Inicio > Uncategorized > Agobio

Agobio

“Sentir el agobio que produce la frustración en el ejercicio de la función, la falta de contención de mis superiores, la inexistencia de referentes válidos, la inutilidad del trabajo bien realizado”.

¿Quién lo dijo? ¿Un trabajador de la construcción, un empleado de comercio, un periodista?

La respuesta, aquí.

Sin personalizar, eh.

Share

Anuncios
Etiquetas:
  1. judicial
    3 noviembre 2011 22:35 en 22:35

    Berto si es posible publica la nota completa, porque mas de uno seguro no abrira el lugar señalado y se perdera la oportunidad de leer tan buen discurso de despedida. Principalmente te lo pido para que sea leido por ese gran numero de jovenes que por tener el titulo de abogado, creen que pueden acceder a cualquier cargo sin la mas mimina experiencia, creo que les vendria muy bien leer las palabras de esta Señora Juez….

    • 3 noviembre 2011 22:43 en 22:43

      La nota completa:

      VIEDMA (AV).- Tras 38 años de servicio y en su acceso a los beneficios jubilatorios, la camarista penal de Viedma Susana Milicich de Videla se despidió ayer del personal, funcionarios y jueces. Lo hizo por el altavoz de la sede central.

      Resaltó el trabajo de la gran mayoría de los judiciales “desde hace tiempo no reconocido, no estimulado, en algunos casos maltratados y que a pesar de todo sigue siendo un ejemplo en los planteles de empleados del Estado”.

      En estos 38 años judiciales, Milicich cumplió varias funciones desde jefa de archivo, secretaria de la Cámara Laboral y de Apelación en lo Civil y en lo Penal, Defensora Civil y Penal, Fiscal de Cámara, Procuradora General durante varios meses y 20 años en el ejercicio de la magistratura.

      Dijo haber vivido tiempos felices en esta que fue su casa “y otros no tanto, sobre todo los últimos 15 años. Sentir el agobio que produce la frustración en el ejercicio de la función, la falta de contención de mis superiores, la inexistencia de referentes válidos, la inutilidad del trabajo bien realizado. Pero no puedo quejarme porque también gocé de mi época primera que duró muchos años, donde fui formada por gente de valía, que me trasmitían conocimientos y experiencias propias, lo que me permitió más tarde asumir con más aplomo tanto las nuevas tareas como los nuevos tiempos que plantearon situaciones de deterioro para las cuales no nos habían preparado”.

      Al hacer referencia a los funcionarios jóvenes señaló que “no por caminar ligero se llega más rápido. En tareas como éstas se impone ser excesivamente prudentes porque la suerte de los derechos del ser humano encuentran aquí el último bastión de sus defensas”. Trasmitió la energía necesaria “para seguir en la lucha sin decaer para no dejar de seguir forjando utopías, para insistir sin límites en recuperar los principios perdidos, para restablecer el respeto por el ser humano y la comunicación sin agresiones. Para construir y no para destruir, para saber valorar el trabajo de los que apuestan con su esfuerzo a brindar una mejor administración de justicia y, sobre todo, para tener el coraje necesario que imponen estos tiempos: el resguardo a ultranza de la independencia de la Justicia tantas veces perdida en los corrillos del poder y tan vacía de contenido en los discursos de quienes son sus principales custodios”.

      Un cerrado aplauso de los empleados y algunos funcionarios que escucharon desde los distintos pisos agradeció las palabras de la camarista.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: