Inicio > Uncategorized > Ahora el plan de seguridad de Neuquén quiere falar portugues

Ahora el plan de seguridad de Neuquén quiere falar portugues

El secretario de Seguridad de Neuquén, Guillermo Pellini, volvió muy entusiasmado de su viaje a Río de Janeiro, donde vio en acción a las Unidades de Policía de Pacificación (UPP) que actúan en las favelas. Pero este último grito de la moda en materia de seguridad tiene zonas oscuras de las que se habla bastante poco.

En declaraciones radiales, Pellini demostró que volvió admirado porque “hay un gran respeto por la fuerza policial que ojalá la tuviéramos nosotros. La ciudadanía respeta a la policía, la valora, no como acá”. Más adelante veremos si es así.

De manera un tanto insólita, destacó que “ellos también defienden los derechos humanos de la gente, aún de la gente que detienen”.

Describió que “la secretaría de Seguridad de Río de Janeiro tiene tres áreas, desde la más estricta (eufemismo que utilizó para referirse a aquellos que entran a balazo limpio a las favelas) hasta la más social”.

El esquema de las UPP entusiasma a otros gobernantes, por ejemplo el bonaerense Daniel Scioli, quien firmó un convenio con el gobernador de Río de Janeiro, Sergio Cabral, para implementar las UPP en el conurbano.

Y entusiasma a millonarios como Eike Batista, quien anunció la donación de 45 millones de dólares para fortalecer la presencia policial en las favelas.

Pero las UPP han exhibido ya sus flancos débiles. Uno de ellos: no resuelve los problemas de fondo, fomenta la migración del delito hacia otras zonas, y aumenta el control policial sobre los sectores más pobres, estigmatizados como causa y consecuencia del crimen.

Luiz Antonio Machado Da Silva, profesor del Instituto Universitario de Pesquisas de Río de Janeiro y profesor asociado de la Universidad Federal de Río de Janeiro, dice en esta entrevista que “el miedo dificulta profundamente el debate organizado y abierto de los problemas públicos. El miedo ha sido un pésimo consejero; genera una espiral de demandas por más represión y un movimiento generalizado de autoaislamiento de las clases acomodadas”. En las clases populares, “el miedo no es sólo del crimen violento sino además de la policía, que ha cumplido las demandas de más represión y confinamiento de los pobres”.

Por eso considera que para que las UPP tengan éxito, es fundamental “la formación democrática de los nuevos policías”.

El control de la intimidad de las personas en las localidades donde están instaladas las UPP es enorme, mucho más de lo que sería deseable e incluso admirable en una sociedad abierta y moderna”, dice Machado da Silva. “Esto ya está generando muchas fricciones entre pobladores y policías, así como arrestos por supuesto desacato a la autoridad”.

El experto advierte que “sólo puede haber una agencia pacificadora donde no hay paz, de modo que tenemos, en el origen del problema de las UPP, un presupuesto de guerra urbana”.

En consecuencia, “está implícita en la propuesta de una policía pacificadora una doble necesidad: primero, someter y apartar a los bárbaros por la fuerza; segundo y al mismo tiempo, convertirlos a la civilización, esto es, a nuestros propios valores, intereses y padrones de sociabilidad”.

Por su parte el Instituto de Investigaciones para Políticas Públicas (IIPP) tiene dicho: “La política de seguridad pública no puede ser abordada desde la perspectiva represiva o mantenimiento del orden público únicamente. Al analizar la problemática de inseguridad y delincuencia en una sociedad, se deben estudiar indicadores sociales, económicos, estructurales, y además realizar informes comparativos sobre casos, desde la disciplina de la medicina, psicología clínica y social, para comprender la totalidad de una situación social”.

Modificando las Leyes Penales para hacerlas más severas y punitivas para menores de edad, no se resuelve el problema de la delincuencia juvenil, lo único que se logra con una medida de ese tipo es encarcelar a una mayor cantidad de jóvenes y se fomenta a que los menores delincan a una edad más temprana”.

(Gracias S.C.)

Share

Anuncios
  1. pepino
    23 marzo 2011 21:17 en 21:17

    Cuando Lula lo hizo todos los medios lo elogiaron, porque la matanza de negritos la hizo un gobierno “progre”. Cuando acá sólo se analiza y considera implementar ese modelo se critica -con toda razón, por supuesto-. en forma despiadada. Yo también estoy en contra de ese modelo de “seguridad”, pero ojo: me opongo siempre sin importar el que lo lleva adelante.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: