Inicio > Uncategorized > Teoría versus práctica: ¿qué cualidades deben prevalecer en un juez?

Teoría versus práctica: ¿qué cualidades deben prevalecer en un juez?

Hace tiempo que los usuarios del blog debaten, a propósito de los concursos del Consejo de la Magistratura, sobre cuáles atributos deben tener más peso a la hora de elegir un juez: si la experiencia o la continua actualización teórica.

Hay una especie de rivalidad entre los que dicen que se pasan el día atrás del escritorio para mantener el despacho al día, y los que “sólo se dedican a juntar papelitos”.

El pasado jueves 8 le hice una entrevista al presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ricardo Kohon, y le pregunté su posición en este tema. Esto fue lo que contestó:

No me quiero meter en el tema del Consejo de la Magistratura, que es un órgano extrapoder. Pero digo que la práctica del derecho no es una disciplina teórica. Es teórico para el académico o el profesor de derecho. El juez, el abogado, realiza una actividad que tiene principalmente un componente práctico. El saber teórico es una condición para una buena praxis judicial pero no es la única. La pura praxis sin conocimiento teórico tampoco. Entonces, para poder llevar a cabo una evaluación, y no le estoy diciendo al Consejo lo que tiene que hacer, es fundamental tener en cuenta la experiencia y el desempeño que ha tenido el postulante para poder acceder al cargo. Hay una serie de idoneidades que hacen al ejercicio correcto de la magistratura y tienen que ser evaluadas todas. El conocimiento teórico es uno. Hay que establecer un mecanismo para que esas evaluaciones sean transparentadas. Hay que encontrar una manera de explicar lo que se dice, y que el otro pueda compartirla o no. Acreditar solvencia teórica, conocimiento de contenidos curriculares, nos deja rengos. Es una parte”.

Al día siguiente, viernes 9, tuve oportunidad de asistir a la conferencia de prensa de Eugenio Zaffaroni y el tema se tocó tangencialmente cuando abordó las razones por las cuales es tan lento el proceso de designación de jueces federales.

Dijo Zaffaroni (pueden escuchar la charla completa aquí):

En la reforma constitucional del 94 propuse que el dictamen que saliese del jurado y aprobase el Consejo de la Magistratura, directamente pasase al Senado y el Ejecutivo pudiese hacer objeciones en una sola oportunidad. Eso hubiera simplificado el trámite. El concurso, la aprobación por el Consejo mismo del concurso, pasa al Ejecutivo, pasa por el ministerio de Justicia, va a la secretaría Legal y Técnica, va al Senado, el Senado da el acuerdo y el Ejecutivo firma el nombramiento…

-¿Por lo menos vale la pena, se consigue que lleguen los mejores, o ni siquiera eso? –le pregunté.

Y Zaffaroni respondió:

El concurso garantiza un mínimo de nivel técnico. La conducta de cada uno no se la garantiza un concurso. El nivel técnico jurídico de la magistratura sí lo sube. Lo cual va exigiendo que también suba el nivel técnico del ejercicio de la profesión. Eso es lo que el concurso garantiza. El concurso no va a garantizar la ética de una persona.

El debate sigue abierto.

Share

  1. Leticia Lorenzo
    12 marzo 2012 10:05 a las 10:05

    En primer lugar, creo que el eje de discusión tiene que ser cómo disminuir las posibilidades de influenciar políticamente las designaciones de jueces o, en todo caso, transparentar esa práctica y dejar de creer que porque no lo decimos no existe.
    En segundo lugar, me parece que hay un problema que va más allá de los concursos y es el de la formación de los abogados y el sistema de evaluación que se transita desde la universidad hasta la competencia por cualquier cargo. Una evaluación que parece destinada a hacer un check list sobre la cantidad de autores que leyó el candidato y la capacidad de repetirlos más o menos de memoria. Que lleva a que en las ocasiones en las que se plantea a los candidatos la resolución de casos con los que se pueden llegar a encontrar en el ejercicio del puesto, sus soluciones estén más preocupadas por esos puntos (cuántos autores cito y con qué capacidad de recordarlos textualmente) que por dar una solución efectiva al conflicto.
    Me parece que tenemos que hacernos cargo que la formación de los abogados que tenemos en nuestras universidades está bastante alejada de los desafíos de la sociedad actual y que vamos replicando el modelo de evaluación bancaria en los distintos ámbitos de selección de candidatos.
    Adicionalmente, disminuyendo mis pretensiones de participación (yo estoy cada vez más convencida que los jueces de primera instancia deberían ser electos, por la ciudadanía y, en la medida de lo posible, no deberían ser abogados), creo que sería bueno que el Poder Judicial se plantee seriamente cómo puede mejorar los sistemas de participación e información a la ciudadanía sobre las cosas que hace, sobre todo cuando de designar funcionarios se trata. Porque más allá de saber que existen “los concursos”, presumo (quizá prejuiciosamente) que muy poca gente sabe cuál es la madeja enredada que hay detrás de esa palabrita.
    Saludos

  2. petiso orejudo
    12 marzo 2012 10:56 a las 10:56

    Debiera de haber preguntado a más personas. Se hubiera evitado un sofisma.

    Una sociedad pluralista no puede permitir que se imponga un único perfil de profesional para acceder al cargo de juez.

    En los funcionarios judiciales que acceden a un nuevo cargo, lo que se debe buscar es que no “perpetúen la ideología de cúpula” y esto solo lo da la vida académica.
    Obviamente, la vida académica es la inversión de dos o tres años en un postgrado, inversión de tiempo y dinero en un estudio formal; luego una tesis, luego defenderla, luego que la tesis sea un elemento relevante de la vida cotidiana. La vida académica no es vivir haciendo cursos de “extensión” sino aquellos que van hacia una titulación.
    También es invertir en ir a una Conferencia de un grupo o asociación seria, formal, y especialmente pluralista -con lo cual descartamos el Club de amigos-.
    Con el mismo sentido con que se critica al que invierte ese tiempo y dinero propios en ir al “postgrado” -recuerdese, uno con un conocimiento serio y buen cuerpo docente-, cabe preguntarse si el que toma la postura de sentirse martir por los expedientes que tramita no es un rácano incapaz de ir a perfeccionarse estudiando un poco más.
    En fin, si no es egoísmo esperar el reconocimiento de la experiencia, mientras no pongo un centavo de mi seguro, jugoso, sueldo en hacer un estudio más.
    Los abogados de “la profesión” no solemos tener ese “sueldo seguro” para hacerlo; el funcionario judicial, por esa misma seguridad en sus emolumentos, tiene la obligación moral de invertir algo en “perfeccionarse”.
    El Dr. Kohon casi acierta en superar la falsa diyuntiva cuando dice algo así como que la experiencia sin profundos conocimientos teóricos no sirve de mucho.
    En realidad, a un juez, debe pedírsele que exponga “haber vivido” y capacidad para comprender las contingencias de la vida.
    Un excelente abogado de “estudio-empresa” puede no ser siquiera un buen Juez de Paz, puesto que en su “larga experiencia” y seguro en su muy apreciable capacidad técnica, es carente de la alteridad, de reconocer en el otro al necesitado, de reconocer y desmontar el drama humano.
    De igual manera quien tiene treinta años de pasar expedientes. ¿Pudo comprarse un coche nuevo pero no estar suscripto a publicaciones jurídicas, o ir a hacer un postgrado?
    El funcionario que no reclama su derecho a estudiar más, que no gasta SU dinero en estudios, ES UN EGOISTA.
    El Juez debe exhibir ante la comunidad el haber sido un trabajador, un investigador, un pecador arrepentido, un caballero -o dama-, en fin, un ser humano pleno que justo tuvo la suerte de que los examenes le dieron bien y además tiene intenciones de “laburar”.

    Laburar: extraño argot que alguna vez significó amar al trabajo y reconocer su capacidad para hacernos plenos y felices.

  3. ROSALIA
    12 marzo 2012 21:46 a las 21:46

    Funcionarios así????????????12.-FISCALIA DE PRIMERA INSTANCIA DE ZAPALA SOBRE AUDITORIA.- VISTO Y CONSIDERANDO: Que mediante Acuerdo Nº 4794 punto 7 inciso 2º) se dispuso pasar a estudio de los señores vocales el descargo formulado por el titular del organismo auditado. Ello, en virtud de la falta de decoro y estilo utilizado en la redacción de la misma. Que analizados los antecedentes, de conformidad Fiscal SE RESUELVE: 1º) Exhortar al titular del organismo, a que en lo sucesivo utilice los térmis y estilo correcto, en las presentaciones que realice. 2º) Notifíquese, cúmplase.——–

  4. María Julia Barrese
    16 marzo 2012 12:38 a las 12:38

    Sr. Berto: En mi calidad de participante del concurso Nro. 42, su comentario me mueve a formular la siguiente reflexión: ¿cuál de los criterios que usted especifica en su editorial fue el que adoptó el Consejo de la Magistratura para emitir sus calificaciones en el mencionado concurso?
    Tengo 32 años de carrera judicial, de los cuales los primeros 3 fui empleada en un juzgado Nacional Civil y los restantes 29 me desempeñé en los siguientes cargos: relatora del T.S.J. en las áreas de Casación Civil y de Demandas Originarias, Secretaria de Recursos Extraordinarios y Demandas Originarias de dicho Tribunal, Secretaria de la Fiscalía y de la Defensoría del Máximo Órgano Judicial de la Provincia y Juez de la Cámara en todos los Fueros de San Martín de los Andes. En el trascurso del año pasado sostuve, en soledad, el mencionado organismo, que siguió funcionando sin atrasos considerables, pese a la vacancia de dos cargos de juez de Cámara.
    Considero haber actuado con corrección en el desempeño de los cargos que ocupé durante mi carrera judicial. De ello da cuenta mi legajo, que dicho sea de paso, ni siquiera es requerido por el Consejo de la Magistratura para evaluar, cuanto menos, nuestros pedidos de licencia laboral.
    A la par, desde hace años, me dedico a la labor académica en sendas Universidades locales. Por lo demás, soy autora de numerosas publicaciones en revistas nacionales especializadas en la disciplina jurídica, de colaboraciones en libros y de un Código Comentado publicado por la editorial de la UNCO.
    No obstante ello, sin que medie motivación alguna, en el concurso 42 fui calificada con la puntuación más baja en la entrevista personal. Cabe aclarar, que luego de promediadas la etapa correspondientes a la calificación de antecedentes y a la faz técnica quedé posicionada segunda, en el concurso de referencia.
    Muy distinta fue la situación, cuando accedí al cargo de Juez de Cámara que hoy ocupo. El mismo Consejo, con otros integrantes, me calificó con la nota más alta en todas las etapas.
    Se me ocurren distintas respuestas al interrogante que formulé al principio.
    1.Tal vez, para el Consejo de la Magistratura, los requisitos para acceder a un cargo de Juez en las Circunscripciones Judiciales del interior son menores que para ocupar idénticos cargos en la primera Circunscripción Judicial.
    2. Quizás, los tres años y medio de ejercicio de un cargo, con una competencia más extensa que el que recientemente concursé, hayan afectado mis cualidades personales para el desempeño de la Magistratura.
    3. Puede ser, acaso, que la independencia personal y funcional no sean cualidades bien vistas.
    4. Es posible que la respuesta sea otra. No obstante, la ausencia de motivación de los actos administrativos emitidos por el Consejo en la etapa correspondiente a la entrevista personal hace que desconozca las razones por las que he sido calificada con la peor puntuación.
    Atte. Dra. María Julia Barrese
    DNI: 12.639.652

  5. 18 marzo 2012 16:47 a las 16:47

    No sé si realmente el Dr. Kohon ha dicho que la experiencia en el cargo sin conocimiento no vale de mucho pero si es así sólo puede atribuirse a que jamás desarrolló una carrera judicia, Nunca fue secretario de primera instancia, fiscal, juez de primera Instancia y finalmente Juez de Cámara. No se acceden o accedían a esos cargos si no se con ba con el enorme conocimiento que sustancialmente brindaba la experiencia (famosa alegación de Couture sobre la exoeriencia ganada en el cargo) No se necesitan Masters, ni cursos de vacaciones jurídicas pagas para estudiar, investigar, escribir sobre derecho, para ser un jurista de nota. Bastaba y basta, con bajarse la nutrda bibliteca del juzgado y buscar en internet lo último de doctrina y jurisprudencia como La Ley On Line, Diario Judicial, Newsletter, Google, el diario común y silvestre. Ignoro la trayectoria del Dr. Kohon, su curriculum. Se que sólo ha ejercido la prodesión libre y como toda persona de sus características presidente del Colegio de Abogado. Después fué uno de los principales responsables de la Colonización del Poder Judicial, No se de alguna publicación de su autoría, si sé y todos saben que gestionó una ley conocida como ley Kohon para que le reconocueran la antiguedad desde el día en que se recibió, la que vulnera normas elementales del Derecho del Trabajo. En la Caja de Previsión Social para abogados me reconocen la antiguedad desde que me matriculé y comencé a aportar cuando empecé a trabajar comoiabogado independiente, EnClarín reconocen la antiguedad de sus cronistas desde su ingreso, en el Poder Judicial Neuquino arbitrariamente se barrió con este principio general del derecho del trabajo con la conocida ley Kohon.

  6. retobado
    18 marzo 2012 18:55 a las 18:55

    Un juez debe tener teoría y práctica. Ahora, sabés Berto cual es el problema? Quien o quienes están en condiciones de evaluarlos? Porque el Consejo de la Magistratura es una vergüenza: si no les gusta la cara de alguien le ponen un cero en la entrevista personal y chau candidato.- Terminan poniendo al que eligieron de antemano. Por otro lado, hay funcionarios que “han cometido el error” de dedicarse a trabajar mientras que otros se la pasan de licencia para hacer cursos y maestrías. Quienes resultan beneficiados? los que se la pasan haciendo cursos y sumando puntos para el currículum. Creo que hay que cambiar todo el sistema para poder lograr un buen nivel de jueces en el Poder Judicial neuquino.-

  7. E GARCIA - un viejo y judicial -
    19 marzo 2012 0:13 a las 0:13

    Dra. Barrese, no comprendo que la motiva a concursar para un cargo de juez de cámara en Neuquén Capital, acaso no es Ud. actualmente juez de cámara en San Martín de los Andes ?; sería bueno que sepamos cual es el problema que tuvo o tiene en la cámara que actualmente integra.

  8. Ignacio Soler
    19 marzo 2012 8:40 a las 8:40

    Dra. Barrese, es casualidad o en este consejo de la Magistratura nunca en estos años, ha ganado un concurso un participante que ya ha ganado un concurso con anterioridad.

    Ejemplos

    Calacio
    Stornini
    Barrese

    No recuerdo si hay algun otro.

  9. Catón
    20 marzo 2012 19:24 a las 19:24

    Berto: Siguiendo la dicotomía planteada, en el último concurso para la Cámara Civil de Neuquén se habría optado por la teoría antes que por la experiencia, pues Pascuarelli resulta, al decir criollo “un pingo no visto en la cancha”, mas allá de sus capacidades técnicas, ya que parte de una categoría baja en el escalafón, sin experiencia alguna en la cotidianeidad judicial, al mas alto cargo de la carrera (si se considera política y fuera de la carrera el nombramiento de un miembro del TSJ).
    La Dra Barrese es no cabe duda, una persona sumamente aquilatada en la función judicial. Un lector se pregunta por los motivos que ella tendría para concursar a un cargo igual al que ostenta actualmente. Las razones pueden ser muchas y están en el libre albedrío de la misma.
    Siempre he pensado que el agente, funcionario o magistrado del interior de la Provincia debería tener la posibilidad de trasladarse a la circunscripción de la capital, que acapara mas o menos dos tercios del total provincial de agentes y funcionarios. Sé que hay resistencia a ello en la capital, entre otras cosas por el temor a mayor competencia en la cobertura de vacantes. Se esgrime como razón de que alguien se postularía para un cargo en el interior con el objetivo oculto de pasar poco tiempo después a la capital; puede ser, pero el remedio está en regular el procedimiento, porque también es injusto que aquel que se ha desempeñado largo tiempo en el interior no pueda trasladarse. El cambio de lugar de desempeño es común en otros países mejor organizados que el nuestro en materia judicial, como España o Italia; allí es frecuente que un juez o funcionario peticione su traslado a otra ciudad para un cargo próximo a quedar vacante, con lo que los tiempos de vacancia son casi inexistentes.
    En nuestra provincia bien podría instrumentarse -por ley se entiende- que aquel que haya obtenido su cargo por concurso pueda peticionar trasladarse a otra circuncripción donde haya o vaya a producirse una vacante de igual rango y antes de que se llame a concurso público. Cabría establecer el tiempo mínimo de permanencia en el cargo y el procedimiento a cargo del Consejo de la Magistratura, el que podría asemejarse a la audiencia pública que se emplea hoy, allí los consejeros podrían interrogar sobre los motivos de la petición y debatir públicamente sobre la conveniencia institucional del cambio.
    Por supuesto que lo señalado no borra mis opiniones anteriores sobre la necesidad de cambiar diametralmente, por enmienda constitucional, la composición actual del Consejo, o, al menos producir por ley reformas al procedimiento de designación, exigiendo a los consejeros fundamentar pormenorizadamente sus votos al calificar antecedentes y debatiendo públicamente sus diferencias. Lo misma para la entrevista final.
    Solo modificándoselo, Neuquén tendrá u Consejo de la Magistratura útil para un Poder Judicial a la altura de los tiempos.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: