Inicio > Uncategorized > Otra vez deserciones masivas, esta vez en los concursos para las defensorías

Otra vez deserciones masivas, esta vez en los concursos para las defensorías

Hoy por la mañana las y los postulantes que participan de los concursos para cubrir dos cargos de defensores, uno de Cámara en Cutral Co y otro penal de primera instancia en Neuquén, rindieron los exámenes escritos.

Hasta el martes pasado, cuando se conoció el orden de mérito de antecedentes, había seis inscriptos en el concurso de Cutral Co, pero cuatro se presentaron a rendir: Marisa Mauti, Natalia Stornini, Patricia Lupica Cristo y Gustavo Mastracci. De los nueve que competían para la vacante de Neuquén solo tres asistieron: Gerardo García, Gustavo Barroso y Verónica Zingoni.

Ante la masiva deserción mañana, a partir de las 9:30, será la evaluación oral de las y los candidatos a ambos concursos. El jurado -integrado por Francisco D’Albora (académico) y Miguel Manso (ministerio público)- entregará el jueves los informes correspondientes.

En tanto se supo en la sesión ordinaria de hoy que Stornini, Mauti y Lupica Cristo impugnaron las calificaciones otorgadas en la etapa de antecedentes.

No es la primera vez que aspirantes a un concurso desisten de continuar luego de concluida la fase inicial en el proceso de selección. Recientemente ocurrió en el de juez de instrucción de Junín de los Andes.

(Por L.L.B.)

Anuncios
  1. Eliza
    26 junio 2012 22:02 en 22:02

    Berto, hoy quiero referirme a la distinción que se hace en el género gramatical, y me parece que no es correcto que un comunicador lo utilice. Ya sabemos que nuestra presidente, se refiere a “todos y todas”, que quiere ser llamada “presidenta”, pero no son términos aceptados por la Real Academia Española, que es la encargada de velar para que nuetro bello no se distorcione.

    Así, dicho organismo nos enseña en: http://lema.rae.es/dpd/?key=concordancia, respecto al Uso del masculino en referencia a seres de ambos sexos, lo siguiente:

    2.1. En los sustantivos que designan seres animados, el masculino gramatical no solo se emplea para referirse a los individuos de sexo masculino, sino también para designar la clase, esto es, a todos los individuos de la especie, sin distinción de sexos: ej: El hombre es el único animal racional; El gato es un buen animal de compañía. Consecuentemente, los nombres apelativos masculinos, cuando se emplean en plural, pueden incluir en su designación a seres de uno y otro sexo: Los hombres prehistóricos se vestían con pieles de animales; En mi barrio hay muchos gatos (de la referencia no quedan excluidas ni las mujeres prehistóricas ni las gatas).
    Así, con la expresión los alumnos podemos referirnos a un colectivo formado exclusivamente por alumnos varones, pero también a un colectivo mixto, formado por chicos y chicas. A pesar de ello, en los últimos tiempos, por razones de corrección política, pero no de corrección lingüística, se está extendiendo la costumbre de hacer explícita en estos casos la alusión a ambos sexos: «Decidió luchar ella, y ayudar a sus compañeros y compañeras» (Excélsior [Méx.] 5.9.96). Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y debió— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: ej: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos.

    Bueno, espero haber aportado algo interesante, y con fundamento. Ayudemos nosotros a mejorar la calidad de la expresión.

    • Laura
      26 junio 2012 22:49 en 22:49

      Eliza: Guillermo no escribió la nota, sino yo.
      Agradezco su aporte. No obstante, la utilización del “las y los” se funda en la profunda convicción de que la cultura patriarcal, a lo largo de los siglos, ha enaltecido, como dice Sonia Santoro en el libro “Las palabras tienen sexo” “lo masculino como la medida de todas las cosas”.
      Me resulta muy incómodo escribir los postulantes, cuando, en este caso, de los siete, cuatro son mujeres.
      Recientemente un informe de la RAE titulado “Sexismo lingüístico y visibilidad de la mujer” (aquí el link: http://goo.gl/WLiIJ) encendió nuevamente el debate. No comparto los términos de este documento. Creo, al igual que la lingüista Mercedes Bengoechea, que: “En toda sociedad se producen simultáneamente tendencias de cambio y tendencias inmovilistas que prefieren frenar la andadura de una lengua que no puede sino caminar junto a la sociedad que la habla. Todas las tendencias son perfectamente legítimas” (aquí el artículo completo http://goo.gl/CQRTk).
      Muchas gracias por su comentario.

      • Violencia Rivas
        27 junio 2012 13:29 en 13:29

        Una de las lenguas menos sexistas es el chino, lo que no podemos decir de su cultura por ejemplo tienen permitido tener un segundo hijo solo si el primero ha sido de sexo femenino, o sea le dan una segunda oportunidad porque es mejor un niño que una niña.
        La sociedad no dice los/las, todos/todas eso se quiere imponer del sector “progre”, no es una tendencia de cambio desde la base sino desde los medios de comunicación y de quienes tienen el poder sobre estos que se suben a todas las olas comunicacionales, sociales etc. que se le presentan sin razonarlas demasiado y repitiendo lo que dice fulano de tal o fulana de tal
        Y no todas las tendencias son legitimas, si dentro de una lengua a cada uno se le ocurre escribir como quiere no nos vamos a terminar entendiendo, la lengua, la escritura son una convencion ademas de una cultura que nos permite comunicarnos y en lo posible entendernos, lo que no ocurre muy seguido a pesar de hablar una misma lengua pero los signos y los significantes pueden cambiar.
        Por ejemplo cuando era niña ser “gauchita/gauchito” (asi quedan todos contentos) era ser una persona predispuesta, buena, de hacer favores, de buen trato, amable etc. resulta que desde los medios (vedetongas, mediaticos, etc) se impuso que ser gauchita/o es ser predispuesta pero en el sexo, acceder a los deseos del otro.
        No conozco nada más patriarcal que una mujer suponga que es buena porque accede a todo lo que se ocurre al partener masculino en la relacion intima.
        La lengua es forma de lo interno, del pensamiento, del sentir, y el fondo no cambia porque cambie la forma pero si puede ser a la inversa.

        • Daniel
          27 junio 2012 18:21 en 18:21

          comparto… Saludos!

      • abrumado
        28 junio 2012 11:59 en 11:59

        Laura, el empoderamiento de las mujeres se va a lograr no por espejitos de colores como ese; sino, cuando se asegure el igual pago por igual trabajo, que los subsidios que da ANSES no perpetuen la cultura machista patriarcal, y que la mayoría de las mujeres termine la secundaria -con contenidos no con días de paro-.
        A partir de ahí, comenzará a caminar la sociedad.
        Lo que dicen los “lingüistas” que pretenden el “cambio” por introducir a la fuerza de ley o decretazo esas formas recuerdan mucho a los “trabajos de investigación” de Ceaucescu y sra. en Rumania.
        La sociedad cambia por hechos concretos.
        Cuando escuchemos hablar de “presupuestos de género” recién ahí la Argentina comenzará el camino de ese empoderamiento.
        Te aclaro que como macho en ejercicio, cincuenton conservador, y tipo que le gustan las minas aún más que el chocolate -puro de preferencia-, espero ese paso para vivir en un país más decoroso.
        Antes, todo sanata, todo espejitos de colores, no te dejes engañar…

    • Alfredo
      28 junio 2012 11:49 en 11:49

      Genial. espero nadie te acuse ante el inadi (hoy también es lo más común)

  2. Eliza
    26 junio 2012 22:40 en 22:40

    Rectifico: “nuestro” “distorsione”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: