Inicio > Uncategorized > Juzgan a Elcira, la víctima de violencia de género que mató a su pareja

Juzgan a Elcira, la víctima de violencia de género que mató a su pareja

Algunos lectores del blog recordarán la historia de Elcira, de la cual nos ocupamos aquí y aquí cuando la Cámara de Apelaciones cambió la calificación y la dejó en libertad. El lunes comenzó el juicio oral, esta es la crónica que escribí sobre la primera jornada.

Hasta los mínimos detalles cotidianos le recordaban a Elcira del Pilar Ojeda Ramírez (45) que vivía en un infierno. De noche, cuando estaba sola con su hijo en la casilla de la toma Amanecer que compartía con José González, miraba televisión con el volumen al mínimo. Lo hacía por temor a no escuchar el regreso de su pareja, a quien debía ayudar a entrar la bicicleta. Si él la sorprendía distraída en otros menesteres, la golpeaba. Después de sufrir innumerables palizas, dos intentos de ahorcamiento, y de denunciarlo una y otra vez sin recibir ayuda, Pilar aprovechó que González dormía una borrachera, prendió fuego los expedientes judiciales y se fue dejándolo encerrado. Él murió, ella se entregó en la comisaría.

El lunes 28 de mayo comenzaron a juzgarla. Inicialmente estuvo acusada de homicidio calificado por alevosía, que tiene pena de prisión perpetua, pero la Cámara de Apelaciones cambió la imputación a homicidio cometido en estado de emoción violenta y recuperó la libertad. Consiguió trabajo en un programa social y está terminando la primaria.

El primer tramo del juicio estuvo destinado a escuchar a peritos médicos, psiquiatras y psicólogos. En las siguientes audiencias declararán los vecinos y después serán los alegatos.

El hecho ocurrió el 5 de diciembre de 2010 a las 8:45. Fue, según los especialistas, una manera de defenderse, inadecuada según la calificó una psicóloga, pero la única que encontró.

Los días previos al desenlace, Pilar sufrió los habituales golpes y amenazas de su pareja. En las horas inmediatas anteriores algo cambió, algo que la hizo pensar que no pasaría viva la noche.

“Yo te amo loco, ¿por qué no lo entendés?”, le dijo mientras él le pegaba. “Te voy a cortar en pedacitos. Total, el nene se puede quedar con mi hermana”, recibió como respuesta.

Para los especialistas ese momento produjo un quiebre. González le estaba graficando que la vida podía continuar sin ella.

Cuando el hombre se durmió, Pilar le dijo al niño de 5 años que se vaya a la casa de un pariente, juntó los expedientes judiciales con todas las denuncias que había hecho y los prendió fuego. Después se fue caminando hacia la comisaría Tercera, donde se entregó. A lo lejos alcanzó a escuchar la sirena de los bomberos.

La estrategia de la abogada defensora Ivana Dal Bianco es demostrar que a Pilar se le nubló la conciencia por el terror. Por eso puso énfasis en que era víctima de violencia crónica, y que probablemente habría terminado muerta.

El juicio se realiza en la Cámara Segunda, que integran Florencia Martini, Héctor Dedominichi y Andrés Repetto (subrogante). El fiscal es Pablo Vignaroli.

“Como un caso de trata”

La situación de las mujeres víctimas de violencia en el hogar puede equipararse con la de aquellas que están en situación de trata, dijo la jefa del Servicio de Violencia Familiar, Marina Pacheco. “Algunos preguntan ¿por qué no huyen, si la puerta no está con llave? Es porque la puerta cerrada con llave es subjetiva”.

Al declarar en la audiencia judicial de ayer, Pacheco explicó que “la puerta cerrada con llave tiene que ver con la situación personal, la baja autoestima, la forma que tienen de vincularse con la violencia”.

Añadió que “la realidad social les muestra el rol que tienen que ocupar. Tienen que tolerar, tienen que darle otra oportunidad a su pareja. La sociedad les dice ‘él va a cambiar’, o ‘qué vas a hacer sola, quién te va a mantener’. Se trasmite la idea de que en esta sociedad no tiene valor una mujer sola”.

A su vez, agregó la especialista, “ellos son manipuladores, después de golpearlas les piden perdón, y les plantean ‘sos la única que puede estar conmigo’, y ellas lo creen, porque fueron formadas para ese rol”.

Anuncios
  1. 123456
    29 mayo 2012 12:55 en 12:55

    Esa mujer necesitaba de toda la fuerza del sistema para poder terminar con el círculo de violencia y no tuvo más remedio que defender su vida de esa manera.

    • mal menor
      29 mayo 2012 21:01 en 21:01

      esa es la versión de los hechos que ha dado ella. Es una pena que no podamos escuchar la del finado

  2. duralex
    30 mayo 2012 8:43 en 8:43

    Los magistrados van a tener que apreciar con mucho cuidado la decisión de este caso. La violencia a la que es sometida una mujer por su pareja es repudiable pero matar al golpeador quemando la casilla cuando está durmiendo es alevoso. La emoción violenta requiere en todos los casos requiere una reacción inmediata al agravio. Así la jurisprudencia ha dicho:” …una aguda conmoción delánimo que llegue a perturbary dominarsu voluntad. Debe existir al momento de la determinacióny ejecucióncriminal, no encontrando respaldo previo ni posterior (Sup Trib Just. Entre Ríos, Sala Crim y Corr, 7/6/1978).
    Estos casos requierem especial atenció de la autoridad policial al recibir la primer denuncia, poner en concimiento de los juzgado o defensorías y esta adoptar medidas drásticas de prevención. El amplio `lantel con que cuenta la Justicia de Neuquén Capital y entes ademistratvis como asistentes soiales y sicoñogos municipales y provinciales deberían cumplir rigurosamente y a full este rol. La decisión es dificil y dura pero no se puede decidir la cuestión con la crueldad que lo resolvió en este caso la victimaria y no encuentro figura penal alguna que me aleje del homicidio calificado por alevosía.

  3. abrumado
    30 mayo 2012 13:48 en 13:48

    Miren, si se comprueban los años de abuso emocional, de violencia, de sumisión, estamos ante reducción a la servidumbre.
    Cuando los esclavos se liberan no son piadosos.
    No se le puede pedir que haya sido una “defensa propia” limpia, sin horror, sin aprobecharse de la indefensión del agresor.
    Conste que no soy muy proclive al despensamiento de las asociaciones del “género” que me parecen profundamente hipócritas y completamente políticas -cuando no inútiles-.
    Pero si se comprueba mínimamente su defensa, o siquiera se establece la duda razonable en el sentido de que las cosas fueron como ella lo dice, corresponde la absolución.
    No se puede ser una “maquinita” de aplicar el manual con el que aprendimos el código penal.

    • 123456
      30 mayo 2012 14:00 en 14:00

      Más allá de lo que pase con ésta sentencia, en caso de quedar libre, el sistema deberá ocuparse “seriamente” de que ella pueda lograr relacionarse con hombres normales porque la tendencia siempre es a volver a lo mismo, máxime si la relación que tuvo con éste hombre fue de larga data.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: