Inicio > Uncategorized > Mujer y Poder Judicial en las Américas: lejos de puestos de decisión y con obstáculos para acceder (informe de la CIDH)

Mujer y Poder Judicial en las Américas: lejos de puestos de decisión y con obstáculos para acceder (informe de la CIDH)

Las mujeres de las Américas participan en política y en el Poder Judicial. Pero hay mecanismos, a veces groseros, otras más sutiles, que les impiden superar las barreras que les permitirían llegar a niveles de decisión.

Así se desprende de un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre la participación política de las mujeres en las Américas, que entre sus conclusiones señala:

El involucramiento de las mujeres en todos los ámbitos de la vida política es una condición necesaria para garantizar una sociedad más igualitaria y consolidar la democracia representativa en las Américas. También puede tener un efecto multiplicador en la protección de sus derechos humanos en varias esferas más allá de la política”.

Abajo pueden descargar el informe completo, en español y en inglés, en formato pdf.

Tiene un capítulo dedicado al Poder Judicial, del cual rescato aquí algunos párrafos:

En cuanto a la participación y representación de las mujeres en las instancias de justicia, la CIDH observa que las mujeres están ocupando cargos en tribunales de primera, segunda y tercera instancia, así como en posiciones administrativas.

(…) Sin embargo (…) el progreso de las mujeres en este ámbito es muy lento, heterogéneo y diverso en la región existiendo poca presencia de las mujeres en posiciones de toma de decisiones en los tribunales superiores y cortes constitucionales de los países americanos.

(…) Las mujeres están insuficientemente representadas en los tribunales internacionales y regionales (…) y no hay mecanismos para garantizar la nominación de mujeres a ocupar cargos en organismos regionales e internacionales.

(…) La Comisión observa con preocupación que en la mayoría de los países de la región no existe legislación ni políticas que garanticen la igualdad de género en el nombramiento, selección y distribución de los cargos en los tribunales, juzgados y magistraturas nacionales.

(…) La Comisión nota que las mujeres enfrentan notables dificultades para figurar como candidatas y ser elegidas como juezas de altas cortes en los países de la región.

(…) Por una parte, las mujeres se encuentran concentradas en tribunales y juzgados de jurisdicción civil, familiar o administrativa, siendo más bajo el número de mujeres en las áreas de justicia penal y laboral.

(…) El sistema judicial tiene una importancia fundamental en la defensa del Estado de Derecho y como árbitro jurídico en la corrección de abusos en contra de las mujeres tanto en la esfera pública como la privada.

(…) Dado que las mujeres son más susceptibles que los hombres a sufrir el ejercicio arbitrario del poder, tanto en la familia como en la comunidad, se ha comprobado que las leyes y los procesos judiciales tienen importancia crítica para demostrar que las relaciones entre mujeres y hombres se encuentran dentro del ámbito de incumbencia de la justicia”.

(…) La Comisión considera necesaria la creación de mecanismos adecuados para asegurar la nominación de las mujeres en los tribunales y cortes constitucionales de los países para superar los prejuicios de género aún arraigados en las estructuras judiciales, mejorar el acceso a la justicia de las mujeres y garantizar el respeto de los derechos humanos en la región.

(…) Entre los mecanismos y medidas que la Comisión considera necesarias para promover la inclusión de las mujeres en el sistema judicial se encuentran: la adopción e implementación efectiva de medidas especiales de carácter temporal, como cuotas de género en los cargos de designación con las debidas sanciones en caso de incumplimiento y sistemas de preferencia para mujeres en el nombramiento y designación de cargos judiciales; medidas especiales de promoción y difusión de las convocatorias de plazas y concursos del poder judicial; y promover el acceso de las mujeres a los programas de capacitación y formación judicial impartidos por las instancias de justicia e instituciones académicas”.

MUJERES PARTICIPACION POLITICA

Share

Etiquetas: ,
  1. lafiera
    25 octubre 2011 8:43 a las 8:43

    No creo que sea importante el género de los jueces del Poder Judicial.- Lo importante es que los mismos sean capaces, honestos, con criterio y sentido común. Si un juez es hombre o mujer no garantiza nada, cualquiera de los dos géneros puede ser muy bueno o muy malo. La corrupción, la inoperancia, la ineficiencia, no distingue géneros.

  2. Todos tus deudos/as
    25 octubre 2011 10:06 a las 10:06

    Vamos chicas. Por fin, aunque más no sea por argumento de autoridad, -lo dice la CIDH-, se visualiza la postergación de las mujeres, como categoría solo oponible a la categoría hombres. No se trata de ser mejor juez o jueza, se trata de que tanto hombres como mujeres tengan la misma oportunidad de ser magistrados. Lo importante es que la sociedad mire a hombres y mujeres como distintos complementarios y no como valiosos a los primeros y solo sensibles y aptas para tareas menos importantes a las segundas. Es decir que el hecho de ser mujer no sea causa de discriminación, solo eso. Gracias Berto por abrir el debate.

  3. el té de mediamañana
    25 octubre 2011 12:25 a las 12:25

    Perdón, pero está citando Latinoamérica y no específicamente Argentina.
    Sin contar que en Latinoamérica, para esos párrafos pesa igual Colombia, Chile, que Argentina o Brasil.
    El Poder Judicial neuquino precisamente, salvo en el TSJ, no es un caso de escasa cantidad de mujeres en funciones de relevancia.
    O un caso de discriminación por el género femenino.
    Aunque sigan los anticuados pensando que juez penal solo puede serlo un varón y defensor de menores una mujer.
    No vengan con sanatas de repartir cargos por sexo…

    • 25 octubre 2011 13:29 a las 13:29

      Recomiendo la lectura completa del documento, lo pueden descargar al final del post. Menciona la situación país por país.

    • de Color
      25 octubre 2011 22:37 a las 22:37

      NO. Hace una mezcolanza de paises.
      Junto a Brasil -sociedad muy conservadora, de hecho imperial, pero explicar esto sería sociología- mete a Haití, o Ecuador.
      Junto a Argentina mete Cuba o Ecuador.
      D. / Da. té, Vd se equivoca en ese aspecto.
      Carece de entidad lógica o científica comparar sociedades tan diversas, además, de países que geopolíticamente son tan diferentes.
      SudAmérica gira sobre Brasil, no sobre Uruguay o Chile.
      Apenas nosotros o Colombia y Venezuela -exclusivamente por los petrodolares ésta última- podemos sustraernos en algo a ésta condición de lider geopolítico de Brasil.
      Somos unas muy menores “Canadá en relación a Estados Unidos”.
      De una lectura, si bien no desecha como Vd. el repartir cargos por sexo, tiene la virtud de exponer que esa “política” lejos de beneficiar a las mujeres les significa -en las legislaturas- un “techo de cristal”.
      Bueno sería que como Vd. afirmara que no hay que repartir los cargos por el sexo, y afirmara, que la única forma de producir un mejoramiento de las condiciones de vida es gastando dinero en educación y en las contingencias propias al género.
      Esto último, por dar el ejemplo más evidente, la maternidad o la policia de trabajo que asegure el pago igual por igual tarea, y la lista puede seguir.

  4. Todos tus deudos/as
    25 octubre 2011 13:58 a las 13:58

    Muy bien queridos homos, siquiera podrían disimular un poco. Creánlo, a pesar de que resultó una practica aceptada por todos, lo masculino no es sinónimo de lo humano. No se pongan tan nerviosos es bueno vivir en un mundo de iguales donde no haya espacio para el poder asimétrico, o lo que es lo mismo para el abuso de poder. Gracias y bienvenidos al mundo de la solidaridad y colaboración entre géneros. Grande Berto, con este post te vas a divertir leyendo hasta los comentarios de los dinos…

  5. lafiera
    25 octubre 2011 20:53 a las 20:53

    Ser Juez es desempeñarse en un cargo de mucha responsabilidad e importancia y solo deben ser designadas las personas idóneas, sin importar el género, porque el hecho de ser hombre o mujer no garantiza ni honestidad, ni capacidad, ni nada.- Cualquiera de los dos puede ser bueno o malo por lo tanto creo que ni siquiera debe ser tomado en cuenta el género cuando se designa un juez.- Ademas tampoco se puede vivir en un “mundo de iguales” porque no todos somos iguales, hay gente honesta y hay gente corrupta, hay gente idónea y hay gente inservible, hay gente que le gusta trabajar y gente que no, y ninguna de esas cualidades o defectos tiene que ver con el género, entonces solo deben participar en la designación las buenas personas, sean hombres o mujeres. No sé a qué se refiere “Todos tus deudos…” con lo de “colaboración entre géneros”, me parece que esta persona sí hace diferencia entre los mismos.

    • de Color
      25 octubre 2011 21:54 a las 21:54

      con algunas personas quisiera colaborar en muchos sentidos porque dan plenitud a mi espíritu.

  6. de Color
    25 octubre 2011 22:00 a las 22:00

    miren, no creo k sea “actual”: el gobierno de Finlandia desde hace un año no es muy “progresista” que digamos como para gastar plata en los sudamericanos.
    De hecho, hasta piensa en no gastarla en los europeos, especialmente si son de países parecidos a los sudamericanos…
    Me lo voy a leer con detenimiento para encontrar más que conclusiones metodología y tiempo.

  7. de Color
    25 octubre 2011 22:22 a las 22:22

    El tiempo de los cuestionarios, las reuniones de “expertas” -no puede haber expertos-, y metodología -escasa- está en la página 8.
    ¿Las expertas quienes fueron? ¿Quien les pagó?
    Es llamativo que esto no se trate el “sector privado”.
    Pero lo más llamativo que hay es que no se aporten las estadísticas que avalan todas las “conclusiones” sin contar que es “autorreferencia” continua en el caso de Argentina especialmente a un informe que llega hasta 2008 y se publica en 2009.
    De igual manera, si tomamos como método buscar la palabra Argentina continuamente en las 90 hojas que están en castellano, podemos darnos cuenta de éstos detalles que le restan apoyo cientifico o como estudio de campo al informe.
    Se que no le va a gustar a ninguno lo que digo. Las mejores formas de saber si hay un progreso para las mujeres es ponderar cuantas terminan la secundaria, cuantas tienen empleos normales -ni siquiera dignos-, que porcentaje sufre de perdidas de calcio, de desnutrición, o los porcentajes que llegan a la senectud de cada generación.
    Déjenme de tonterías: el poder no es ser diputadas o jueces, sino que la generalidad pueda desarrollar proyectos personales independientes, decididos por ellas mismas, llegar a la edad adulta.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: