Inicio > Uncategorized > La policía que tenemos, la policía que ¿queremos?

La policía que tenemos, la policía que ¿queremos?

Escribí estas dos notas que se publican hoy en “Río Negro”. La primera es un intento de abordaje sobre las razones de tantos casos de brutalidad policial en Neuquén. La segunda, más insólita, es un pedido de felicitación de un fiscal neuquino a un policía que hirió a balazos a dos presuntos asaltantes. En fin, es lo que hay.

Un policía persigue a un joven por un supuesto problema con su hijo, le dispara por la espalda y lo mata. Otro policía espera a su ex esposa, también agente, a la salida del trabajo, le dispara y la hiere.

Hay más. Un sargento encabeza un operativo y le dispara a corta distancia a un hombre con los brazos en alto. Resultado: le vuela un ojo. Un oficial ayudante irrumpe en una pelea familiar escopeta en mano y le dispara en la cara a una mujer, que también pierde un ojo. Tres policías reducen a un joven y cuando está boca abajo, uno le dispara un escopetazo en la espalda.

Y así podría seguir la enumeración. Los casos de brutalidad policial se multiplican en Neuquén, por razones personales o en operativos supuestamente de prevención o para hacer eso que se llama “restablecer el orden”.

Las razones son múltiples, pero hay una que está en la matriz. La policía sigue siendo una institución militarizada, verticalista y autoritaria, con una capacitación deficitaria en derechos humanos y respeto por los demás.

“Para la policía es lo más normal del mundo parar a un chico por la calle sólo por su aspecto, revisarle los bolsillos, la mochila, maltratarlo. Creen que proceder así está bien. Y desde la justicia no siempre se ponen límites, tenemos que reconocerlo y hacernos cargo”, dice un juez que ha manejado algunas causas por brutalidad policial.

El nuevo plan de seguridad, que recién empieza a caminar, ya está exhibiendo focos de conflictos que antes no existían. Básicamente, el plan consiste en inundar los barrios de patrulleros. Casi todos los días hay reportes oficiales de que son atacados con piedras. Lo que no se cuenta es la contracara: ¿cuánto maltrato dispensan hacia los jóvenes de esos barrios, convertidos en los sospechosos de siempre?

Cada mañana la policía trata de exhibir los buenos resultados de su plan. Con detallados partes informativos consigna que han recuperado celulares, motos, herramientas y elementos de ese tipo que habían sido robados. Pero no se habla de bandas desarticuladas, ni se sigue el hilo de comercialización de los productos robados, ni se combate del delito más sofisticado. El plan de seguridad, hasta ahora, es un método de control destinado a un sector de la población.

A la escasa capacitación en la resolución de conflictos como no sea mediante el uso de la fuerza, se suman el bajo nivel salarial, la recarga horaria y la escasa libertad para elegir la época de licencias.

Así, los hechos se suceden uno tras otro.

Uno de los últimos, esta semana, fue tragicómico: dos efectivos acudieron a ayudar a un hombre que se había golpeado al caer de su moto.

El hombre estaba alcoholizado, según se informó, y no quiso ayuda. Es más, se resistió a que lo auxiliaran. Mordió a un policía y  le fracturó la mano al otro de un puntapié.

Es preocupante que estos dos agentes no hayan podido controlar de manera no violenta ni siquiera a una persona en ese estado.

¿Cómo terminó la historia? Con los dos policías en el hospital y el hombre, golpeado por la caída de la moto, alcoholizado, que necesitaba auxilio médico y no represivo, encerrado en un calabozo.

Felicitaciones

El fiscal Ignacio Di Maggio le pidió a la Jefatura de Policía que “felicite” a un agente que hirió de bala a dos supuestos asaltantes. Lo hizo mediante un oficio que envió al jefe, Raúl Laserna, el 3 de agosto pasado y que se conoció ayer. El policía fue sobreseído de la acusación de “lesiones graves” el 13 de agosto.

El hecho ocurrió el 12 de julio a las 2:45 en la plaza ubicada en Albardón y Godoy. Allí estaba el agente policial de civil con su novia cuando fueron abordados por un joven y una mujer con fines de robo.

En medio de los forcejeos y según la versión del policía, el joven que lo atacaba a él sacó un destornillador, mientras la mujer le provocó cortes con un cuchillo a su novia.

En esas circunstancias extrajo su arma reglamentaria y disparó contra su agresor, alcanzándolo en la zona inguinal. Luego volvió a disparar y alcanzó a la mujer en el abdomen.

El policía fue detenido acusado de lesiones graves. Al prestar declaración indagatoria aseguró que disparó porque no tuvo otra alternativa, y porque temía por la vida de su novia.

El sobreseimiento dictado por el juez Marcelo Muñoz se basa en la versión del policía y en la de su novia para tener por acreditado que actuó con legítima defensa propia y de terceros. En las 14 carillas de la resolución no figura la versión de las víctimas (sobre las cuales, hasta ese momento, no había ninguna acusación formal), y tampoco hace mención a que se haya comprobado la existencia del destornillador.

Además de pedir el sobreseimiento del agente y de acusar por tentativa de robo agravado a los heridos, el fiscal Di Maggio (quien tomó el caso luego de la feria de invierno) le envió una nota a la Jefatura de Policía en la que señala: “es de mi interés destacar la intervención que le cupo al funcionario en la represión de un delito grave, por lo que corresponde felicitarlo dejando constancia de ello en el legajo personal a sus efectos”.

A su vez el abogado de la Jefatura, Gustavo Lucero, le envió una nota al fiscal del Tribunal Superior, José Gerez, en la que destaca “la actitud calificada y ejemplar” de Di Maggio, ya que “hace a la construcción de la política criminal de un estado de derecho y a la legitimación de los buenos funcionarios policiales”.

Actualización: el gobernador Jorge Sapag se refirió a la primera de estas notas en un discurso ante la Policía el 31 de agosto de 2012. El audio pueden escucharlo aquí (la respuesta empieza a partir del minuto 3).

Anuncios
  1. manuel
    31 agosto 2012 8:53 en 8:53

    Muy buena descripción. Alguien debería “solicitar copias de los antecedentes” de la felicitación y del caso, incluyendo la “conceptuosa” dirigida al fiscal felicitador, fomentando esa conducta contraria a sus obligaciones legales, y aplicarle un “Apercibimiento”, que deberá quedar en su legajo, a modo de recordatorio. Del mismo modo, en sede administrativa, del area de la secretaría de seguridad de la gobernación, debería hacerse otro tanto con el abogado de la jefatura, Dr. Lucero, que debió en cualquier caso, rechazar el improcedente texto, y hacerle saber al superior inmediato del autor de la apología del hecho, tarea para la cual no está ahí.

  2. alfredo
    31 agosto 2012 10:05 en 10:05

    no está bien fomentar conductas violentas en ningún ámbito. uno debe felicitar a la fuerza policial cuando hace su trabajo conforme a derecho, respetando la constitución e investigando para evitar que los crímenes queden impunes; no cuando se reprime aunque sea -y no se si este es el caso-, absolutamente necesario. La represión ilegal o el exceso es un delito. La represión legal es el último recurso. La investigación científica y la prevención primaria es el camino para una institución que, como la policial debe adecuarse al Estado de Derecho.

    • YAMIL
      1 septiembre 2012 9:47 en 9:47

      Y DONDE DICE QUE FUE ILEGAL PAYASO!! SI EL JUEZ LO SOBRESEYÓ, DONDE ESTA LO ILEGÍTIMO.. PASAYOS TODOS!!

  3. marina
    31 agosto 2012 10:39 en 10:39

    Felicitaciones como la que formuló Di Maggio son totalmente impropias y más todavía si se trata de un Fiscal de instancias inferiores. Conductas como las exteriorizadas por ese Fiscal se producen porque el TSJ no ejerce la superintendencia de la manera que corresponde, pues si no está reglamentado existe un principio que nadie puede discutir y que establece que las comunicaciones a los restantes Poideres del Estado, excepto las que se relacionan con actuaciones procesales, tienen que hacerse por el TSJ o con su autorización. Si el TSJ delegó la superintendencia de los fiscales en Gerez, éste es el que debe hacer saber a Di Maggio que existen principios y límites que no puede sobrepasar.

  4. manuel
    31 agosto 2012 13:24 en 13:24

    Amen de ello, el sobreseimiento es una cosa bien distinta de la absolución: si aparecieran nuevos elementos de juicio, debería reabrirse la causa. No está todo dicho. En suma: Al fiscal hay que retirarle la causa, y enviarla al que le sigue en turno. Ello debe difundirse, para neutralizar los efectos disuasorios hacia los posibles terceros. Y, pedir que su conducta sea examinada a la luz de la ley de enjuiciamientos, por que, nada más disuasivo para algún testigo relevante, que pueda suscitar la revisión del asunto, que el propio fiscal de la causa, en vez de apelar el sobreseimiento, felicite al imputado. Me pregunto ¿investigó con ganas?. En segundo término, y así mirado el asunto, me pregunto si no le cabe abrirle una investigación por alguna figura penal, por que la “apología de la violencia” que encierra la “felicitación”, se toca con diferentes figuras, por caso, “intimidación pública agravada” a posibles testigos del hecho, en particular, y a la población en general.

    • il Capo
      4 septiembre 2012 10:53 en 10:53

      Manuel: no genere falsas expectativas en los lectores. Los artículos 299 y 300 del código de procedimiento penal dicen absolutamente lo contrario a lo que ud., afirma, y es que dictado el sobreseimiento en favor de una persona, y firme dicha resolución, se cierra DEFINITIVA e IRREVOCABLEMENTE el proceso sin posibilidad de reabrirlo; no haga afirmaciones erroneas.

      • manuel
        5 septiembre 2012 8:22 en 8:22

        Lo siento. Quería darle alguna chance al Fiscal feliz y al jefe de abogados. De cualquier modo, aquí en Bs. As., el sobreseimiento, es “provisorio” o “definitivo”. Se arriba a la consolidación, pasado un determinado lapso de tiempo sin nuevas pruebas. Como en la Nación.

  5. Hector Luis Manchini
    31 agosto 2012 15:56 en 15:56

    Si realmente el sobreseimiento no hizo mención de las versiones de las víctimas y no apreció integralmente la prueba decisiva para resolver, es nulo por arbitrario conforme doctrina inveterada de la CSJN en tanto no consitituiría una conclusión razonada de los hechos acecidos y por haber prescindido de prueba relevante para la decisión de la causa.

  6. Daniel
    31 agosto 2012 16:09 en 16:09

    Con todo respeto me permito hacerle algunas observaciones.
    Leyendo y releyendo algunos de sus post ya notaba que su visión respecto de la Policía, como institución, tanto como de sus miembros era sesgada y peyorativa. Hoy eso ya está confirmado, para mí.
    Es más, creo que muchos -incluso usted- serían incapaces de hacer un análisis de la Policía o la cuestión policial sin tachar a la Institución o a sus miembros de “tontos, vagos o malos”, si se le prohibiera eso, se quedaría casi sin argumentos.
    Pero mi afirmación no surge de dudar de su capacidad intelectual, más bien creo que se lo impediría su posición ideológica que -aunque no comparto- respeto.
    Esa visión que demuestra en cuanta posibilidad tiene de hacerlo, lo coloca en una excelente posición como para afirmar sin respaldo alguno (al menos no explicitado) que los hechos que narra son “brutales” y que incluso “se multiplican” (la multiplicación es algo bastante serio como para afirmarlo así nomás).
    Claro que por tradición o por cualquier otra razón la Policía como Institución es militarizada y verticalista esta última es consecuencia de la primera (lo de autoritaria corre por su cuenta) pero lo dice como si ello fuera mala palabra. Pero señor, si usted le quita lo peyorativo, deberá reconocer que la militarización y el verticalismo son formas de organización y administración. El gobierno en un estado de derecho es verticalista, una empresa se organiza con una impronta verticalista, el Poder Judicial es verticalista incluso, las familias son verticalistas. Esto es igual que cuando se habla de “burocracia”, depende como lo diga y en que contexto, la burocracia será una administración ineficiente o será una organización regulada por normas que establecen un orden racional para distribuir y gestionar los asuntos que le son propios.
    Esa misma visión que usted demuestra, también lo coloca en una inmejorable posición de dar vuelta los asuntos y llevar más agua para su propio molino: ahora resulta que la única razón por la cual hubo un hombre alcoholizado que se cayó de su moto y dos efectivos lesionados es la misma Policía. Claro, en este caso, son “tontos y malos” porque no podrá decirse que son “vagos”.

    A propósito de las Felicitaciones del Fiscal, también hay. Digamos que su resumen del suceso que allí se investigó es -como mínimo- pobre. Usted leyó la imputación que se le hizo al Policía? Yo también.
    Ahora, si fue sobreseído por legítima defensa comparto con usted que las “felicitaciones” al efectivo fue desafortunada e incluso insólita!!. Yo, en cambio, lo hubiera consolado: Está bien Sr. Policía, no importa que a usted y a su novia los hayan atacado, no importa que haya estado detenido, lo importante es que -aunque bastante magullado y maltrecho- usted está vivo y encima se dignaron a sobreseerlo en tiempo razonable!!…

    Sabe que? mi visión respecto de la Policía y de muchos de sus integrantes es totalmente diferente a la suya. Pero en algo coincidimos, yo quiero una policía mejor. Mejor paga, mejor formada, con más y mejores recursos, con menos horas de trabajo, con mejor condición socioeconómica, mejores condiciones profesionales y sobre todo, que no resulte ser un lacayo ni del ejecutivo ni del Poder Judicial ni de la sociedad.
    El Dr. Binder decía que casi todos coincidimos en que no se puede prescindir de su Policía, pero siempre se transmiten señales de desprecio. Eso no ayuda.
    Saludos!

    • manuel
      3 septiembre 2012 8:42 en 8:42

      Claro que hay jerarquías, autoridad de la ley, verticalidad. Empero, todo ello debe ser un SERVICIO a la ciudadanía, y no al revés. La concepción que Usted describe, la del día a día, es la que coloca a la población de rodillas frente a la “autoridad”: la tendrán sobre sus subalternos, pero, Señor, el SOBERANO -trate de comprenderlo bien, por que su rumbo es de colisión- siempre sera el CIUDADANO. Por tanto, las críticas que aquí hizo, son solo para el coro de “sumisos” desvergonzados y cómplices. La nota que critica, es excelente. El Fiscal, un desvergonzado. Y, habría que ver y oír a los “agredidos”. Un balazo en el abdomen de la muchacha asaltante!. Eso es “gatillo fácil” con “10 gotitas de misogenia”, desembozada. Pero, eso es -para ustedes- “defensa propia”. Luego viene el “relato del instructor” y la historia de las “armas blancas” y la “impresión” de la descripción del “destornillador”, es propia de la prosa “autoritaria” y “verticalista”: ya trae en la elección de las palabras, implícita, la versión “policial”. Vamos!.

  7. WTF
    1 septiembre 2012 10:21 en 10:21

    “Lacayo” es sinonimo de “rastrero”, pero tambien es sinonimo de”servil”. Yo si quiero una policía servil, que cumpla ordenes del ejecutivo para prevenir el delito y del judicial para investigar aquello que no se pudo evitar. A lo mejor no entiendo bien que quiere decir Daniel con eso de “que no resulte lacayo ni del ejecutivo ni del poder judicial ni de la SOCIEDAD(!)”. ¿bajo las ordenes de quien debería entonces actuar la policia?
    Llamativamente encaró el tema del verticalismo y la militarizacion en detalle, pero el periodista tambien hablo de autoritarismo y eso pareció no molestarle tanto.
    Definir como “desafortunada e insolita” la felicitacion del Sr. Fiscal es, a mi juicio, quedarse corto. Creo que resulta repugnante, violenta y peligrosa. El sr. policía ni siquiera estaba de servicio y se limito a ejercer el derecho que tiene cualquier persona de defenderse ante un ataque ilegitimo. Eso no es reprochable, pero tampoco digno de una felicitacion. Si en vez de policia hubiese sido el placero de la esquina, ¿le hubiese pedido al intendente que lo felicite por defenderse? Es poco serio. Coincido plenamente con la sugerencia de Manuel.

    • Daniel
      1 septiembre 2012 17:12 en 17:12

      Creo que no entendió bien, no logré explicarme. Utilicé la palabra “lacayo” en su acepción más antigua, es decir, cuando el lacayo era sólo un peón -casi despreciable – sometido a la voluntad de un amo. Una relación profesional, no es -para mi- una relación amo-lacayo.

      Ahora, contrariamente a lo a usted le parece, la adjetivación de “autoritaria” verdaderamente no la comparto y definitivamente es molesta por innecesaria, siempre que se pretenda abordar el tema seriamente, claro está. Si ese no es el verdadero objetivo, pues, cada cual que use el adjetivo que le parezca. Esa fue la razón por la que sólo corre por cuenta de quien lo dice, en este caso, el periodista.

      Luego, mi señor, la solución que Manuel propone es imposible y déjeme que le explique por que: Sobreseimiento o absolución firmes, en cuanto a sus efectos no tienen diferencia, no son para nada distintas. Cualquiera de las dos cierra definitivamente la cuestión y ninguna posibilidad cabe de abrir la investigación a tenor del mismo objeto. Igual, vuelvo a reiterar que sobre el punto, el resumen que nos aporta el periodista es corto, créame que hay otras cosas para poner todo el asunto en su contexto.

      Por ùltimo, respecto de la “felicitación”, podrá compartirse o no. Yo ya dije lo que pienso. Pero si es “repugnante, violenta y peligrosa”, eso corre por cuenta suya nomás.

      Saludos!!

  8. silvio
    1 septiembre 2012 15:25 en 15:25

    por que no intervino la fiscalia de graves atentados contra las personas?

  9. WTF
    2 septiembre 2012 10:07 en 10:07

    Daniel, me refería al primer aporte de manuel. En el segundo, tiene usted razón. Hoy se conoció otro caso de un policía baleando el auto de su ex mujer. Un aporte mas a la “multiplicacion”.
    La Fiscalía de graves atentados entiende en lesiones gravisimas, homicidios y abusos sexuales.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: