Inicio > Uncategorized > Víctor Vélez, sobre la reforma procesal penal: “el compromiso político tiene que extenderse a los sistemas de investigación”

Víctor Vélez, sobre la reforma procesal penal: “el compromiso político tiene que extenderse a los sistemas de investigación”

Este es el audio de la entrevista que le hice a Víctor Vélez, juez de Cámara Criminal en Córdoba, en la cual lo consulté sobre algunos aspectos de la reforma procesal penal, temas tratados en este post.

 

Y aquí está la transcripción:

¿Es caro implementar una reforma procesal penal?

Todas las reformas si se hacen bien son caras en el sentido de que hay que poner todo lo que se necesita, porque si la infraestructura no acompaña, eso después se nota. Me parece que la decisión política de poner en marcha una reforma implica la decisión de acompañar con la infraestructura necesaria para que no fracase.

¿En el caso de Córdoba dónde hubo que invertir más, en el recurso humano, la cuestión edilicia o dónde?

Se fueron construyendo paralelamente edificios, o sea que se dedicó esfuerzo y presupuesto a la estructura edilicia, a la capacitación, y después hay que tener en cuenta que hay gastos especiales que se producen cuando se instala y se lleva a cabo el juicio por jurado: el traslado de los jurados, los viáticos en algunos casos si es necesario que permanezcan aislados, aunque en general esto no ha pasado, pero son cosas que hay que hay que ir previendo.

Una reforma implica un cambio cultural. ¿En Córdoba fue recibido con entusiasmo o con resistencia?

Una cosa es lo que pasa hacia fuera y otra es la verdad que no se dice. En el caso del juicio por jurado las oposiciones más férreas han sido las de los jueces y los abogados, en tanto a la gente el procedimiento le resultaba simpático y al principio aprobaba en un 70 por ciento porque todavía no se conocía, ahora la aprobación es mayor. Después del funcionamiento el porcentaje de opositores se bajado, ahora puede haber una oposición velada, no expresa, de un 20 o 30 por ciento en los niveles judiciales y entre los abogados. Pero el apoyo después de la experiencia es mayoritario.

¿A qué se debe el rechazo? ¿Es la natural resistencia al cambio o hay otros factores?

Hay resistencia a la pérdida del poder, porque hay una transferencia importante del poder del estado a favor de los ciudadanos, y hay que cambiar la cultura, que es lo más importante. El proceso es un producto cultural. Cuando se cambia un proceso se cambia una cultura, esto es un desafío que requiere tiempo, esfuerzo y fundamentalmente convicción. Con los años esto se va acentuando, llega un momento en que aquella cultura ya fue y viene esta otra. Y si hubiese un cambio hacia otra cultura, creo que se van a producir los mismos remezones.

La reforma apunta a mejorar la investigación de los delitos comunes, que la gente identifica con la llamada inseguridad, pero parece que no se hace tanto hincapié con los delitos contra la administración pública.

Y sí, la gente en general, como se producen desigualdades, se profundiza el escepticismo y mira a las instituciones como incapaces de solucionarle problemas que son acuciantes. Desde el poder hay que tomar conciencia de eso y procurar en primer lugar que las investigaciones sobre todo de los delitos del poder, de los delitos graves, con mucha trascendencia social, no fracasen y se hagan también los juicios. Desde el punto de vista del Poder Judicial, en mi opinión el jurado aparece como un proceso de construcción de confianza, porque la opinión que los jurados tienen a priori de la justicia es la que en general reflejan las estadísticas, es decir mala, desconfían del Poder Judicial. Porque no conoce, en parte, y porque no tienen ninguna posibilidad de participar. Ahora, cuando ingresan y participan, la opinión es totalmente diferente. Es más, las encuestas han arrojado estadísticas muy alentadoras que se transmiten además de boca en boca y esto es muy útil, porque vivir desconfiando es una cosa, y vivir confiando en las instituciones es otra. Me parece que una sociedad decente es aquella en donde los ciudadanos pueden confiar en sus instituciones.

Con todos los beneficios que pueda tener el juicio por jurados, la realidad es que las causas que llegan a juicio son un ínfimo porcentaje respecto de las que se inician. ¿El problema no está en otro lado?

Eso pasa en todas partes. Ahora, en Neuquén se ha elegido (el juicio por jurados) para un tipo de delitos graves y el jurado es obligatorio, lo mismo que en Córdoba. No ocurre lo mismo en otros lugares. Por ejemplo en Estados Unidos el valor de la vigencia del jurado es testimonial, porque sólo llegan al jurado entre el 7 y 9 por ciento de los problemas penales. Se debe a que el jurado es optativo. Acá será obligatorio.

Me refería a que poquitos casos se esclarecen o reúnen prueba como para llegar a la etapa de juicio oral.

Pero eso no es un déficit del jurado sino de los sistemas de investigación…

Y sí…

… que es donde hay que poner el acento. Argentina tiene un gran déficit en los sistemas de investigación. Digo la experiencia de Córdoba: el 90 por ciento de los casos que llegan a juicio son casos de flagrancia, donde no hay investigación. Acá la voluntad política y el compromiso político también tiene que extenderse fundamentalmente a los sistemas de investigación. Sin investigación no hay juicio. Podemos tener el mejor sistema de enjuiciamiento, pero si no hay investigación no hay juicio.

Share

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: