Inicio > Uncategorized > Ahora sí el caso Solange-Lucila merece estar en el centro del interés. Fallo completo

Ahora sí el caso Solange-Lucila merece estar en el centro del interés. Fallo completo

Los medios de comunicación tienen su propia lógica para elegir los temas a los cuales quieren darles relevancia e instalarlos ante la sociedad.

Eso sucedió con el asesinato de Solange Grabenheimer, por el cual estaba imputada Lucila Frend, hoy martes absuelta en fallo unánime.

Confieso que nunca entendí los motivos. El ingrediente del misterio de la autoría puede ser una explicación, pero hasta hoy, Frend ya estaba instalada como culpable y para la mayoría de los medios sólo se esperaba el monto de la condena.

Las otras razones que se me ocurren es que las involucradas son dos chicas de clase media, que vivían juntas, y en torno de las cuales se intentó instalar la versión de que mantenían relaciones íntimas o compartían un novio. Puro morbo, bah.

Al caso Solange-Lucila, desde mi punto de vista, hay que empezar a prestarle atención ahora. Porque hay que explicar este fenomenal fracaso de una investigación judicial en la que participaron decenas de policías y peritos al mando de un fiscal. Fracaso desde el momento que un crimen quedó impune, no porque una persona señalada de antemano como culpable fue absuelta.

La sentencia, que pueden descargar al final del blog, es un compendio de lo pésima que puede ser una investigación.

Tiene 168 páginas pero se leen de una sentada.

Allí están resumidas las declaraciones de 18 peritos, 12 testigos allegados a la víctima o la imputada, y 4 policías.

Como los peritos no se ponían de acuerdo en un punto fundamental, la hora de la muerte, hicieron un ateneo del cual no quedó otro registro más que la conclusión unánime. Pero después, cada uno de los forenses que participaron emitió su propio dictamen contradiciendo el que habían firmado en conjunto.

Antes de avanzar, un resumen del caso con palabras del tribunal:

“En fecha 10 de enero del año 2007, en un horario que no puede establecerse pero presumiblemente en horas de la mañana, en el domicilio sito en la calle Güemes nº 2280, depto 3 de la localidad de Florida Partido de Vicente López, al menos una persona, mató a Solange Grabenheimer sorprendiéndola en circunstancias que la nombrada se encontraba durmiendo en su habitación ubicada en el tercer nivel de la vivienda, infiriéndole entre otras lesiones al menos cuatro heridas punzo cortantes mediante la utilización de un arma blanca cortante monofílica en la zona del cuello”.

El cadáver fue hallado a la 1 de la mañana del 11 de enero de 2007 tirado al costado de su cama, boca abajo.

Ante la falta de testigos la fiscalía esperó respuestas de los peritos. Un médico revisó el cuerpo en el lugar del hecho, tres participaron de la autopsia, cuatro vieron fotos. El resto de los citados más arriba son otros forenses, psicólogos y psiquiatras.

Sus pergaminos son tan notables como sus contradicciones. No se pusieron de acuerdo en puntos elementales, como por ejemplo:

  • La hora de la muerte (habrá más sobre este punto).
  • La causa de la muerte (se habla que falleció por shock hipovolémico, asfixiada en su propia sangre, o por asfixia mecánica).
  • El arma homicida (ni siquiera se la describe con precisión).
  • El elemento utilizado para estrangularla (se habló de cables, alambres y las manos).
  • El abuso sexual (un perito vio un abuso sexual anal donde otro sólo encontró hemorroides).
  • La posición de la víctima y quien fue su victimario o victimaria (ambos de pie, con la víctima acostada boca abajo, con la víctima acostada de lado, según quién lo dijera).
  • La cantidad de autores (“al menos uno”, se dice).
  • El contenido de la vejiga de la víctima (un perito declaró que estaba vacía, luego dijo semi vacía, y afirmó que la diferencia no tenía importancia).
  • El presunto movimiento del cuerpo cuatro horas después del crimen y antes de que sea descubierto.

La hora de la muerte

Resultaba fundamental establecerlo porque está acreditado que la única imputada se retiró del departamento de la víctima a las 7:30 del 10 de enero de 2007 y no regresó hasta la hora en que encontraron el cuerpo.

El fallo del tribunal en lo criminal 2 resume a la perfección las contradicciones de los peritos sobre este punto.

Se introdujeron por lectura los siguientes peritajes:

  • autopsia de fs. 143/168 donde se fijó un horario de muerte comprendido entre las 5 y las 17 horas de 10 de enero de 2007;
  • informe del Dr. Flores de fs. 729/738 donde se fijó un horario de 4 a 10 horas;
  • informe del Dr. Eugenio Aranda de fs. 1423 donde se fijó el horario de 7 a 13 horas;
  • el peritaje de Gendarmería Nacional de fs. 896/904 donde se fijó el horario de 5 a 8 horas;
  • el informe de los Dres. Valenti y del Gesso de fs. 1378 donde se fijó el horario de muerte entre las 9:30 y las 13: 30 del mismo 10 de enero;
  • el informe del Dr. Flores tras la junta de peritos de fs. 1384 donde se fijó el horario de 7 a 13 horas;
  • el informe del Dr. Julio C. Julián de fs. 1404 donde se fijó entre las 10 y las 13 horas;
  • el informe de Gendarmería donde se fijó entre la 1 y las 10 horas,
  • el informe del Dr. Ramiro González Oliva posterior a la junta médica de fs. 1417 donde se fijó en el horario comprendido entre las 7 y las 10 horas;
  • el informe del Dr. Juan Carlos Cheuquel posterior a la junta donde se fijó entre las 7 y las 13 horas;
  • y el informe del Dr. Luis Alberto Kvitko donde se fijó entre las 1 y las 7 horas, todos del 10 de enero de 2007.

La conclusión lógica del tribunal fue que “el horario en que ocurrió la muerte de la víctima no ha podido ser establecido con el grado de certeza que este pronunciamiento requiere”.

Carrasco y el Primer Triple Crimen de Cipolletti

Estas imprecisiones me hicieron acordar de dos casos que tuve que cubrir.

Uno fue el asesinato del soldado Omar Carrasco, ocurrido en marzo de 1994 en el Grupo de Artillería de Zapala. Su cuerpo apareció el 6 de abril del mismo año, en avanzado estado de putrefacción.

Para la justicia, Carrasco fue golpeado el 6 de marzo y tuvo una agonía corta. Pero hay elementos para dudar de esta historia. Es posible que haya sobrevivido hasta el 8 de marzo y que haya fallecido debido a una mala atención médica.

El otro es el primer triple crimen de Cipolletti, ocurrido en noviembre de 1997. Hubo una gran discusión durante el juicio oral por la data de las muertes de las víctimas María Emilia González, Paula González y Verónica Villar.

Esos casos ocurrieron 13 y 7 años respectivamente antes que el crimen de Solange.

¿La medicina forense no avanzó lo suficiente en ese tiempo? ¿Las técnicas de investigación criminal no evolucionaron?

Sobre el caso Solange-Lucina hay que poner la lupa a partir de ahora.

Porque hay que explicar este fracaso.

FALLO COMPLETO

(El fallo y el video lo obtuve del sitio del CIJ)

Share

Anuncios
Etiquetas: ,
  1. Fabián Bergero
    13 julio 2011 11:57 en 11:57

    Mientras leía tu nota, también recordaba el primer triple crimen de Cipo (no se sabe ni siquiera adónde estuvieron las chicas durante los dos días que estuvieron desaparecidas, y mucho menos quiénes fueron los matadores), pero también al segundo, al de la bioquímica, y la gran mayoría de los asesinatos aun impunes en Río Negro. Los duelos entre peritos aportaron mas confusión. Y eso que en algunos casos hasta intervino el FBI!

  2. Lola Mora
    13 julio 2011 14:35 en 14:35

    La gente tiene que entender que para condenar a una persona tienen que haber pruebas que permitan demostrar que es el culpable, no se pueden calentar los amigos y familiares de la vìctima, por el fallo absolutorio no se puede condenar al alguien si porque si ¿ si no lo es y lo condenamos?

  3. Diego
    14 julio 2011 17:39 en 17:39

    La medicina (todas sus ramas) es una ciencia fáctica, y como tal es incapaz de dar un 100% en sus afirmaciones. Esta consideración le cabe mucho más a la medicina legal, que debe establecer sus conclusiones a partir de la consideración de las circunstancias y/o elementos pudieron causar los signos que se observan por ejemplo en un cadáver. Dicho esto, me parece que no deberiamos esperar que la labor médico-forense resuelva los casos más complejos, sino más bien exigir que esa labor sea realizada con los recursos necesarios y con la máxima solvencia. PD: No nos engañemos: la enorme mayoría de los casos que “resuelven” en CSI soy irreales, los métodos y los medios también (en Argentina, en Alemania, en EE.UU. y en todos los demás lugares de éste mundo). PD2: El hecho de que los peritos no se pongan de acuerdo no es indicativo de nada: deberiamos saber quiénes son los que opinaban de manera diferente, qué intereses representaban (si son peritos oficiales o de parte), cuáles son sus especialidades y esperiencias, etc.

  4. Jorge
    14 julio 2011 20:15 en 20:15

    Me resisto a considerar que tanto el crimen de las chicas Gonzalez, como el de la bioquìmica en Cipolletti, y los de Garcìa Belsunce y Solange en Buenos Aires fueran casos difìciles, complejos.y por ello quedaron en la nada. Los dos primeros sucedieron en una pequeña ciudad del interior donde se conocen todos y tambien sus amigos y conexiones, ademàs de existir muchìsimo material de investigaciòn. Los otros dos sino fueran dramàtcos serìan una comedia de enredos incomprensible. Estos casos no se resolvieron porque aparte de torpreza no hubo voluntad del Estado para desentrañar la verdad real..

  5. raul
    15 julio 2011 11:41 en 11:41

    la verdad es que este sería un buen caso para hacer experiencias relativas al juicio por jurados. Nos serviría para evaluar si es cierto lo que muchos pensamos respecto de que probablemente se condene en base a prejuicios y a lo que impone la prensa y no a la prueba. Una pena que los propulsores del jurado popular nunca se aviven de experimentar con casos así y elijan lo que más les conviene.

  6. lisss
    17 julio 2011 1:51 en 1:51

    la verdad .. creoo q hai q empezar a investiga bienn todas las cosas.. peroo una vez q pasan lo añoss.. lo digo por lo de solangee..! es muy dificill ya q veann todoo,, esta chica lucilaa dijo q se iva a ir del paiss.. nu es mui dudosoo esoo.!?¿?¿ q necesidad tenes de irte a otro pais si sabes q nu sos culpable de nada.! la conciencia la tenes q tener trankilaa. nu es q la estoi culpandoo.. peroo en fin.. algo te deja en q pensar..!

    • raul
      19 julio 2011 11:51 en 11:51

      el principio de ne bis in idem impida que se vuelva a juzgar a Lucila de nuevo por este crimen. Es decir que si al otro día de cerrada la causa confiesa ser la autora no podrá penársela; por ridículo que suene esto es así. La razón por la que se va del país es más que evidente: imaginate que cada vez que salga a la calle no va a faltar el idiota que le diga asesina o el energúmeno cholulo que pretenda sacarse una foto, yo en su lugar también me iría, aún siendo inocente y teniendo la conciencia tranquila.

  7. leo
    17 julio 2011 23:42 en 23:42

    es verdad que a lucila se la condenó antes de tiempo y sin pruebas concretas, a mi forma de entender tendríamos que ser mas serios todos, y que la ciencia medica aporte datos que sean complementarios, ya que nunca nos aportaran un dato preciso, sino a mi entender estimativo de lo que pudo suceder…no se puede culpar porque si, por la cara o si se rie o es fria…sino hay un elemento contundente que acredite quien la asesino a solange.
    desde ya que la familia de la victima se sienta mal es totalmente comprensible, pero no determinante para acusar a nadie!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: