Inicio > Uncategorized > En Neuquén no hay “políticas públicas penitenciarias que respeten los derechos humanos de los detenidos”. Fallo completo

En Neuquén no hay “políticas públicas penitenciarias que respeten los derechos humanos de los detenidos”. Fallo completo

A Lucas le faltaban diez días para las salidas transitorias. Su paso por la Unidad 11 no fue tranquilo: participó de una huelga de hambre para protestar por las (cuando no) humillantes requisas a los familiares que visitan a los detenidos.

A diez días de las salidas transitorias a ningún detenido se le ocurriría hacer nada que le corte ese derecho. Sin embargo Lucas fue encerrado en un buzón como castigo por inconducta. Fue, como suele suceder, una decisión sin derecho de defensa. Pero además nunca existió un acto administrativo que avalara esa sanción.

Los guardias sabían adónde llevaban a Lucas: a un sector al que podían acceder otros detenidos con los que había tenido serios enfrentamientos.

A las 9 de la mañana del 20 de julio de 2005, se despertó con el cuerpo en llamas. Lo habían rociado con nafta y alcohol etílico y prendido fuego.

Mientras él se retorcía, los guardias ni se enteraron. Y cuando se enteraron tardaron en llegar, porque tres puertas con rejas aíslan el “buzón” del resto. Y cuando llegaron no pudieron apagarlo porque en la cárcel no hay matafuegos y la manguera no tira agua.

Lucas demandó al Estado, y la sala contencioso administrativa del Tribunal Superior de Justicia condenó a la provincia a indemnizarlo con 94.060 pesos.

La sentencia completa está aquí en word. La firman Ricardo Kohon y Oscar Massei.

Resalto algunos párrafos:

El abandono que sufren actualmente los internos (es) producto, primordialmente, de la ausencia de políticas públicas penitenciarias que respeten los Derechos Humanos de los detenidos y promuevan el cumplimiento de los fines constitucionalmente acordados.

Es preciso solicitarle a la Legislatura que debata y sancione la normativa local que cumpla con los estándares internacionales para el tratamiento de los reclusos”.

“Revertir la situación de crisis en la que se encuentra el sistema penitenciario actual requiere de un esfuerzo institucional, de la participación y del diálogo de los poderes del Estado que confluya en la adopción de medidas de acción en forma coordinada”.

El preso conserva la titularidad de iguales derechos que las personas libres (…) sigue teniendo la dignidad de un ser humano, aunque esté privado de su libertad”.

Cuando un sujeto es colocado en una unidad penitenciaria, nace en cabeza del Estado un conjunto de deberes que comprenden obligaciones tales como el cuidado de la vida y la integridad física de los internos”.

El sistema social en su conjunto y sus integrantes en particular deben comprender que la cárcel no puede constituirse en un depósito de seres humanos. Esto vulnera el respeto a la dignidad humana y contraría los propósitos constitucionales de reinserción social y readaptación”.

“Constituye una deuda del Estado neuquino, que debe ser subsanada en el más corto lapso posible, la ausencia de un cuerpo profesionalizado de personal penitenciario (así como) el adecuado mantenimiento de las instalaciones donde se cumplen las penas privativas de la libertad”.

Anuncios
  1. sofia
    1 septiembre 2012 10:01 en 10:01

    el TSJ debe, aparte de emitir fallos ejemplares, asumir y hacerse cargo de sus responsabilidades. control en las cárceles a la que solo acuden defensores penales y poner en marcha Ejecución Penal con recursos suficientes como para ser eficiente.

  2. anabel
    1 septiembre 2012 10:03 en 10:03

    Qué hace magistratura?… llama a concurso para cargo de Juez de Instrucción, una figura que va a desaparecer en breve; e ignora futuros cargos que deberían comenzar un proceso de funcionamiento para estar a pleno con el nuevo código….

  3. El sueño de la razón produce monstruos
    2 septiembre 2012 0:06 en 0:06

    $ 94.060!!??? La rotura de una pierna (cubierta a veces por la aseguradora del demandado) implica un pago de alrededor de medio palo verde… Ah, me olvidaba! el estado debe cuidar su patrimonio para que se pueda invertir en los BMW, los gatos y los chalets en Rincón Club de Campo de algunos funcionarios en cambio el patrimonio de un ciudadano cualquiera hay que regalarlo a mansalva …y encima los presos no son personas… Dios Santo!

  4. manuel
    3 septiembre 2012 8:16 en 8:16

    La sentencia, fija un monto paupérrimo. Denota la falta de convicción de los autores. Es muy “declarativa”. El hecho es grave, gravísimo. No alcanza con una “indemnización”: aquí hay un crimen de “lesa humanidad”, y por ende acción penal IMPRESCRIPTIBLE, contra los funcionarios imputables del INCUMPLIMIENTO DE LAS OBLIGACIONES. La prueba “in re ipsa”. Un fallo vergonzoso. No hacen falta “políticas de estado”: Verso. Ya las hay. Falta coraje, fuerza, energía, potencia del Estado, y un buen escarmiento “funcional”: la exoneración e inhabilitación sine die para los responsables. Y, mandarlos a LABURAR!. por cierto, 94.000 pesos es una suma misérrima y ofensiva de mi dignidad ciudadana. El falo una afrenta disfrazada de compasión.

  5. El sueño de la razón produce monstruos
    3 septiembre 2012 14:29 en 14:29

    Emmm… estoy de acuerdo con manuel en que es un crimen protervo, pero no estoy seguro de que encuadre juridicamente como crimen de lesa humanidad… ¿No es un poco exagerado? Me parece que incluso choca un poco con el criterio Pro Hómine, porque las garantías son para todos los seres humanos, incluídos los torturadores. Somos todos personas, es así.

    PD: Es un furcio bastante gracioso lo de “El falo es una afrenta” (Perdón por lo desubicado pero tenía que decirlo)

    • manuel
      3 septiembre 2012 16:03 en 16:03

      Empiezo por tu rápida ubicación del falo: no es un furcio. Es un error de tipeo. En cuanto a la responsabilidad del estado, hay lesa humanidad por la sencilla razón que ocurre hallándose la víctima privada de su libertad y el llavero lo tiene el carcelero, que es el Estado. La diferencia entre los perpetradores de crímenes de lesa humanidad y los terroristas setentistas incluyendo a la triple A -mientras no se acredite que pertenecían a fuerzas regulares del Estado, (el mismo que facilitó la nafta y el alcohol etílico, en el caso que nos ocupa)- es la misma. Por lo demás, ha usted banalizado un asunto que no se presta para el chiste (Sigmundo Frued, “El Chiste y su relación con el inconciente), mostrando una predisposición cruel, que describió muy bien Hanna Arendt en “Eichman en Jerusalem”. Pro homine… ¡por favor!.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: