesgada de una trama social compleja.

El Día Internacional de la Mujer fue establecido por Naciones Unidas en conmemoración de los hechos ocurridos el 8 de marzo de 1908 y sobre el que existen dos  versiones. Una de las cuales apunta a un trágico episodio en el que murieron calcinadas un centenar de trabajadoras textiles estadounidenses que habían decidido encerrarse en una fábrica en reclamo de sus derechos laborales. El establecimiento fue incendiado.

La apropiación de los cuerpos de las mujeres, incluso para su destrucción, parece signar la historia del movimiento. Las otras somos nosotras.

Preguntas y certezas

Por Mónica Reynoso

Mantengo a diario discusiones con el feminismo. Pero de eso se trata, de navegar siempre por aguas inaugurales, de sacudir el árbol de la sabiduría: a veces caerán manzanas, a veces serpientes. No es verdad revelada, no es el Corán, no es la Biblia. Es una enorme y estimulante producción de acciones y pensamientos para mejorar la vida de las mujeres, oleadas de frescura para los derechos de la humanidad, teorías inacabadas, en ebullición perenne, que buscan explicar el mundo. Y hacerlo más habitable, aunque lo sueñe simplemente justo. Ni palabra sagrada ni teorías marmóreas: es cadencia, fantasía, deseo.

Desde que Guillermo me pidió que escribiera algo por el ocho de marzo me rondan más preguntas que certezas. Y pensé en abordar, por ejemplo, un escrito de gratitud por las mujeres artistas que he recibido (la lista sigue mi corta memoria), las que me dieron horas sensibles y felices: Lila Downs, Fiona Apple, Janis Joplin, Marisa Monte, Adriana Calcanhotto, Kristin Scott Thomas, Sofia Coppola, Katherine Mansfield, Idea Vilariño, Wislawa Szymborska, Hebe Uhart, Joyce Carol Oates… Son muchas más, seguro, y ya de nombrarlas me recorre una grata sensación de plenitud.

Pero el azar, eso inescrutable, me dio dos hallazgos que me hicieron cambiar de opinión, drástica, dolorosamente. Uno fue un afiche que tiene unos cuantos años y encontré de casualidad. Es de Ivana Rosales, en una foto que publicó el diario Río Negro con la crónica que escribió Guillermo y que nos introdujo, a unas compañeras y a mí, en una cruda historia de vida. El afiche, con la foto de Ivana rapada, el rostro todavía tumefacto por los golpes y las operaciones, decía “Ivana está viva. Pero muchas mujeres como ella, víctimas de violencia, no sobreviven a los golpes. En la región las víctimas que llegan a denunciarlo por año son el 70 por ciento”. Seguía más abajo una vana invocación a las instituciones, para que dejen de apañar a los varones violentos.

¿A cuánto habrá ascendido ese 70 por ciento? ¿o habrá que festejar que descendió? Lo dudo: últimamente a los aniquiladores de mujeres se les dio por quemarlas vivas, en cifras que los diarios actualizan casi con fruición, y día a día sabemos de una prójima cuyo noviecito, maridito, hermanito o padrecito golpea, maltrata, humilla, ataca, viola, abusa y mata. Muchas de ellas han sido entrenadas para amar, cuidar y soportar. Nacieron minas.

El segundo hallazgo, un regalo de internet, es pavoroso. Una noticia que decía:

“Bandas de hombres sudafricanos están violando a lesbianas con la creencia de que así ‘sanarán’ la orientación sexual de las mujeres, dijo el viernes la organización de ayuda ActionAid. Sudáfrica cuenta con una de las constituciones más progresistas y se convirtió en el primer país de África que permite el matrimonio homosexual en 2006, pero la homosexualidad está aún mal vista y las uniones del mismo sexo son calificadas a menudo como ‘no africanas’.

“’Nos insultan a diario, nos golpean si vamos solas, te recuerdan constantemente que te mereces ser violada‘, dijo una lesbiana a ActionAid. ‘Te gritan ‘si te violo, te corregirás, te comprarás faldas y empezarás a cocinar porque tienes que aprender a ser una verdadera mujer”, añadió”.

La información se completa con las inevitables cifras: cada semana hay diez nuevas víctimas sólo en Ciudad del Cabo y 31 lesbianas han sido asesinadas en estos atentados desde 1998, según números de denuncias, porque se presumen muchos más.  De todos, hubo una sola condena de la justicia. ¿Más cantidades? Pues las hay: 500.000 violaciones al año en Sudáfrica.

ActionAid dijo que la policía era particularmente reacia a investigar delitos contra lesbianas y que el apoyo a las supervivientes era inadecuado. (Información de Rebecca Harrison; Traducido por Inmaculada Sanz en la Redacción de Madrid; Reuters Messaging: inmaculada.sanz.reuters.com@thomsonreuters.net + 34 915858341; inmaculada.sanz@thomsonreuters.com)

Quise celebrar el arte y la creatividad de las mujeres este ocho de marzo; quise escaparle al victimismo. Pero con lágrimas en los ojos leo y escribo sobre este hallazgo de la barbarie contra las mujeres. La llaman “violación correctiva”. Horror: hasta tiene nombre y figura así en Wikipedia: “La violación «correctiva» o «curativa» (en inglés corrective rape) es un eufemismo que se refiere a la violación de lesbianas por parte de hombres, con el supuesto fin de cambiar la orientación sexual de la víctima”.

Violadas y asesinadas, la pareja de Sizakele Sigasa y Salome Massooa dio origen a una campaña que tomó alcance internacional cuando la víctima fue una conocida jugadora de fútbol, Eudy Simelane, muerta por una patota feroz que la violó y la apuñaló veintincinco veces. Agresores hombres. Víctimas mujeres. Y lesbianas: doble condición de crímenes que espantan, porque son crímenes de odio.

¿Hay que decir, otro Día Internacional de las Mujeres, instituido porque hubo mujeres asesinadas para recordar cada fecha como ésta, que tampoco hay nada que celebrar este año, que no queremos flores ni bombones sino que sólo nos consideren humanas, como las madres que los parió? ¿hay que decirlo todos los años? ¿hasta cuándo? ¿cuánto más?

Cuando discuto con los (son siempre “los”, pero hay algunas “las” también) que se niegan a ver esta verdad tan clara de las mujeres castigadas por haber nacido mujeres pido a voz viva que me muestren los cuerpos de varones quemados por sus mujeres, los cuerpos de varones calcinados por sus novias, esposas, madres, hijas. ¿Dónde están los violados, los masacrados, los mutilados por las mujeres a causa de ser varones? No hay tal contraparte. Como tampoco el feminismo es la contracara del machismo, porque no quiere más víctimas sino justicia; porque es afirmación, no negación; porque crea y no destruye.

“Con que quiere felicidad,

con que quiere la verdad,

con que quiere eternidad,

¡vaya, vaya!”

(Wislawa Szymborska, “Un encanto”)

Share

Anuncios
Etiquetas:
  1. Jorge
    8 marzo 2011 7:34 en 7:34

    En el dìa internacional de la mujer pensè en obsequiarles a todas las damas los versos que siguen que por algùn motivo no dejo de leer y releer.

    Mujer de ojos tristes
    Parecía que tus palabras me arrastraban, era todo tan nuestro de verdad, tan bello de verdad, tan sencillo. Carlos Sahagún

    Quizás con tu ayuda mujer de ojos tristes
    halle la verdad que tanto he buscado
    la plena certeza que yo he procurado
    y al fin justifique lo que tu me diste

    Diste lo que tienes y aún mucho más
    buscando afanosa que tenga consuelo
    olvide el pasado, que se acabe el duelo
    retomar las ganas, obtener la paz

    Paz que me conforme, calme la ansiedad
    encuentre la senda, el justo camino
    aquel que señale mi esquivo destino
    hallar lo que busco, la cierta verdad

    Verdad que me indique al fin de lo andado
    que es bello soñar, que amar no es pecado
    no existen valores que son negociados
    en fín, que al vivir no me he equivocado

    Ningo
    http://www.ningo.com.ar

  2. maria elisa
    8 marzo 2011 9:52 en 9:52

    Debemos seguir soportando…esa frase….”que mala onda”..cuando contestamos que hoy no es un dia de festejo?, seguiran sin reflexionar sobre sus propias identidades violentas, abusadoras, prostituyentes…seguiran defendiendose con el “yo no”…cada vez que demostramos que las que morimos quemadas somos las mujeres, las violadas, las prostituidas?…comprendo a quienes escribieron en el blog que es tan dificil no hablar de la victimizacion porque eso es lo que resistimos a diario, y hoy mas que nunca…luchamos…nada que festejar, ya es tiempo..que nadie felicite en un dia como este..y por ultimo…el 8 de marzo es el dia internacional de las mujeres porque no hay sola forma de ser mujer…sino miles…

    • Monica Perez
      8 marzo 2011 13:05 en 13:05

      maria elisa, peor es nada, mira si vivieras en afganista o iran, arabia saudita, si fueras pobre y de color en estados unidos, o pobre y mujer en las fabelas de rio de janeiro, que si tu cuerpo fuera botin de guerra en el congo, nadie dijo que esta todo bien pero por lo menos por algo se empieza, no festejes porque no hay nada que festejar pero tampoco es como vos lo planteas.

      • Maggi
        8 marzo 2011 19:21 en 19:21

        Estimadas……no hace falta irse tan lejos, si fueras niña o mujer en misiones….chaco…..es tremenda la cantidad de niños/as que mueren por dia de inanicion y cuantas las prostituyen o venden sus propias madres.

  3. susana ravalle
    8 marzo 2011 11:06 en 11:06

    excelente las notas presentadas por las tres mujeres elegidas!!!! al mismo tiempo recuerdo el tratamiento que la prensa dio al caso de una mujer asesinada en Cba. vinculándosela a contactos con el poder político t dejando ver su “culpabilidad”

  4. Miriam Arancibia
    8 marzo 2011 19:11 en 19:11

    Muy buenas los comentarios vertidos en las notas pero me hubiera gustado también leer algo de la dignidad de la mujer, del respeto que ella misma construye en su contexto laboral, familiar y social. No sólo desde un aspecto político.

  5. gustavo
    9 marzo 2011 22:14 en 22:14

    Hola Guillermo, excelentes los aportes de tus colegas en el dia de la Mujer, soy hno de Sandra Viviana Burgos, la docente asesinada en Plaza Huincul hace casi tres años y solo tenemos dilaciones , burocracia y excusas sin fundamento por parte de la Camara Multifueros de Cutral-Co, es muy grave que la sociedad y la JUSTICIA se acostumbren a los asesinatos de MUJERES y por ende les den un tratamiento tan basico a un tema tan complejo e importante como el asesinato de una persona, creo que la JUSTICIA en NEUQUEN tiene una seria crisis de VALORES y ello emtorpece el administrar JUSTICIA con sentido huamo ya que se le quito la Vida a una persona y el asesino debe purgar la pena que le cabe sin argucias legales de por medio.GRACIAS.

  6. Jorge
    10 marzo 2011 9:51 en 9:51

    Estimado gustavo es terrible lo que te sucedìò y es absolutamente cierto que la acciòn de la justicia es lamentable. Mejor dicho. No es, no hay justicia. El TSJ, jueces, fiscales camaristas son escenografìas, son individuos que o no asisten a sus funciones o no se mueven de sus despachos sin hacer nada- El reciente Consejo de la magistratura se tomo todo el tiempo del mundo para designar magistrados sin apiadarse de la urgencia de los justiciable, no hay cabeza ni rumbo. En medio de tamaña crisis se dedican a hacer talleres de perspectiva de género. Si el fiscal no actùa -como suele suceder – intentà ir a defensorìa oficial y trata de constituirte en parte querellante. Solamente tu interés va a llevar a delante el trámite si no olvidate, lo dejaran prescribir, declararán la insubsistencia, se perderá, etc. Reitero actuá vos constituite como parte querellante y si es necesario andà al Tribunal a Neuquèn Capital reclama que se respeten tus derechos y no sòlo el de los amigos del poder. Suerte y no aflojes. Cuando dejas que te pasen por arriba una vez abandonarás siempre, desistirás y nunca más iras a Tribunales a preguntar nada. Te resignarás a la injusticia abatido por la impotencia. Sé lo que te digo, tengo debida constancia.

    • gustavo
      10 marzo 2011 14:23 en 14:23

      Hola Jorge, es un gusto conocerte, aunque sea a traves de este medio, que reconfortante es encontrar en este amargo camino a gente con sentido comun y sobre todo con sentido humamno, ya que cualquiera de estos sentidos reinan por su ausencia en la JUSTICIA NEUQUINA, tal cual como decis esta causa la querian archivar en el 2009 y punto, no lo pudieron hacer por la presion que ejercio la familia y los medios de comunicacion, pero viste que la JUSTICIA no le gusta que le reclamen y cuando lo haces castigan a la familia de la Victima y no al asesino, al que lo tienen en un hospital publico con pacientes comunes, por presuntos trastornos mentales y estan esperando que se reestablezca que te parece, da verguenza ajena tener estos funcionarios judiciales se toman tres años para resolver una causa que siempre tuvo un solo imputado y procesado, sinceramente da mucha VERGUENZA AJENA.Gracias por tu apoyo y tu opinion comprometida.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: