Inicio > Uncategorized > La ‘McDonalización’ en el proceso penal, libro de Germán Martín

La ‘McDonalización’ en el proceso penal, libro de Germán Martín

“Hay sobreexpectativas con el sistema acusatorio. Se dice que va a mejorar la seguridad, pero yo no lo arriesgaría. En todo el proceso de reforma procesal penal quedó solapado el debate político: ¿hacia dónde hay que apuntar? ¿Qué problemas queremos resolver?”

Las definiciones pertenecen a Germán Martín, quien entre otros títulos es especialista en derecho penal y criminalística en la facultad de Derecho de la Universidad Nacional del Comahue y de la Universidad de Medellín. Además es fiscal de Delitos Juveniles en Neuquén.

Martín acaba de editar “Sistemas, defensas y la ‘McDonalización’ del proceso penal: Un diálogo entre el sistema procesal penal de Río Negro y el de Colombia”.

Explicó que eligió la comparación entre una provincia que tiene un sistema inquisitivo y un país donde se aplica el sistema acusatorio.

-¿Y la McDonalización? –le pregunté.

-Es porque hay una idea productivista del proceso. El sistema inquisitivo funciona como una línea de montaje, es muy ‘Fordiano’. El individuo ingresa por un extremo, se le van agregando elementos al expediente, se lo ‘procesa’ como un producto. En el sistema acusatorio se habla de ‘usuarios’ y se le ofrecen ‘combos’. La idea es hacer más eficiente el sistema, pero se asimila eficiente a la producción de condenas, no a una mejor administración de justicia”.

Martín señaló que “hay una justicia penal negociada. No hay más juicio. Se negocia, el fiscal hace acuerdos con la defensa en base a la presión, al miedo a una condena mayor si van a juicio”.

-¿La justificación no es ahorrar costos al sistema?

-Entonces quiere decir que hay una visión economicista del proceso judicial. Es otro concepto. Si todo se va a negociar, entonces que se haga respetando los principios de publicidad. Que esos acuerdos no se hagan en una oficina entre abogados, sino en público, con presencia de la víctima y del imputado”.

Martín dedica un largo capítulo de su libro a este tema. En uno de sus párrafos plantea: “es probable que nuestros fiscales sólo recurran a la negociación cuando no tengan suficientes elementos probatorios o evidencia física y, por el contrario, opten por el juicio oral cuando posean una investigación sólida. En la situación planteada se deslegitimaría todo el proceso por cuanto se estaría instituyendo la figura sólo en función de las necesidades de una de las partes. Además: ¿Dónde queda el in dubio pro reo? Es decir, si existen dudas, ¿aun así se debería acusar? ¿o ello es sólo para el juzgador?

About these ads
  1. 31 enero 2012 14:57 en 14:57 | #1

    La verdad que no he leído el libro.de cualquier forma me permito algunas reflexiones:1) una “lectura en clave democrática” del proceso penal nos obliga a destruir el sistema inquisitivo, 2) eso no asegura de ninguna forma un sistema penal igualitario o un sistema penal orientado a las consecuencias,3) un “buen ejemplo” de NO REFORMA lo respresenta el reciente de Neuquén, donde la burocracia política y judicial se adueño de la reforma y sus alcances, 4) no comparto los dogmatizamos y discursos de biblioteca…los presos del sistema político son seleccionados en una operación política que funciona así desde hace mas de cinco siglos, 5) creo que nos merecemos un debate a fondo acerca de los objetivos políticos de la reforma, no como el proporcionado por quienes participaron de la reforma de la ley, mostrando un simulacro de “juicios por jurados” como una herramienta de marketing…Fraternalmente….

  2. 31 enero 2012 19:20 en 19:20 | #2

    Ampliando el tema, me parece que esta idea de la McDonalización del proceso penal ya no es novedosa nivel jurídico. Quería comentar que el núcleo central de la obra “La McDonalización del proceso penal) fue el fruto de un trabajo de investigación del colombiano Ricardo Molina Lopez, luego de un seminario titulado “Consecuencias jurídicas del delito” en el año 2008. «La McDonaldización del proceso penal», en: RFDCP, n.o 109, 2008, págs. 307-321.
    Dejo el enlace del trabajo para aquellos que quieran leerlo:
    http://www.google.com.ar/url?sa=t&rct=j&q=mcdonalizacion%20proceso%20penal&source=web&cd=3&ved=0CDAQFjAC&url=http%3A%2F%2Fdialnet.unirioja.es%2Fservlet%2Ffichero_articulo%3Fcodigo%3D2915308%26orden%3D0&ei=K8EnT4zxHMGi2gXS-rzAAg&usg=AFQjCNFvwZBBcJqCEIWx5Ou34MTSLmvJRw&cad=rja

    Estos lineamientos e ideas fueron entonces publicados por el Dr. Ricardo Molina Lopez, por aquel entonces un estudiante de doctorado. En este sentido, su “original idea” fue comparar aspectos del proceso penal entre Colombia y España. La tesis doctoral fue hecha en el año 2010 y presentada el año pasado (26/03/2011). “LA CONFORMIDAD EN EL PROCESO PENAL. (Análisis comparado de las legislaciones española y colombiana)”.
    Se trata de una tesis doctoral muy extensa (670 páginas) que tiene todos los detalles de esta temática a nivel jurídico, accesible para cualquier mortal que se interese en el tema.
    En esta página está el archivo pdf con la tesis completa para descargar:
    https://www.educacion.gob.es/teseo/mostrarRef.do?ref=921495#

    Entre las conclusiones Molina Lopez dice: “El desarrollo legislativo que se ha producido en España y Colombia sobre la conformidad en el proceso penal, ha dado muestras de la influencia del modo de concebir en los EE.UU. los asuntos propios del proceso penal. La visión netamente económica del Derecho y el diseño gerencial de la persecución penal ha quedado plasmada en la introducción de órganos y estructuras procesales en las que se privilegian los factores cuantitativos en perjuicio de los valores de justicia.”. “En el momento actual se hace necesario comprender que los principios jurídicos y la realidad de la aplicación del Derecho no pueden transitar por caminos distintos. Es evidente que la realidad se rebela contra la presión estática de los principios. Muchas veces éstos han sido concebidos o dotados de contenidos desde una perspectiva netamente teórica, alejada absolutamente de la realidad. Ello implica la necesidad, no solo de retornar al juicio sino también al conocimiento de la práctica cotidiana del sistema judicial.” “…la flexibilización de la estructura del proceso penal puede mermar gravemente las garantías del imputado, al no existir criterios uniformes de actuación por parte de los órganos encargados de la aplicación de dichos criterios. A ello puede aunársele, en octavo lugar que la ausencia de publicidad que reviste la aplicación de estos principios, anula la posibilidad de su control por parte de la sociedad en general”.

    CPP Colombia y CPP España… CPP Colombia y CPP de Rio Negro… …
    Por tratarse de la misma idea, conceptos jurídicos y reflexiones meticulosamente desarrolladas en el trabajo del Dr. Ricardo Molina Lopez en el año 2010, no me sorprendería encontrar “muchas coincidencias”.
    Seguramente esta tesis doctoral estará citada en la bibliografía de referencia.

  3. Lola Finochietti
    1 febrero 2012 13:37 en 13:37 | #3

    Me permito hacer un par de reflexiones sobre las opiniones de mis amigos Germán Martín y Gustavo Palmieri, aprovechando que este blog suele ser muy leído por la “gente del ambiente” …judicial.
    Creo –sin haber leído el libro, sólo por el reportaje- que la comparación del proceso tradicional con la “Fordización” de la producción y el acusatorio con la “MacDonalización” es seductora pero no del todo cierta ni justa, comparto con Gustavo Palmieri que hay razones vinculadas con la democracia y la vigencia del Estado de Derecho que obligan a eliminar el inquisitivo e instaurar un sistema acusatorio y me parece que no deberíamos banalizarlo reduciéndolo a pasos mecánicos que conducen a obtener un producto porque, en todo caso, el sistema penal no produce autos o hamburguesas, sino presos, víctimas, marginados, como diría Nils Christie “administra cucharadas de dolor”.
    A Gustavo, pedirle que no se adelante a vaticinar que en Neuquén hubo una NO REFORMA cuando ni siquiera se ha dado un paso para implementarla. Firmar la partida de defunción de un sistema antes de que empiece a aplicarse me parece un boicot innecesario, en todo caso trabajemos todos juntos para que en la implementación no triunfe la contrareforma que siempre entrañan en su propia génesis estos procesos.

  4. 1 febrero 2012 18:06 en 18:06 | #4

    El amplio debate político sobre la reforma procesal penal se dio en Neuquén, durante casi tres años, a comienzos de los 2000. En ese proceso(diría la primer etapa)quedó bien claro que la reforma debía ser realizada no solamente para adaptar la norma a la constitución y los pactos sino porque la ciudadanía estaba cansada de la justicia ineficaz, de que sea lenta, que la víctima no participe, que no haya publicidad, etc. Ese proceso fue muy importante porque ahí quedó plasmada la necesidad, lo negativo fue que no tuvo respuesta legislativa. Fue un proceso pluralista, participativo y democrático y las conclusiones permanecen intactas y aplicables a la realidad de hoy. El proyecto que escribió la comision redactora (sus mismos lineamientos, mas la adaptación lógica de 10 años después y el juicio por jurado es el nuevo código sancionado)fue revisado 2 veces por una comisión revisora y consultiva integrada por el Colegio de abogados y varias instituciones más. Y en ese proceso participaste activamente Gustavo, vos, Oscar Pandolfi y Ricardo Cancela representaron al Colegio de Abogados.Si a eso le agragamos que el Proyecto que hicieron Inecip y el Instituto de derecho penal y procesal penal del colegio de abogados del 2008/2009 sirvió de base al Código sancionado finalmente y que vos fuiste uno de los 6 redactores de tal trabajo, que querés que te diga?, que tenés(mucho)que ver con el codigo que ya es ley. Sinceramente no creo necesario volver a debatir todo de nuevo. Cual es tu idea? hacer un “debate a fondo de los objetivos políticos de la reforma ” ? otra vez? te repito, fue hecho hace mas de 10 años…. aun así, pensás que saldría un producto distinto al que salió? no Gustavo, ya pasó la etapa legislativa y ahora viene otra mas dura todavía que es la de la implementación, y vos tenés mucho para dar debido a la gran experiencia que tenés en capacitación. En definitiva lo que interesa es la ciudadanía, la gente, que sigue esperando un mejor servicio de justicia.
    Un abrazo.

  5. German D. Martin
    1 febrero 2012 19:43 en 19:43 | #5

    Estuve en duda en si contestar o no el comentario de “san google”, sobre todo por la utilización del anonimato. Porque creo que era innecesario porque no considero como ofensiva la nota tan solo como algo imprudente el tratar de desligtimar un esfuerzo académico (y a su autor) sin leer la obra tratando de instalar sospechas poco honrosas.
    Respecto de optar por un análisis comparativo de dos sistemas procesales nacionales, huelga decir, que cuando uno estudia en el exterior (ya sea un colombiano en España o un argentino en colombia) es un atractivo muy grande realizar como objeto de tesis un analisis comparativo de lo “que conozco” con lo que ”estoy conociendo”. Porque cotidianamente cuando vivimos y estudiamos en el exterior es inevitable encontrarnos comparando lo nuestro con lo que vemos.
    Respecto a lo que considero mas importante no me he apropiado del neologismo “mcdonalizacion”, ni de la idea de aplicarlo al proceso penal, el mismo es utilizado por la sociología estaounidense desde los años noventa. Ud. Lo podrá encontrar aplicado en infinidad de dimensiones academicas por ejemplo términos como “procesos mcdonalizados”, educación mcdonalizada” “mc jobs “( trabajo mcdonalizado), etc. Por lo menos a mi modesto entender quien primero utiliza el concepto es un sociologo estadounidencie en el año 1996 (citado en el libro) y quien incorpra el concepto de “mcdonalizacion”en una dimensión “penal” es una criminóloga venezolana tambien citada en mi obra, mucho tiempo antes del documento que ud. menciona y de mi trabajo.
    Si lo que ud. me imputa es falta de novedad, seguramente estará en lo cierto. Creo y ya hace algunos años he dejado de buscar las grandes novedades en nuestro ámbito (derecho) porque es una búsqueda frustrante y poco realista. Prefiero buscar abordajes novedosos, perpectivas innovadoras, revisación de conceptos, nuevas visiones del mismo objeto, etc.
    Repecto al trabajo que ud. menciona debo decir que no lo conozco y reconozco mi ingnorancia al respecto pero sospecho una gran solvencia de su autor. Mi obra también fue realizada mayormente durante el 2008 y como trabajo de tesis (aprobada y publicada)en Medellin, Colombia. El año 2009 fue ampliada y 2010 y 2011 fundamentalmente corregida. Durante todo este lapso tutores, correctores y amigos (algunos de ellos colombianos ) que leyeron los originales no me adviertieron del documento que ud. menciona, que tal vez me hubiera sido de mucha utilidad. Informalmente le comento que durante el desarrollo de la parte fundamental del trabajo alla por el 2008/2009 y aun creo que aun en el 2010 “google” “la mcdonalizacion del proceso penal” y no me aparecia el trabajo que ud. menciona.
    De todas manera le repito que el concepto de mcdonalizacion no pretende ser apropiado por quien esto escribe ni presentado como una novedad. Si ud. lee la obra advertirá que la modesta utilización que realizo del concepto en “Sistemas, Defensas y la Mcdonalizacion del sistema penal” tal vez sea una dimensión mas “política y cultural” que estrictamente económica como parece surgir del valioso trabajo aportado por Ud..
    De todas maneras, si solo hay dos obras que hablan de la mcdonalizacion en el “mundo google”, me quedo tranquilo, tampoco estamos tan mal desde el punto de vista de la originalidad (aun cuando en la obra expreso que la mayoría de los temas que trabajo son cuestiones co/razonadas organizadas mas o menos sistemáticamente en un libro).
    Le agradezco el debate.

  6. Marcelo Inaudi
    4 febrero 2012 13:01 en 13:01 | #6

    Impecable lo de Trincheri…

  7. Gustavo Palmieri
    7 febrero 2012 11:00 en 11:00 | #7

    Estimados…aprovechando los aportes en el blog dejo algunas “aclaraciones”:1) creo que no puede caber dudas que la reforma del sistema de enjuiciamiento criminal debe ser entendida como una “política pública”, 2) precisamente el “eje democrático” en mi opinión en estos procesos pasa necesariamente por ampliar los canales de “participación ciudadana”, 3) hace años que discutimos acerca de los “objetivos” de la reforma, pero al menos hasta donde tengo conocimiento siempre se vieron “encorsetados” por “intereses sectoriales”, 4) defino a “intereses sectoriales” a los que se corresponden con las “corporaciones” -en el caso de la reforma procesal penal – judicial, poilítica y tambien de los abogados (los tradicionalmente denominados “operadores”), 5) cuando hablo de la NO REFORMA no propongo de ningun modo un “boicot”, sino alertar acerca de la manera en que hasta este momento el “proceso” se viene dando, 6) en los paises americanos sobran los ejemplos de “reformas fracasadas” por la “impronta corporativa”, 7) en los años que han transcurrido en esta provincia discutiendo el sentido y el significado de la reforma procesal, la “corporación política” acompañada por algunos integrantes de la “corporación judicial” son los que en verdad “boicotearon” el proceso, 8) Al menos en mi caso NO tengo ninguna duda de que los “objetivos políticos” de la reforma NO han sido consensuados, me refiero a “destruir el sistema inquisitivo”, “ampliar la participación ciudadana en la mayor medida posible”, “racionalizar la utilización del aparato punitivo estatal” y generar las condiciones para que ir hacia un modelo de “contra selectividad penal” (que el sistema se ocupe de lo politica criminalmente relevante y no en más del 70% de los casos en la actualidad en infracciones a la propiedad privada y en grado de tentativa o flagrancia), 9) naturalmente que no pierdo las esperanzas en que en posteriores “etapas” en el proceso de implementación la “intervención activa” de las corporaciones busque ser al menos aminorada por la “participación lo más activa posible” de otros “actores sociales” que en el proceso de reforma legislativa han sido excluídos (organizaciones sociales, de derechos humanos, agrupamientos académicos, ambitos universitarios, etc.), 10) esta provincia (como muchas otras) han sufrido (y en alguna medida siguen padeciendo) las “interferencias políticas”, bastando mencionar lo ocurrido en algunos “temas relevantes” de la ley sancionada: alcance de la intervención del enjuiciamiento por ciudadanos (excluyendo a los casos que pudieran afectar a la “corporación política”), alcance de la intervención de los ciudadanos en la persecución penal (para mantener el “mito-ficción inquisitivo” de la persecución penal pública, etc., 11) estoy convencido que estas cuestiones en un proceso “abierto” de discusión, habrían tenido una derivación distinta, 12) Ojala estemos a tiempo de rediseñar los criterios de intervención en la reforma para lograr una reforma exitosa…Fraternalmente…

  8. Silvia
    7 febrero 2012 11:28 en 11:28 | #8

    Impecable lo de Palmieri

  9. Javier
    22 febrero 2012 23:55 en 23:55 | #9

    ¿Dónde se puede conseguir el libro de Germán Martín? Soy de Santa Fe, y puse el nombre del libro y el del autor (incluso separadamente) en Google, y no lo he encontrado. Gracias.

  10. Guillermo D. Merlo
    4 marzo 2012 20:22 en 20:22 | #11

    Buenas tardes “bloggers”, antes que nada debo pedirles disculpas por no estar lo suficientemente interiorizado en el tema como Ustedes, ya que a varios los conozco y se quienes son; pero respecto a las reformas de los juicios por jurados, a poko de reflexionar me apremia un interrogante (capas ya esta zanjada y al no interiorizarme no lo se): como se daría cumplimiento con el pto H del art. 8 de la Convención Interamericana de DDHH? como podría ser revisada una desición que es tomada por un grupo de ciudadanos “comunes”? Alguna vez he leido que la doble instancia debe ser manejada con suma prudencia, y ese plus que tiene por sobre las demas garantías del art. 8 la ubica como “ultragarantía”. Que quede claro que la idea del juicio por jurado me gusta, pero como revisar desiciones que son tomadas unicamente por las intimas convicciones? Ahi no se estaría violentando el art. 19 de nuestra Const? Al Juez sentenciante si se lo puede revisar puesto que falla según la sana crtitica racional, pero repito, y las intimas convicciones?

  11. L…/
    9 mayo 2012 10:52 en 10:52 | #12

    El juicio por jurados, como sería llevado adelante en un pueblo chico? si la gente toma partido enseguida, ya sea a favor o en contra … como garantizan la imparcialidad?

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.174 seguidores

%d personas les gusta esto: