Inicio > Uncategorized > El Colegio de Abogados de Neuquén vigila con celo las opiniones de sus matriculados

El Colegio de Abogados de Neuquén vigila con celo las opiniones de sus matriculados

Esta historia empezó cuando a un abogado neuquino, Luis Virgilio Sánchez, se le ocurrió escribir esta nota de opinión en la que expresó, entre otros conceptos:

La actividad judicial sigue siendo cara e ineficiente y es justo reconocer que existan otras circunstancias, ajenas al propio Estado, que contribuyen a su encarecimiento. Estas causas muchas veces son soslayadas y pasan desapercibidas en un debate que les atañe, como lo fue en su oportunidad la sanción del Código Fiscal, pues representan intereses corporativos que a nadie que sea parte de la corporación le interesa ventilar. La ley 1764, sancionada el 29 de julio de 1988, en su artículo 57 inciso d impone a la sociedad (a mi criterio ilegítimamente) la carga de “contribuir” con el CAN con el 50% de lo que se tenga que oblar en calidad de tasa de justicia en cada expediente que tramite ante el Poder Judicial.

En el caso de montos mínimos o indeterminados, el aporte que recibe el CAN es desproporcionada e injustificadamente más alto del que recibe el Poder Judicial (1 jus $198, contra $10 que se aporta a la Justicia). Imagínense que si una corporación de carácter público como el CAN, que no realiza ningún tipo de actividad jurisdiccional y se limita a regular la matrícula de los abogados de la provincia, recibe de pábulo la mitad de lo que le ingresa a la Justicia en calidad de tasa, y en algunos casos mucho más, podremos comprender rápidamente que tengamos en nuestra provincia una institución fundamental del Estado como el Poder Judicial al cual los recursos no le alcancen y una institución auxiliar de carácter corporativo, como el Colegio de Abogados, al que evidentemente le sobran. Empero, no deberíamos ser sólo los abogados quienes se pregunten por qué tenemos que “contribuir” con una corporación que nuclea a los abogados de nuestra provincia, cada vez que iniciemos un juicio, sino la sociedad toda, ya que es en definitiva quien termina pagando el aludido impuesto.

Claramente la mal llamada “contribución” al CAN es una imposición legal arbitraria y desproporcionada que no responde a ningún interés general visible, sino a insondables de carácter claramente corporativos que merecen la inmediata atención de los legisladores para que propicien su pronta derogación.

Le respondió a los pocos días el vicepresidente del Colegio de Abogados de Neuquén, Alberto Aparicio, con esta carta de lectores en la que dijo, entre otros conceptos:

(El Colegio de Abogados) es un verdadero colaborador en la actividad jurisdiccional y legislativa del Estado.

No sólo para oponerse a la sanción de una ley determinada o en su caso impugnar una ya dictada, sino también para aportar al Poder Legislativo los conceptos y conocimientos adquiridos y discutidos en los distintos Institutos que nutren al Colegio Departamental. Ejemplo de ello es la participación activa en el proyecto de la reciente ley de Procedimiento Penal.

Con una biblioteca de más de 7.000 volúmenes a disposición de cualquier ciudadano, con un servicio de internet que permite a los matriculados el acceso a providencias dictadas en los expedientes, administrando asimismo casillas individuales a todos los matriculados, con la suscripción de convenios con distintas obras sociales amparando al matriculado y su familia, con cobertura por fallecimiento e incapacidad para los colegas, con una actividad académica singular, con cursos de posgrado, maestrías y doctorado en distintas ramas del derecho y en convenio con universidades públicas nacionales, el Colegio de Abogados y Procuradores de Neuquén es una de las instituciones de vanguardia en la Patagonia.

A través de su Consultorio Jurídico Gratuito para personas que carecen de bienes suficientes para el acceso al servicio de Justicia, el Colegio de Abogados y Procuradores de Neuquén ha atendido sólo en el año en curso a más de 500 personas, las que no son sino parte de un grupo familiar.

Lamentamos las desafortunadas opiniones de personas que pasan por la vida mirando el quehacer de los demás sin realizar un verdadero aporte a la comunidad, buscando espacios destacados de exposición con total desconocimiento de la realidad, sobre la que opinan gratuitamente y compelidos por la sola pasión de una decisión justificada y contraria a sus intereses, como en el caso particular fuera una vinculada al ejercicio profesional del Dr. Sánchez”

Pero la cuestión no terminó allí, porque el Consejo Directivo del Colegio citó a Sánchez para que diera explicaciones como paso previo a decidir si lo sometía o no a un Tribunal de Ética. Uno de los puntos en discusión fue el término “pábulo”, que según el diccionario de la RAE tiene dos acepciones: “Alimento que se toma para subsistir” y “Aquello que sirve para mantener la existencia de algunas cosas o acciones”

Como muestra el acta que ilustra el post (click para verla mejor), “las actuaciones” pasaron a archivo.

Pero cuidadito eh.

Anuncios
  1. Piolín de Expte
    22 febrero 2012 21:56 en 21:56

    Algo similar ocurrió en el Poder Judicial hace ya varios años (más de 15) cuando el diario Pagina 12 le hizo una entrevistas a Gustavo Vitale, en la que expresó su opinión crítica respecto del trabajo de jueces y fiscales del Poder Judicial, lo que generó mucho malestar en los miembros del TSJ de aquella época, a raíz de lo cual le iniciaron un sumario administrativo, el que por supuesto no terminó en nada, como debía ser.
    Tiempo después (hace más de 7 años si la memoria no me falla) ocurrió lo mismo con Mariano Mansilla, también por haber hecho una nota para un diario, en la que efectuaba críticas al poder judicial. La diferencia fue que como el TSJ no le podía iniciar un sumario le pidió al colegio de abogados que lo sancionara, lo que por supuesto tampoco ocurrió.
    La capacidad de tolerancia a la crítica es tan escasa que cualquier tarambana con un poco de poder reacciona siempre intentando sancionar al que formula la crítica. Y si no puede sancionarlo por lo menos deja en claro su voluntad de hacerlo en caso de que la crítica se repita, con lo cual la sola reacción sirve como advertencia, logrando el efecto buscado: intimidar a aquellos que sacan los pies del plato de las corporaciones.
    Intolerante hubo, hay y lamentablemente habrá. Po suerte el anonimato me protege de que alguno gilí intente sancionarme.

  2. 26 febrero 2012 19:19 en 19:19

    Tiene mucha razón el Dr. Sánchez, al mes siguiente de su carta a lectores la Cámara de Diputados nos aumentó nuevamente las tasas, constribuciones etc. etc. y que hicimos los abogados, nada, todos calladitos, somos animalitos de cuatro patas con lana. Muy avivaditos para algunas cosas pero para enfrentar al poder judicial, a los brutos de la Cámara de Diputados o al Consejo del Colegio, aunque sólo sea con el propósito de defender nuestros derechos y de los clientes no reaccionamos. Saludos a Guillermo Berto gracias por informarnos, porque gracias a este blog me enteré de la carta del Dr. Sánchez.

  3. Leo
    7 junio 2012 14:53 en 14:53

    Quiero demandar al abogado que me mantuvo 3 años lejos de mis hijas , que debo hacer como debo encarar semejante demanada? .

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: