Inicio > Uncategorized > ¿Y usted quién es? ¿Está seguro? ¿O es, apenas, lo que puede demostrar?

¿Y usted quién es? ¿Está seguro? ¿O es, apenas, lo que puede demostrar?

Redacto esta introducción recién después de escribir este post, para confesar que todavía no sé si el tema es la realidad, la forma, la justicia, o todo y nada de eso.

Ricardo Riva asume hoy como defensor del Pueblo de la ciudad de Neuquén. Uno de los requisitos del cargo (artículo 98 de la Carta Orgánica Municipal) es tener “como mínimo 5 años de residencia en el municipio continua e inmediata anterior a la elección”, lo mismo que se exige para ser intendente (artículo 79 inciso 3)

Riva tiene domicilio legal en la ciudad de Neuquén, vota en la ciudad de Neuquén, su DNI dice que vive en Neuquén y la secretaría electoral también.

Pero el defensor del Pueblo saliente (y frustrado candidato a la reelección) Juan José Dutto planteó que Riva vive en realidad en la ciudad de Centenario. Allí tiene su casa, allí convive con su esposa, allí duerme todas las noches.

¿Cuál es la realidad? ¿La que dicen los documentos, o la que marca la vida cotidiana?

Depende del punto de referencia. Depende de si estamos hablando del concurso para defensor del pueblo o de, por ejemplo, una fiesta de cumpleaños del ganador en su residencia.

Dutto, junto con otra candidata que perdió, María Bissutti, presentaron una acción de amparo mediante la cual pretendían que se anule la designación de Riva por incumplir el requisito del domicilio.

El amparo fue rechazado en dos instancias con argumentos similares. Al final del post pueden descargar las resoluciones completas.

Primero la jueza civil Ana Mendos dijo que “el concepto de residencia que es utilizado por la Carta Orgánica Municipal es jurídicamente amplio y por lo tanto ambiguo”.

El concepto se hace “claramente operativo a través del domicilio legal en el documento nacional de identidad o certificación expedida por la secretaría electoral”.

La comisión evaluadora de los candidatos tuvo en cuenta estos dos documentos, y se expidió en consecuencia. La jueza escribió: “más allá del acierto o error de tal postura, no advierto que la misma resulte una decisión arbitraria e ilegal en forma manifiesta”.

Claro, no podía serlo de ninguna manera. La comisión evaluadora no certificó el domicilio de Riva mediante, digamos, el contenido de un volante callejero hallado al azar, sino nada menos que por lo asentado en su DNI y en el registro electoral, tal como pide la Carta Orgánica Municipal y la resolución 229/00.

Dutto y Bissutti fueron a la Cámara Civil, que por ser la feria de invierno, estuvo integrada por dos juezas de primera instancia como subrogantes: Alejandra Bozzano y Ana Lía Zapperi.

Esta última dijo que para que prospere el amparo “es necesario que el acto de la autoridad pública cuestionado sea manifiestamente arbitrario e ilegítimo”, y que “los vicios sean inequívocos, incontestables, ciertos, ostensibles”.

Aplicado al caso particular, de acuerdo a la normativa vigente “la residencia se acredita mediante constancia de domicilio legal en el DNI o calificación expedida por la secretaría electoral”.

Encontrándose normada la forma de acreditación del requisito de la residencia, y habiendo el Concejo Deliberante cumplido con dicha reglamentación, no se advierte violación que pueda dar fundamento” a la acción de amparo.

A mí todo esto me suena un poco kafkiano, independientemente de los personajes que están involucrados y sin que ellos tengan responsabilidad alguna.

Como suele decirse, lo que no está en el expediente no existe. La casa donde Riva duerme todas las noches no está en el expediente. Luego, ¿no existe? Y en ese caso, ¿no existe para quién, en qué circunstancias? ¿Depende de que lo pregunte quién y con qué fines?

Para la justicia, formal casi por definición, las formas se cumplieron. Todo lo demás no importa.

Uno sabe que no convive con “la realidad” como algo absoluto, sino que convive con la realidad que construye (o le construyen, o ambas) a cada instante.

Pero cuando se encuentra con un ejemplo tan sencillo como este del domicilio uno termina preguntándose quién es. Y llega a la conclusión de que a veces, uno es apenas el que puede demostrar que es ante quien se lo demande.

Entonces, acaso, una pregunta posible es: ¿quién pone las reglas de cómo hay que demostrar quién es uno?

PRIMERA INSTANCIA

SEGUNDA INSTANCIA

Share

Anuncios
  1. Lorenzo Garcia
    25 julio 2011 18:18 en 18:18

    Neuquen es una “megaciudad”desde Plottier hasta Centenario,mas all’a de las divisiones municipales.El sentido de la exigencia de “residir en Neuquen”,tiene la teleología de procurar que el funcionario conozca plenamente la realidad de la ciudad cuyos intereses difusos debe defender.¿Puede sinceramente dudarse de que el Dr.Rivas,que hace muchos años trabaja y “vive”en Neuquen,pueda desconocer su entramado por el mero hecho de que su domicilio actual se inserte catastralmente en jurisdicción de Centenario?.No Berto,tales argumentos son mal intencionados y sin sustento.Quizás porque no han encontrado objeciones de peso para impugnar tan merecida designación.Le deseo suerte en su gestión.-

  2. heriberto
    25 julio 2011 19:47 en 19:47

    Similar situación se planteó respecto al Dr. Jorge Sapag y fue resuelta en igual sentido

  3. raul
    25 julio 2011 22:10 en 22:10

    Hay que aclarar que es falso que para la justicia se hayan cumplido las formas, tal como dice el editor del blog.
    El fallo declara inadmisble al amparo, es decir qeu no ingresa al análisis del fondo de la cuestión (o sea no determina si Riva vive en Neuquén o Centenario), sino que se limita a señalar que la pretensión de Dutto no puede ser canalizada a través de la vía especial y excepcional de la acción de amparo. Una cosa es decir que tal o cual tiene razón, y otra muy distinta es decir que determinado procedimiento no es el indicado para debatir algo. Esto último es lo que dijo la justicia neuquina, detalle que no es menor porque implica que Dutto, o cualqueira que esté legitimado, ppuede reeditar el planteo por otra vía procesal por ejemplo ua ación procesal administrativa.

    • 25 julio 2011 22:30 en 22:30

      A mí me parece que sí resuelve el fondo de la cuestión.

      • Lola Mora
        26 julio 2011 14:53 en 14:53

        Creo que se está equivocando Sr. Berto, el fallo no resuelve el fondo de la cuestion. Sólo dice que la vía procesal intentada NO ES LA CORRECTA para darle la solución DE FONDO al problema planteado. Como bien dice el forista “raul”, el peticionante deberá intentar la vía adecuada para intentar satisfacer su pretensión, que en el caso, y como claramente lo dijeron los jueces, no era el amparo el remedio procesal más adecuado.
        En el amparo, al no haberse ingresado al fondo del asunto, es decir, sí tenía o no el Sr. Rivas legitimación para ocupar el cargo de Defensor del Pueblo de la ciudad al residir en Centenario, ello sería una cuestión a dilucidar por otro camino, mas no por el amparo.
        Se entiende? Lo que los jueces le dijeron a Dutto fue, en palabras sencillas: mire señor, no vamos a entrar a resolver sobre si Rivas puede o no puede ser Defensor del Pueblo, para ello deberá plantearlo por otra vía, no por medio de un amparo, porque el amparo está para otras cosas más urgentes y que no tienen acogida por otra vía.
        Saludos a los foristas.

        • 26 julio 2011 15:35 en 15:35

          Es decir que afirmaciones como esta: “Si bien la Comisión Evaluadora reconoce los problemas suscitados con los domicilios que surgen de los documentos, entiendo que la misma se expidió conforme la normativa que establece los requisitos para el cargo” tienen un valor relativo. Sí, el tema es la realidad.

          • raul
            26 julio 2011 17:55 en 17:55

            Esa afirmación a la que Ud. hace referencia, lejos de hace referencia no resuelve la cuestión. La jueza en ese caso se limita a señalar que la decisión del Concejo está basada en una norma cuya validez (la de la norma, claro está) no se puede discutir mediante una acción de amparo, ya que si la decisión cuestionada tiene un fundamento normativo no es posible tacharla de “manifiestamente arbitraria o ilegal”, a lo sumo habrá que debatir (por la vía procesal apropiada) la validez de esa norma y de la decisión dictada como consecuencia de la misma. Fíjese que de ser acertada su posición respecto de que se ha resuleto la cuestión de fondo, la decisión de la Cámara -de no ser recurrida- haría cosa juzgada respecto de este asunto y no habría posibilidad de volver a cuestionar la designación de Riva.
            La Cámara sin embargo es clara y contundente al señalar que: “Cualquier otra cuestión que exceda la palmaria violación que en el caso no se advierte, podrá ser motivo de una acción de fondo, en el caso que los peticionantes así lo consideren, pero el amparo no podrá ser la vía idónea al caso.”.
            Es decir que ha quedado claro que puede volver a cuestionarse la designación de Riva y su verdadero domiclio, pero ese cuestionamiento no puede hacerse vía amparo.
            Y si se puede volver a cuestionar la designación de Riva en base a su domicilio, es obvio que no se ha resuelto el fondo de la cuestión, de lo contrario el principio de la cosa juzgada lo impediría.

  4. Cristina
    26 julio 2011 17:07 en 17:07

    El problema, me parece, Berto, está en que los foristas hablan de la realidad de los codigos, de las leyes, la via procesal administrativas, el amparo, en fin, la realidad de las normas, del expediente. Usted habla de otra realidad. dice Zaffaroni, ´que las corporaciones amojonan la realidad,” pero que la realidad es un continuo, donde nada es inmovil y todo fluye y cambia, pero las corporaciones lo fragmentan de manera mas o menos arbitraria la inmovilizan y se la apropian, pero, concluye Zaffaroni, la realidad va mucho mas allá del territorio marcado por el gato.
    Vale tanto para decir que los limites son arbitrarios, como para decir que se debería cuestionar a alguien por cuestiones de mas peso que las extrictamente formales de los codigos.

    • Daniel
      26 julio 2011 19:42 en 19:42

      Exacto!!… si quieren cuestionar a Riva, deberían buscar argumentos de mayor peso que la intrascendente cuestión formal del Domicilio!!. Mucha suerte don Riva. Saludos!

    • Lola Mora
      26 julio 2011 22:12 en 22:12

      los jueces estan obligados a emitir sus fallos conforme a derecho, con lo que si LA LEY (que crea otro poder del Estado) dice que la situación debe resolverse esta u otra manera, pues no le queda otro camino que así hacerlo. Saludos

  5. Alcides Diez
    28 julio 2011 18:50 en 18:50

    Ricardo Riva eligió (porque puede) irse a vivir a una burbuja. Lejos de la inseguridad, del ruido, de los problemas cotidianos que alcanzan a cualquier vecino de Neuquén. Eligió aislarse, con el pretexto de todos aquellos que, como él, se van a vivir a un barrio cerrado, rodeado de custodios. Lo cierto es que los concejales decidieron obviar que este señor no vive en nuestra ciudad y por razones “políticas” con perdón de la POLÍTICA lo designaron. Al fin de cuentas…cuántos magistrados optaron por vivir en esos placares apartados del mundo de cada día y después tener que decidir sobre la vida de seres normales que se hacinan en el asfalto.

  6. Lolo
    31 julio 2011 21:23 en 21:23

    Creo que la discusión no es jurídica, sino política. Porque es política la designación, emana de un órgano representativo de la voluntad popular. Sin embargo más allá de que pueda ser una designacion legítima y legal, me parece que el fondo de la cuestión es: conoce el designado la realidad de Neuquén, alguien que ya no vive en la ciudad? Podría una persona que vive en Centenario y tiene domicilio legal en Neuquén presentarse en los comicios de Neuquén: según la justicia sí, en virtud de que el concepto de “residencia es jurídamente amplio y por lo tanto ambiguo”. Reitero no ingreso la esfera jurídica ni a cuestionar los valores morales o éticos del Dr. Riva, me pregunto como ciudadano común: para qué están los requisitos, si con el cumplimiento de lo formal, aunque no sea lo real, todo sigue para adelante. O yendo a otro nivel de análisis, que pasa con personas que en la misma situación, que no se presentaron al concurso, creyendo que en virtud de que no tener residencia real en Neuquén incumplian los requisitos?.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: