Inicio > Uncategorized > Apuntes sobre la reforma procesal penal en Neuquén: presupuesto, juicio por jurados y la cuestión de fondo

Apuntes sobre la reforma procesal penal en Neuquén: presupuesto, juicio por jurados y la cuestión de fondo

El clima para aprobar el nuevo Código Procesal Penal en Neuquén es inmejorable. Los tres poderes del estado ratificaron hoy viernes, en una charla abierta, su compromiso con la reforma.

Pero, diría el profe Romero, hay algunos temas que merecen cuidadosa atención. Y no necesariamente los apenas 8 o 10 artículos en discusión sobre 272 de la norma.

Uno de ellos es de dónde saldrá la plata para instrumentar el nuevo Código. El Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo informaron que no está previsto aumentar el presupuesto del Poder Judicial.

Otro es que el juicio por jurados, la vidriera de esta reforma como se la definió hoy, será bienvenido porque involucrará a la ciudadanía en el más verticalista, oscuro y menos democrático de los tres poderes del Estado. Pero de lo que se habla menos es cuántas son las causas que llegan a juicio (un ínfimo porcentaje respecto de la cantidad de denuncias que se presentan o investigaciones de oficio que se inician) y de qué calidad.

La vidriera muestra lo que se quiere ofrecer, pero la clave del servicio está en lo que sucede en los fondos del local. Y lo que falla en Neuquén, como en todo el país, es la etapa de investigación.

Hoy hubo una charla sobre la reforma procesal penal de la que participaron Graciela Martínez, presidenta del Tribunal Superior de Justicia; Gabriel Gastaminza, subsecretario de Justicia y Derechos Humanos del gobierno provincial; Marcelo Inaudi, diputado radical, y Richard Trincheri, presidente de la Asociación de Magistrados y Funcionarios de Neuquén, organizadora de la actividad.

También disertó el juez de Cámara de Córdoba Víctor Vélez. Le hice una entrevista sobre los temas planteados al comienzo, la podrán leer muy pronto en el blog.

Los primeros intentos de reforma procesal penal comenzaron en 1999. Nunca existió voluntad política para sancionarla, por diferentes razones.

Trincheri, quien participó de aquel intento, se preocupó por transmitir la aprobación de los magistrados y funcionarios al texto que surja finalmente de la Legislatura (dijo que las disidencias son mínimas), pero más le interesó comprometer a los otros panelistas en la sanción e implementación del nuevo Código.

“Hay tres o cuatro cuestiones en discusión. No importa cómo lo resuelvan, nadie podrá decir que los legisladores se equivocaron. Lo que queremos saber es cuál es el compromiso de cada uno de los poderes con la reforma”, dijo en la presentación del panel.

Graciela Martínez fue la única que mencionó el tema del dinero. “Necesitamos presupuesto para esta reforma”, dijo.

Fue la única línea que se dedicó al tema hasta que, desde el público, la dirigente del gremio judicial Marisa Stagnaro les recordó a los panelistas que las mejores intenciones han fracasado o se complica su implementación por falta de apoyo presupuestario (citó como ejemplo la ley de Protección Integral del Niño y el Adolescente y la ley de Violencia Familiar).

En ese momento fue cuando Gastaminza e Inaudi le dijeron al Poder Judicial que tendrá que arreglárselas con el presupuesto actual, autárquico, compuesto por un porcentaje de la coparticipación federal de impuestos.

“Venimos con problemas desde hace dos años”, recordó Graciela Martínez. El representante del Ejecutivo y el del Legislativo no replicaron. Ya habían transmitido su mensaje.

Plata hará falta, y en cantidades. Por ejemplo, el nuevo Código reconvierte la actual división entre jueces de Instrucción y de Cámara en un “colegio de jueces”, donde podrán, indistintamente, actuar como jueces de garantías o de juicio.

¿Cómo van a resolver la diferencia salarial? pregunté a alguien que sigue muy de cerca la reforma. “Se les va a equiparar a todos el sueldo con un juez de Cámara”, me contestó. Lo mismo sucederá con los fiscales y los defensores.

A propósito, habrá que incorporar más fiscales (se pasa al sistema acusatorio puro), y posiblemente defensores.

También habrá que disolver las tres cámaras de todos los fueros que hay en el interior. Posiblemente quede una sola cámara con competencia civil, laboral, etcétera, y los jueces con más perfil de penalistas pasarán al colegio de jueces. Y esto sólo para empezar.

Respecto del juicio por jurados, lo impulsa más el espanto que el amor. Su objetivo parece ser darle legitimidad las decisiones de un Poder Judicial en crisis. Lo dijo Inaudi: “en la medida que es el ciudadano común el que dictamina culpabilidad o inocencia, se logra una legitimidad que no tiene precio”.

Antes, Graciela Martínez había admitido: “hay una crisis de confianza en la justicia. Se nos adjudica que somos poco independientes, lentos, corporativos”.

La incorporación de ciudadanos comunes a los jurados, se repite, es bienvenida, pero no resolverá los problemas de fondo: las fallas en la investigación.

Además, en toda charla sobre el tema se hace foco en lo que la ciudadanía entiende por “inseguridad”, esto es, delitos contra las personas y contra los bienes. Pero ¿hay algo previsto para mejorar la investigación de los delitos contra la administración pública? Las causas emblemáticas de los últimos años (cámara oculta, manejo de subsidios en Centenario, zona liberada) languidecen, para no hablar de todas las que prescribieron.

Se habla mucho de la posibilidad de crear una “policía judicial” pero ¿qué hay de un buen gabinete contable para hurgar en el manejo de los fondos públicos?

La reforma procesal penal, si uno escucha a los encargados de impulsarla, es un hecho. Demorará alrededor de dos años más su puesta en marcha. Se verá entonces si es una solución de fondo que “acercará a la gente a la justicia y una justicia más eficaz a la gente”, o sólo una enorme y costosa lavada de cara.

La foto la tomé del sitio Quiero ser Jurado en Facebook.

PROYECTO CÓDIGO PROCESAL PENAL

Share

Anuncios
  1. 24 septiembre 2011 0:26 en 0:26

    El comentario del “propietario del blog” es de un típico empleado de los Rajneri.

  2. verdemar
    24 septiembre 2011 11:26 en 11:26

    Es un inmenso disparate. creo que es una pesadilla o una broma de mal gusto.

  3. Lucía
    24 septiembre 2011 19:57 en 19:57

    Fue interesante la charla que nos brindaron en Zapala, creo que hay que ´proyectar no sólo para Neuquén Capital, es necesario que se considera als caracteristicas particulares del interior…

  4. leon
    25 septiembre 2011 11:55 en 11:55

    Si la respuesta de los Poderes Ly E es que hay q arreglarse con el presupuesto que hay, y supuestamente no HAY, para que insisten con la reforma???? Se van a concursar los cargos de Camarista que se quieren dar via ley??? Algunos de los Jueces de Instruccion recibirian ese premio a cambio de no haber hecho nada nunca??? PIENSEN…PIENSEN…ANTES DE APROBAR ESE MONSTRUO JURIDICO!!! BASTA DE “CONVENIENCIAS INTELECTUALES” SOBRE LO MEJOR PARA EL RESTO DE LA SOCIEDAD!!! SRA. PRESIDENTE: UD PUEDE FRENAR ANTES DE CAER AL ABISMO……TRINCHERI NO LO VA A FRENAR XQ TODOS SUS COMPAÑEROS EN LA ASOCIACION ASCENDERIAN A CAMARISTAS Y NOS LOS VA A JODER, ES OBVIO!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: