Inicio > Uncategorized > Nueve años de la cámara oculta, la causa que cambió al Poder Judicial de Neuquén

Nueve años de la cámara oculta, la causa que cambió al Poder Judicial de Neuquén

El expediente de la cámara oculta, de cuya foja 1 se cumplen 9 años, atravesó los despachos de casi todos los magistrados y funcionarios del fuero penal de Neuquén capital. Como un talismán, luego del contacto con la causa muchos tuvieron un ascenso; otros fueron al destierro. Sus efectos perduran hasta hoy y se proyectan sobre el futuro. No por casualidad, cuando al ex gobernador Jorge Sobisch lo filmaron con cámara oculta estaba intentando imponer a tres abogados de su confianza en el Tribunal Superior de Justicia. No lo pudo hacer en ese momento, pero sólo sería cuestión de tiempo.

Los planes de Sobisch para controlar el Tribunal Superior comenzaron a vislumbrarse en diciembre de 2001. Su objetivo, como él mismo admitió, era evitar que volvieran a pasearlo por los juzgados acusado de presuntos hechos de corrupción. Los números en la Legislatura, que presidía Jorge Sapag en su carácter de vicegobernador, no le eran favorables y en ese contexto se produjeron sus charlas con el entonces diputado radical Jorge Taylor, quien se aprestaba a renunciar porque había migrado a Recrear. Sobisch quería convencerlo de que antes de irse diera el quórum que necesitaba para imponer a sus candidatos a vocales.

Taylor filmó con cámara oculta esas conversaciones con Sobisch y Osvaldo Ferreyra, por entonces vicepresidente de la Legislatura, en las que se habla de un ofrecimiento de dinero (en Lecop) y créditos. Algunos tramos del video fueron difundidos por televisión y el 7 de diciembre de 2002 quien era fiscal de Delitos contra la Administración Pública, Pedro Telleriarte, abrió de oficio una investigación que todavía no llegó a juicio. Tuvo como imputados a Sobisch (luego sobreseído por la Corte Suprema), Ferryra, el ex asesor Martín Segovia y el ex funcionario Eduardo Carbajo.

Segovia entró al caso acusado de haber ofrecido dinero a una escribana a cambio de un acta antedatada que supuestamente Ferreyra pensaba utilizar para acusar a Taylor.

Al día de hoy, Ferreyra y Segovia son los únicos que siguen involucrados en la causa y a la espera de juicio oral.

La imputación de Telleriarte recayó en el despacho del juez Juan Gago, quien se apartó. Lo recibió entonces el ex juez Roberto Abelleira, quien sobreseyó a todos los imputados. (Abelleira fue luego ascendido a fiscal de Cámara y a juez de Cámara aunque nunca llegó a asumir el cargo, y se jubiló).

La fiscalía apeló el sobreseimiento y el expediente subió a la Cámara Primera que lo revocó sólo en parte ya que dejó firme el sobreseimiento de Sobisch. Fue un fallo por mayoría: a favor votaron Jorge Sommariva y Roberto Fernández y en contra lo hizo Cecilia Luzuriaga.

Hubo una nueva apelación fiscal, firmada por Telleriarte y Ricardo Mendaña, y el caso llegó al Tribunal Superior. Para entonces Sobisch había sido reelecto con una cómoda mayoría legislativa que le permitió instalar en el TSJ a Sommariva y Fernández. Más tarde les sumó a Eduardo Badano, quien ya como vocal del Tribunal, votó por mantener el sobreseimiento del gobernador.

Entre tanto, el ascenso de estos tres camaristas a vocales del Tribunal Superior provocó un corrimiento de cargos que, sumado a la creación de numerosos juzgados, fiscalías y defensorías en toda la provincia, permitió consumar lo que se conoce como la colonización del Poder Judicial.

Decenas de magistrados y funcionarios ingresaron o tuvieron ascensos meteóricos sin concurso y, en muchos casos, sin control legislativo, porque la legislación lo permitía.

Volvamos a la cámara oculta. Mendaña, fiscal de Cámara, y Alberto Tribug, fiscal del TSJ, lograron que el expediente llegara a la Corte Suprema.

En 2004, Tribug estuvo a punto de ir a juicio político. Mendaña fue sometido a un jury escandaloso y destituido (años después la sentencia sería anulada). En ambos casos la acusación la presentó el ex diputado Oscar Gutiérrez, ultrasobischista.

El tiempo siguió pasando y se ingresó en una zona roja: la causa de la cámara oculta estaba a punto de prescribir. Ya había otro fiscal al frente: Pablo Vignaroli, un ex deudor incobrable del Banco Provincia de Neuquén (Telleriarte había recibido lo que en esa época se llamaba un entierro de lujo: el ascenso a defensor de Cámara).

Vignaroli pidió la indagatoria de Ferreyra y Segovia, pero no había quien las tomara: ocho jueces se excusaron, la mayoría por amistad con Segovia. Algunos habían ascendido al puesto de magistrado en estos años de fenomenal recambio.

Por orden de la Cámara de Apelaciones las indagatorias las tomó Humberto Mazzitelli, quien elevó la causa a juicio días antes de jubilarse.

En cuanto a Vignaroli, fue ascendido a fiscal de Cámara y en 2008 se excusó de seguir interviniendo por amistad con Segovia, cuya indagatoria había pedido antes.

Tantos magistrados habían intervenido a lo largo de los años que no había quién realizara el juicio oral contra Ferreyra y Segovia, porque todos ya habían opinado o se habían excusado. Se logró reunir a tres: José Andrada, Héctor Dedominichi y Dardo Bordón. El primero de ellos se jubiló, de modo que habrá que reemplazarlo si se intenta hacer el juicio en 2012.

La frase

Sin saber que lo estaban filmando, Jorge Sobisch pronunció una frase que transparenta todo lo que sucedió: “yo salí de acá (de la gobernación que ejerció entre 1991 y 1995) pobre, hecho un desgraciado, y me pasearon por todos los juzgados. Entonces uno empieza a tener miedo. En el buen sentido de la palabra”.

Volvió al gobierno en 1999 y dos años después puso en marcha lo que ha sido descripto como un proceso de colonización del Poder Judicial. En diciembre de 2001, cuando el país estaba asolado por corralito y cacerolazos, desplazó a dos de los cinco vocales históricos del Tribunal Superior de Justicia: a Fernando Macome le dio por decreto una jubilación de privilegio, a Rodolfo Medrano lo presionó con un posible cambio en la ley de jubilaciones. Un tercero, Armando Vidal, se fue solo con su salud quebrada.

De inmediato envió ternas de reemplazantes, tal como contemplaba la Constitución vigente en esa época. Las encabezaban su ex abogado personal Juan Angiorama, el ex ministro felipista Carlos Silva (“amigo mío de toda la vida”, según dijo ante la cámara oculta) y Marcelo López Mesa (“me lo vendió el ministro Alfredo Pujante”, reveló también ante la cámara).

La resistencia que generaron las postulaciones impidió que Sobisch reuniera los 19 diputados que necesitaba (de acuerdo con el sistema vigente antes de la reforma constitucional) para habilitar la sesión secreta en la cual sus candidatos serían ungidos en las vocalías.

La Legislatura, que en ese entonces presidía Jorge Sapag, quedó paralizada. El bloque del MPN sobischista, que contaba con 14 votos, logró la adhesión de tres menemistas (Carlos Asaad, Carlos Machi y Marité Berbel) y un radical (Rubén Vandalda). El diputado 19, creyó Sobisch, podría ser Taylor. Por eso lo llamó para conversar.

Share

Anuncios
  1. maria elisa
    9 diciembre 2011 12:01 en 12:01

    que bueno que podamos recordar en estos momentos, todo lo ocurrido, desde ese momento la justicia cambio, arribaron funcionarios, que tenian codigos propios, todo se volvio tan confuso, que a esta altura, y viendo que todo vuelve a repetirse, es dificil pensar en un futuro promisorio, creo que las vallas tendran que ser cada vez mas solidas, porque todo esto repercute por supuesto en la sociedad, como se ve todo es politico por lo tanto. seria bueno, que cada uno/a que vota sepa que tambien esto lo ataña.

  2. Juan Dedios
    9 diciembre 2011 16:55 en 16:55

    Al ver el suplemento publicitario sentì una profunda vergueza. No voy a tener vida pero dentro de dos años los que me sobrevivan preguntenlen a Russo, Corvalan e Inaudi , ante la continuidad sin tiempo determinado del actual sistema y las enormes sumas de dinero que se habràn desembolsado hasta ese momento sin saber siquiera como armar un jurado independiente en ciudades de 30.00 habitanmtes entre tantas cosas y sin jueces ni fiscales que sepan de que se trate de que se reìan en las fotos de ese panfleto publicitario del año 2011.

  3. 10 diciembre 2011 18:11 en 18:11

    Rodolfo Medrano me envió esta nota con pedido de publicación:

    Estimado Berto : leo la publicación en su blog del artículo “Nueve años de la cámara oculta”… En ella expresa, refiriendo los acontecimientos relacionados con la colonización del Poder Judicial , a partir del 2001, y cuando describe la puesta en marcha de ese proceso por parte del gobernador : ….”desplazó a dos de los cinco vocales históricos del Tribunal Superior de Justicia : a Fernando Macome le dió por decreto una jubilación de privilegio, a Rodolfo Medrano lo presionó con un posible cambio en la ley de jubilaciones. Un tercero, Armando Vidal, se fué solo con su salud quebrada”.

    Atribuir mi retiro a presiones o amenazas, resulta una aseveración que no se ajusta a la realidad. Igual error advertí hace mucho tiempo en su primer artículo sobre la colonización. Oportunidad en la que me molestó sobremanera la inexactitud, que no debí dejar pasar, y que ahora, por reiterada, hace inexcusable la aclaración que descarto sabrá publicar.

    1) En orden cronológico, mi renuncia se produjo cuando ya se habían jubilado los Dres. Macome y Vidal. 2) En el ejercicio de todas las funciones que la vida me deparó, jamás existió espacio para las presiones. En este caso, los esporádicos llamados de un diputado oficialista, que con la excusa de tratar algún tema institucional , “me hacía el favor de avisarme que se iba a modificar la ley de jubilaciones”, no revestía trascendencia para mis decisiones, que siempre estuvieron orientadas a trabajar con vocación de servicio y no con el fin de asegurar una jubilación. 3) El 27/12/2001 la Legislatura sancionó la modificación de la ley de jubilaciones de magistrados y funcionarios judiciales. Enterado de su contenido, el 28/12/2001, previo análisis con mis dos colegas, Dres. González Taboada y Otharan, presenté la renuncia. 4) En consecuencia, no me desplazó la presión por “un posible cambio en la ley de jubilaciones”, sino que renuncié en un acto de libre voluntad, ante un cambio real, operado mediante sanción en la ley de jubilaciones. No por presión alguna en función de un hecho posible, sino por convicción ante un acto legislativo cierto, concreto, que acarreaba consecuencias no deseadas. El origen del proceso, hace innecesario especular con el resultado que tendría la promulgación. 5) La modificación legal significó que en lugar de sobrarme tres años para la jubilación (que no estaba en mis planes) , pasaron a faltarme nueve. 6) Como el acompañamiento de mis dos colegas no hubiera sido por mucho tiempo (en el caso de optar por quedarme para hacer mayoría), el futuro me hubiera deparado integrar un cuerpo, en el que, aunque no compartiera sus decisiones, me hubiera sido imposible la convivencia, por lo que también hubiera terminado con mi renuncia. La falta de independencia y la puesta en marcha de la colonización que tal lo previsto sucedió, eran algo que no estaba dispuesto a permitirme ni tan siquiera con mi mera presencia.

    Un abrazo.

    Rodolfo G. Medrano

  4. ip010101
    12 diciembre 2011 0:34 en 0:34

    Muy buena la sintesis.
    La leccion es que no aprendemos las lecciones…

  5. maria
    13 diciembre 2011 0:25 en 0:25

    ya que recordamos la cámara oculta… la única fiscal de cámara que hay en la primera circunscripción, no interpuso recurso alguno en contra de la declaración de insubsistencia, ni siquiera fue coherente con su propio criterio, puesto que antes de declararla la cámara le dio la intervención necesaria, oponiéndose, en cinco renglones (en serio son sólo cinco); sin embargo, se vendió como la gran independiente…. y cuando debió demostrar en los hechos (es la causa paradigmática de corrupción de esta provincia) no hizo absolutamente nada…o será que tal comportamiento es para hacer mérito en el gran cargo que se deja vacante???

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: