Inicio > Uncategorized > Discriminación en el contenido de una sentencia: uno de los jueces hizo su descargo

Discriminación en el contenido de una sentencia: uno de los jueces hizo su descargo

“Lejos estuve de cualquier acto de carácter discriminatorio hacia una persona como la que resultara víctima. No hubo de mi parte ninguna expresión peyorativa o de valor negativo para quienes sufren esa situación”. Así lo expresó el juez Héctor Dedominichi, quien fue denunciado ante el Inadi por el contenido de una sentencia (ver aquí).

El caso se hizo público la semana pasada, cuando la Asociación Pensamiento Penal denunció a los jueces Emilio Castro (ya jubilado) y a Dedominichi por una sentencia de abril de 2010 en la que se condenó a un hombre por abusar de una mujer discapacitada. En estos días llegó a los medios de Buenos Aires.

Los términos más polémicos de la sentencia fueron escritos por el juez Castro mientras que Dedominichi adhirió “a las cuestiones sometidas a la deliberación, es decir, la materialidad del hecho y la autoría”, explicó ayer el camarista. Pero elaboró un voto propio de 16 carillas.

“Si hubiese adherido a todas las consideraciones (de Castro) no hubiese emitido un voto por separado”, agregó.

También dijo que “la razón de haber elaborado mi propio voto, sin prestar una adhesión lisa y llana al que emitiera el citado juez, significa de manera clara y precisa que resultaba necesario efectuar otras consideraciones”.

En ese sentido, indicó, “se citan las opiniones de los dos expertos consultados (durante el juicio oral) en cuanto a los temas fundamentales del debate, los cuales resultan de difícil tratamiento y abordaje y de muy alta sensibilidad”.

Las opiniones y comentarios vertidos sobre la sentencia, sea por omisión o por descuido, no tuvieron en cuenta el voto que emitiera yo para abordar el tema”, señaló Dedominichi.

Castro se refirió en su voto al discapacitado como “ente revestido de las características de humanidad” que “reacciona poco más o menos que como un animal”. También dijo que si se autorizara una relación sexual entre o con personas con discapacidad, “se autorizaría una copulación más animal que humana”.

Anuncios
Etiquetas: , ,
  1. mariel
    25 julio 2012 10:30 en 10:30

    que le inicien un sumario a cada juez y los hechen! sino que renuncien

    • que facil es hablar x hablar
      26 julio 2012 0:51 en 0:51

      mariel en vez de hablar porque si. lee la sentencia completa… lee por separado cada uno de los votos (instruite) y recién ahí establece una opinión sobre el tema en cuestión . . . saludos

  2. El sueño de la razón produce monstruos
    25 julio 2012 22:01 en 22:01

    No sos abogada, no mariel? Y si lo sos, no sabes un c… No es juridicamente sostenible lo que decís…

  3. Criterio puro
    26 julio 2012 10:33 en 10:33

    Si adhirió al voto de Castro se supone que lo leyó y agregó otras consideraciones. Ese es el mecanismo habitual cuando un juez adhiere. De lo contrario sin adherir hace su propio voto. Ahí estamos hablando de un voto independiente. Pregunto: hizo Dedominichi algún comentario o escribió algún párrafo desestimando o no compartiendo los términos agraviantes hacia un discapacitado que había vertido Castro? Se me ocurre que ahí está la respuesta. Cuando un juez adhiere, pero no comparte algo de lo que escribió el otro siempre lo dice. Si no lo dijo es porque lo compartía. El hecho de que haya escrito algo, agregado algunas consideraciones con respecto a lo dicho por el otro juez no lo desincrimina si efectivamente no se apartó de los dichos cuestionados. Concretamente si adhirió y no dijo nada respecto a apartarse o no compartir los dichos de Castro en relación a la víctima, indudablemente no le importaron demasiado, no los consideró agraviantes o no reparó en ellos (circunstancia tan grave como haberlos dicho).
    Por otro lado también existe previo a escribir la sentencia la deliberación; ahí que pasó, realmente la hicieron? Se supone que en la deliberación es donde se conversa todo lo que se va a plasmar en la sentencia, por lo menos los fundamentos principales. Cuando Castro aportó lo suyo les tiene que haber dicho lo que el pensaba respecto a la condición de la víctima. Y ahí que pasó? Dedominichi estaba distraído? Es imposible que no supiera lo que iba a escribir o lo que escribió Castro, máxime agregando que también está el momento de la firma de la sentencia donde se supone que los jueces la leen antes de firmar. Ahí tampoco se dio cuenta de lo que había escrito Castro? Si no se apartó de los dichos, si específicamente no dejó constancia alguna de no compartirlos…señores, es porque los compartía o no leyó la totalidad de la sentencia que firmó. Y si esto pasó, hay que hacerse cargo…como dice Pachano…”a llorar al campito”…

  4. TEXTUAL
    26 julio 2012 12:01 en 12:01

    Lo entrecomillado es cita textual de la sentencia.

    “SENTENCIA Nº 18/2.010″… “VOTO del Dr. EMILIO CASTRO:” …”ente revestido de las características de humanidad…” que “… reacciona (consiente o rechaza) poco más (o menos) que como un animal” que recibe del derecho la misma consideración que “…un objeto, una cosa, no como un humano…”…” si se asumiera que sí puede decidir retomar o continuar sus tratos sexuales con el imputado o con quien fuera, entonces ab initio se estaría excluyendo la imputación cuya dilucidación se propone… es claro que si admitiéramos que es capaz de un amor humano -no de un simple afecto animal- estaríamos juzgando que es capaz de consentir -por amor humano, precisamente-; lo que excluiría también el supuesto delito ab initio y por lo tanto el avenimiento no sería necesario ni lógicamente consistente…”… “… como el ser humano es humano en cuanto habla, piensa, vive en sociedad (como ente social, según ya lo proponía el Estagirita), no en cuanto mera entidad biológica, el consentimiento que interesa es el que resulta de esa capacidad (Kant. Fundamentación de la metafísica de las costumbres, 453-455). Si no la tiene, o está gravemente mermada, entonces reacciona (consiente o rechaza) poco más (o menos) que como una animal. Esto es, para el Derecho como un objeto, una cosa, no como un humano, una “persona”.”… “Desde luego que, desde un enfoque sentimental, totalmente equivocado, muchos plantearan que no es lo mismo el autoerotismo que la relación sexual con otro. Cierto para que tiene la capacidad intelectual para hacer lazo social (“social”, no animal) mas allá de la relación con la madre; para quien puede sentir “amor” (amor humano, no el afecto que puede sentir una mascota con su dueño)… para quien no tiene capacidad intelectual suficiente, la relación con otro no tiene más importancia que la masturbación, ni está capacitado para sentir amor (como afecto humano)…”…”basta con ir al zoológico y pararse frente a la jaula de los monos… no muy cerca, mejor”….”no habría delito si alguien le facilita a la idiota (o a la imbécil” un artefacto de los comúnmente llamados “consoladores”.. que también utilizan algunas mujeres que no tienen acceso a un varón, o que lo rechazan… y algunos varones (quizá perversos; no sé si necesariamente). y ¿quién puede decir que no reduce la tensión sexual?… pregúntele a ellas (o a ellos).”… “se autorizaría una copulación más animal que humana (no dejaría de haber un importante componente perverso). Habría que asegurarse de que haya algo del orden del amor, lo cual, por parte del discapacitado moderado o grave, es, como decía antes, imposible, haciendo la cuestión muy espinosa”…

    “VOTO del Dr.HECTOR O.DEDOMINICHI: Sin perjuicio de suscribir los fundamentos y la conclusión a la que arribara el señor Juez del primer voto, entiendo necesario efectuar algunas precisiones al respecto. Presto absoluta conformidad con el análisis de los distintos elementos de prueba debidamente valorados, que permitieran tener por acreditada en legal forma la materialidad objetiva y la intervención del imputado en el hecho puesto a juzgamiento. He de efectuar algunas precisiones respecto a algunos cuestionamientos efectuados por la Defensa: …[siguen 16 páginas justificando el rechazo de los planteos de la defensa]. Luego el Dr. DEDOMINICHI alude a los argumentos de Dr. CASTRO destacando su “…detallado voto” (página 50 de la sentencia), reafirmando luego su adhesión al decir: “Para finalizar y tal como lo dijera el juez de primer voto (remito a sus fundamentos) existió en el caso un verdadero aprovechamiento por parte del imputado…” (página 52 de la sentencia).

    En ninguna de las 62 páginas de la sentencia el Dr. DEDOMINICHI se aparta de los argumentos del Dr. CASTRO, los que suscribe íntegramente y presta “…ABSOLUTA CONFORMIDAD con el análisis de los distintos elementos de prueba DEBIDAMENTE VALORADOS..” (en mínúscula en el original).

  5. Catón
    26 julio 2012 18:09 en 18:09

    La mayoría de las opiniones no parecen indicar una previa lectura de la sentencia. Lamentablemente los denunciantes no colocaron en el sitio web un escaneo fácilmente legible al menos; lo que se ve es una borrosa fotocopia.

    Creo que Castro se excede de la terminologia “políticamente correcta” e incluso da una extensión exagerada a los límites en que debía analizarse el caso (no hablo de la cantidad de hojas).
    Esos términos ahora cuestionados surgen por primera vez en esa sentencia de citas de doctrinarios del derecho penal. Véanlo, está prácticamente a la mitad de la misma (fojas 254 del expediente, según se observa en la copia).

    Un aspecto que hay que valorar para juzgar si hubo por parte del primer votante intención de denostar a la víctima, revictimándola, es el cuestionamiento de nulidad que se señala ha planteado la defensa sobre la base de que la víctima, debido a su edad y por no haber sido declarada incapaz por un tribunal civil, no era representada por su madre y por tanto no había técnicamente denuncia válida, requisito esencial en este tipo de delito.

    Otro aspecto -que deduzco- es el argumento del tercer votante que entendió no estar en condiciones de refutar dichos del imputado de que se había enamorado de la víctima, por lo que no habría tenido intenciones de abusarse de ella. Por supuesto tal voto está después de los de los anteriores votantes, pero en la sesión previa entre los vocales (sobre la que Castro hace brevísima referencia, entiendo muy probable que ese punto se haya tocado y haya motivado en parte esa extensión argumental del primer votante.

    Creo errada la conclusión de TEXTUAL de que cabe endosar al segundo votante todas y cada una de las expresiones de Castro. Señala que coincide con ” el análisis de los distintos elementos de prueba debidamente valorados, que permitieran tener por acreditada en legal forma la materialidad objetiva y la intervención del imputado en el hecho puesto a juzgamiento”, pero ha continuación se dedica a su propia argumentación sobre cuestionamientos efectuados por la defensa. Es decir incursiona -aunque mas brevemente- sobre aquello que insumiera el grueso del primer voto. Como bien lo dice otro comentarista, no se trata de una mera adhesión sin argumentos propios; ¿se hizo cargo entonces de todas y cada una de las palabras del preopinante?. Apunto que en varias oportunidades, cuando un votante hizo su argumentación propia sin expresar su adhesión en general a otro voto anterior, derivó en la nulidad de la sentencia

    En suma, no tengo una opinión tajante sobre la oportunidad de las expresiones de Castro; ¿pudieron omitirse?, sí, seguramente; ¿hubo intención de denostar?, nada me da esa impresión.

    Por último un pedido a Berto: reclamar un texto mas legible de la documentación sobre la que se basan loe reclamos.

    • 26 julio 2012 18:28 en 18:28

      No he podido conseguir un texto más legible. ¿Probó imprimirla? Si la impresora es buena se lee un poco mejor.

  6. Juan
    26 julio 2012 19:37 en 19:37

    Según la nota publicada, El Dr. Dedominichi habría adherido “a las cuestiones sometidas a la deliberación, es decir, la materialidad del hecho y la autoría”. Pero en la sentencia se lee otra cosa, pues afirmó “Sin perjuicio de suscribir los fundamentos y la conclusión a la que arribara el señor Juez del primer voto, entiendo necesario efectuar algunas precisiones al respecto. Presto absoluta conformidad con el análisis de los distintos elementos de prueba debidamente valorados… “.

    El Dr. Dedominichi señala también que “Si hubiese adherido a todas las consideraciones (de Castro) no hubiese emitido un voto por separado”. Pero no parece del todo exacto afirmar que emitió un voto por separado. Su voto se integra con los fundamentos y conclusiones del Dr. Castro, que el mismo suscribe sin reservas, más las 16 páginas dedicadas a reforzar los argumentos para rechazar los planteos de la defensa y valorar los distintos dictámenes médicos.

    En cuanto a la preguna de Catón, acerca de si en el voto del Dr. Castro “¿hubo intención de denostar?”, pareciera que la respuesta tiene poca importancia frente a la elocuencia de las palabras empleadas. De cualquier modo, es el mismo juez quien se encarga de responder al decir: “De paso y ya que estoy escandalizando: no habría delito si alquien le facilitara a la idiota (o a la imbécil) un artefacto de los comunmente llamados consoladores… que también utilizan las mujeres que no tienen acceso a un varón, o que lo rechazan… y algunos varones (quizás perversos; no se si necesariamente). Y ¿quién puede decir que no reduce la tensión sexual?… pregúntele a ellas (o a ellos)”.

    El Dr. Castro se dirige a la víctima denominándola “la idiota” o “la imbécil” y acepta estar escandalizando. El primer voto es indefendible.

    Claro que despues del escándalo es natural que el juez del segundo voto realice un intento desesperado por apartarse de las palabras del primero, y no sorprende que con apoyo de algun comentarista, recurra a todo tipo de sutilezas. Pero la sentencia ya está firmada, y dice lo que dice. Tal vez una mejor actitud sería aceptar que hay un problema con el texto del fallo… ¿o acá no pasó nada?.

  7. mariana
    26 julio 2012 21:33 en 21:33

    no resulta novedoso los términos utilizados por este sujeto, que gracias a Dios, ya se alejó del Poder Judicial: recuerdan el caso “interfèmora” el mismo vocal dijo que la menor sentía placer cuando era abusada por el imputado (un señor de màs de 60 años); también en diversos fallos demostró su odio hacia las mujeres; ese señor ahora anda paseando… otra vergûenza que la “corporación” encubrió.

  8. mariel
    26 julio 2012 23:37 en 23:37

    aca no paso nada porque la victima es una mujer discapacitada con una madre analfabeta

  9. Ceferino Di Giovanni
    30 julio 2012 13:20 en 13:20

    Adherir significa lisa y llanamente adherir.
    Y lo que paso es que todos adhirieron….. a lo que les paso el relator.
    La deliberacion existio…pero por el tema del aumento… creo.

  10. Lorenzo
    30 julio 2012 17:25 en 17:25

    El Dr.Castro ha sido un excelente juez,aunque a veces los términos de sus sentencias no fuesen prudentes frente a la opinión pública.La descripción del estado de insuficiencia mental de la victima para prestar consentimiento,y la consiguiente imposición de una pena por abuso sexual,resulta impecable.Que hubiesen dicho los comentaristas precedentes si hubiese absuelto al imputado por atribuir discernimiento y libre decisión a la mujer?.Tengo la certeza de que el Dr.Castro no tuvo intención ofensiva. Ademas,me pregunto,a que viene esto después de tantos años transcurridos desde la jubilación del magistrado?.En cuanto al coito interfemora,no cabe duda de que la niña acudía voluntariamente a encontrarse con el viejo zafio,aunque eso no lo excusa para nada.No habiendo prueba alguna de penetración,el embarazo a través del coito interfemora fue admitido por los peritos como verosìmil ,y llevó inexcusablemente al encuadre legal de abuso.-No se preocupen,que con el juicio por jurados se condenarán a todos los que la opi
    niòn pública quiera,echando por la borda el principio de inocencia o in dubio pro reo.-Allá vamos!

  11. Lorenzo
    30 julio 2012 23:09 en 23:09

    A mayor abundamiento transcribo el significado de la palabra “idiota”:”se aplica a la persona cuyo desarrollo mental esta detenido en los tres años”.e “imbécil:”se aplica a la persona que presenta un retardo mental acentuado,pero menor que el del idiota.Su evoluciòn se halla detenida entre los tres y los siete años de edad mental ” (“Diccionario Kapelusz de la Lengua Española).Es claro que los adjetivos son injuriantes para las personas normales,pero tratándose de una persona de las características de la víctima no cabe hablar de “peyorativo” ni “discriminatorio”.Es cierto que hay eufemismos menos impactantes,como cuando a los “viejos” nos dicen “adultos mayores”.Un juez no es un literato,ni su objetivo es exponer “un relato con sintonìa fina” (como se dice ahora),sino describir los hechos objetivamente y aplicar el derecho en consecuencia.En el caso,la condena fue justa,y el cuadro fàctico impecable.Tratemos de no ser idiotas ni imbéciles.-

  12. Ceferino Di Giovanni
    31 julio 2012 13:04 en 13:04

    Recuerdo que el chino Benitez cuando, siendo tecnico de Boca, escupio a un jugador del America mexicano en plena bombonera, al dia siguiente, casi en la puerta de salida, dijo lo mismo que Lorenzo respecto de Castro, que “no tuvo la intencion de ofender”.

    Valga este ejemplo:
    Si una alternadora reclama por sus derechos laborales, a lo largo de todo el expediente se la puede citar como la “puta” que comparecio a estar a derecho, y en el hipotetico caso de que se produzca su muerte y se presente su hija/o, por representacion y para continuar con el litigio, se daria la posibilidad de que se tenga por presentada/o a la/el “hija/o de puta”…pero claro, siempre sin animo de ofenderlos.

    Verbigracia, la providencia podria decir:

    “Hagase saber al hijo de puta que en el termino de dos dias de notificado por nota del presente debera acompañar copia en los terminos y bajo el apercibimiento del Art.120 CPCC..

    Y ya que viene al caso, si puede un juez ser un literato, tal el caso del enorme Hector Tizon…que se ha ido.

  13. Lorenzo
    31 julio 2012 17:57 en 17:57

    Tenes
    razón.En ese caso quedaría mejor decir “meretriz”.-Pero no es lo mismo ser prostituta que idiota.No tienen nada de eso!!!

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: