Inicio > Uncategorized > Reforma procesal penal: “Hace falta una nueva generación de jueces”, dice Alvarado Velloso

Reforma procesal penal: “Hace falta una nueva generación de jueces”, dice Alvarado Velloso

“En otras partes del país y de Latinoamérica, las reformas procesales fracasaron porque los operadores del sistema son hombres de mi edad formados en el sistema inquisitorial. Hace falta una nueva generación, con mentalidad nueva. Y mientras tanto, mucha capacitación”.

Así lo afirmó Adolfo Alvarado Velloso, destacado profesor en derecho procesal y director de una maestría que se dicta en Neuquén por un convenio con el Colegio de Abogados y la Asociación de Magistrados.

En una de sus últimas visitas lo entrevisté para el diario “Río Negro” sobre el nuevo Código Procesal Penal, recién aprobado por la Legislatura neuquina.

Señaló que la provincia “ha dado un paso muy grande hacia la constitucionalización del proceso. La ley que tienen en Neuquén es perfectible pero es la mejor de todas, no hay ninguna igual, porque además incluye el juicio por jurados que es una manda constitucional”.

Alvarado Velloso advirtió que “hay que hacer una capacitación extrema, importante, decidida, de los jueces que van a usar el sistema, porque no se trata de que cambió el papel, cambió la mentalidad. Si eso no se entiende no va a funcionar, como pasa en Colombia, México o Chile”.

Se puso como ejemplo al señalar que “yo soy formado en el sistema inquisitorial. Hay que dar un paso muy grande para entender esto. En el sistema acusatorio el juez es neutral y asegura la igualdad de los desiguales con su propia imparcialidad”.

Sobre el mismo tema, dijo que “en otras partes el sistema acusatorio fracasa porque los operadores del sistema son hombres de mi edad formados en el sistema inquisitorial que no han sido capacitados”.

–¿Hace falta una nueva generación de jueces?

–Sí. En la provincia de Buenos Aires, hombres jóvenes de 30 o 40 años ganaron los concursos de jueces de garantía. Es la mentalidad nueva, nunca trabajaron en el sistema anterior, y se desempeñan perfectamente. No hay queja de ellos.

–¿Y en la universidad, cómo se forma a los abogados?

–En el sistema inquisitorial. En la Universidad del Comahue nadie enseña el sistema acusatorio. Ademas la provincia de Río Negro tiene el Código Procesal Civil más inquisitorio de la Argentina, es notable lo perverso que es, y los profesores de esa materia son de procesal civil, que dan la tónica de cómo es el proceso”.

–¿Y mientras aparecen las nuevas camadas de jóvenes jueces?

-Es imprescindible una capacitación obligatoria para todos. Algo hay que hacer, más que ir a una conferencia mía un ratito. En Buenos Aires se enseña la filosofía del sistema acusatorio, las técnicas propias, cuál es el papel del juez, el poder del fiscal, del defensor, y se trata específicamente el área de la libertad, cómo se trata la impugnación cuando se pierde la libertad.

Share

Anuncios
  1. leopoldina erezuma
    26 diciembre 2011 21:02 en 21:02

    Cuánto son ciertas las reflexiones del Dr. Alvarado Velloso. Realmente es un reto lo que se viene, tuve la suerte de vivirlo hace casi quince años en la provincia de Buenos Aires, constituye además un aliciente para aquellos que fuimos formados y operadores del sistema acusatorio. Espero que el tiempo que queda hasta que entre en vigencia el nuevo código, sea utilizado y optimizado para que pueda finalmente comprenderse cuál es el modelo de juez apto para poner en marcha el nuevo sistema. Igualmente creo que resulta sumamente necesario además, un código de ética judicial, temática en la cual el Consejo de la Magistratura de la Provincia de Buenos Aires se encuentra capacitando a los aspirantes a jueces, fiscales y defensores oficiales, ètica no solamente en el ejercicio de la función, sino también en su vida privada. Espero realmente que ese cambio de “mentalidad” se logre finalmente, aunque no podré ser partícipe del mismo ya que retorno el próximo año a desempeñarme laboralmente en la justicia bonaerense.

    • Neuquino
      27 diciembre 2011 8:13 en 8:13

      Buen viaje!!!!!!

  2. Chamorro
    27 diciembre 2011 18:44 en 18:44

    Ojo con Don Alvarado V., cada cosa en su justo lugar, no son idénticos todos los procesos, como predica la escuela de este profesor; no es lo mismo un juicio ejecutivo que un proceso de familia, de alimentos o laboral, porque en estos ultimos el juez tiene y debe ejercer mayores facultades a fin de arribar a la verdad material y no la formal de un típico proceso civil. Es la desigualdad de las partes de esos procesos diferentes lo que justifica un tratamiento diferente.

  3. azucena
    27 diciembre 2011 20:36 en 20:36

    Chamorro, claro que no es lo mismo, algunos de los procedimientos que usted menciona no son PROCESO.

    • petiso orejudo
      31 diciembre 2011 9:42 en 9:42

      Tonces que son? Procedimientos? por qué no se clarifica

  4. Hector Luis Manchini
    29 diciembre 2011 11:55 en 11:55

    Pongo de manifiesto mi experiencia personal: Lo importante no es el sistema procesal que se adopte sino la laboriosidad, interès, conocimientos, experiencia, sentido comùn, criterio independiente y lògico estos es la calidad del funcionario o magistrado que lo aplique. Màs de 40 años de abogado y nmagistrado, avalan la certeza de la afirmaciòn precedente.

  5. petiso orejudo
    31 diciembre 2011 10:05 en 10:05

    Su pensamiento es contrario a la República y a la Democracia; propiamente corporativo y despreciativo de las estructuras.
    El pensamiento que llevó al desastre nacional continuo.
    Las sociedades no deben fundar su funcionalidad y resultados en los “hombres providentes” sino en las instituciones, en los procesos establecidos -y en la capacidad de cambiarlos- pero antes que nada en la certidumbre de que todos sus funcionarios son cumplidores y ejecutores de la ley.

    Si los pueblos no se ilustran, si no se vulgarizan sus derechos, si cada hombre no conoce lo que vale, lo que puede y lo que se le debe, nuevas ilusiones sucederán a las antiguas, y después de vacilar algún tiempo entre mil incertidumbres, será tal vez nuestra suerte mudar de tiranos sin destruir la tiranía.

    … es cierto que el pueblo debe esperar todo lo buenode sus representantes, pero deben aprender por si mismos lo que es debido a sus intereses y derechos.

    Yo me lisonjeo que dentro de poco tiempo serán familiares a todos los paisanos ciertos conocimientos que la tiranía había desterrado; entretanto debo reglar por ellos mis exposiciones, y decir francamente que la verdadera soberanía de un pueblo nunca ha consistido sino en la voluntad general del mismo; que siendo la soberanía indivisible, e inalienable, nunca ha podido ser propiedad de un hombre solo; y que mientras los gobernados no revistan el carácter de un grupo de esclavos, o de una majada de carneros, los gobernantes no pueden revestir otro que el de ejecutores y ministros de las leyes, que la voluntad general ha establecido.

    En una democracia de verdad, el pueblo no debe conformarse con elegir a sus gobernantes, debe gobernar a sus elegidos.

    El hombre es bueno, pero vigilado es mejor… y el proceso es la forma de vigilar a los hombres buenos que tienen por oficio gubernamental el de la realización de la justicia y paz sociales.

    La última la robé pero le puse un agregado es mío 😉

    Con cinco décadas de haber visto los desaguisados a que lleva su pensamiento.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: