Inicio > Uncategorized > Chile y Neuquén: problemas comunes con el Código Procesal Penal

Chile y Neuquén: problemas comunes con el Código Procesal Penal

Chile implementó hace años un Código Procesal Penal muy parecido al que entrará en vigencia en Neuquén en 2014. El diario La Tercera publicó un informe del CEJA (organismo que tuvo bastante que ver con la reforma, allá y acá) con resultados muy críticos sobre los resultados obtenidos en la investigación de los robos. Por ejemplo, no hay estrategia de persecución penal unificada, falta diálogo y coordinación entre fiscales y policías (¿no les suena a esto?), se prioriza el número de sentencias por sobre la calidad de las investigaciones, y más del 80% de las causas con autores ignorados van a parar al archivo.

Reproduzco la nota porque en Neuquén se suele tomar a Chile como modelo, y los más exagerados aseguran que con el nuevo Código Procesal Penal poco menos que se esclarecerán todos los delitos. Es una entrevista al director ejecutivo de CEJA Chile, Cristian Rego, y el investigador del organismo Eduardo Alcaíno.

“Uno de los principales resultados que encontramos es que de parte del Ministerio Público no existe una política para mejorar la persecución penal en ese tipo de delitos (se refiere a los robos). Sino que más bien hay una percepción de parte de la fiscalía de que la investigación no tiene resultados, y sin perjuicio de ello, van a investigar de forma muy ritualizada y de protocolo sólo para justificar el archivo provisional”, explica Alcaíno.

Esto porque hay dos falencias que develaron este estudio y que tienen que ver con números de 2011. “Las cifras son bastante críticas. Una de las principales formas de términos que tienen los procesos son el archivo provisional (cuando no hay antecedentes suficientes para continuar con una investigación), llegando a un 78,5% en 2011. Y es mucho más crítico en aquellos casos en los cuales en el robo no hay un imputado conocido, es decir, cuando a la fiscalía le llega la causa sin saber quién cometió el delito. En ese caso, el archivo llega a un 84%. De acuerdo a eso, elegimos saber qué está sucediendo”, añade el autor de la investigación.

“La pregunta que surge es por qué la investigación que ellos realizan no tiene resultado. Y es principalmente porque el método es totalmente ineficiente. Básicamente se trata de una orden del juez que se envía a la policía para que haga algo. Y esto tiene serios problemas porque el núcleo central de este método, es que se centra en la recabación de información de forma posterior. Incluso, las órdenes están llegando 30 días después. Entonces, claramente las posibilidades de esclarecimiento de delitos son bastante bajas y también muy burocrático porque implica todo un andamiaje para poder finalmente enviarla”, agrega Alcaíno

“Lo único que hace finalmente este sistema es recargar a las unidades policiales de pura tramitación en lugar de investigar. Y lo que provoca esto, es que los fiscales tengan una visión de que la policía tiene una especie de selección de cuáles investigaciones realizan y cuales no”, prosige el investigador del CEJA.

“A su vez, también genera hecho de que la relación sea mediante manera escrita. Incluso ni siquiera por correo electrónico, sino que en papel, lo que provoca que las fiscalías tengan muy poco control de lo que hacen o no hacen las policías. Un fiscal no tiene cómo saber si un policía finalmente estás haciendo o no su trabajo. La consecuencia es que la relación entre fiscalías y policías se haya enfriado, por tanto no hay un trabajo en equipo. Los fiscales no se conocen con los funcionarios policiales. Es un trabajo de instituciones más que personal”.

Si bien hay experiencias positivas según este informe, son aisladas y no responden a una política general de Gobierno, por ejemplo, desnudando que no existe una línea de trabajo a seguir y que la coordinación no existe, aparte de la cruda realidad de las metas a ambas instituciones, dejando de lado la calidad en el trabajo de persecución en los delitos.

“Hay algunas experiencias importantes en la Fiscalía Centro Norte, el trabajo que hacen en Santiago Centro y otras, pero lo más importante es que esto es un trabajo meramente excepcional. Es iniciativa de la fiscalía regional o de algún fiscal en específico, pero no hay una política por parte de la Fiscalía Nacional de hacer un trabajo sofisticado, de manera inteligente, de trabajo con la comunidad, con la policía”, sostiene Alcaíno.

Y explica que “todo esto tiene que ver con los incentivos o no que tiene la policía para investigar o darle prioridad a este tipo de delitos. Lo que nosotros pudimos constatar es que el Ministerio Público no tiene incentivos para darle prioridad a este tipo de delitos. Porque a ellos evalúan a la fiscalía a través de Indicadores de Gestión, que son meramente numéricos. O sea, se les pide a los fiscales cierto número al día de determinados asuntos. Les piden determinados números de sentencias. Entonces, como les piden números, los fiscales obviamente como tienen una carga de trabajo importante, lo que hacen es dedicarse a aquellas causas que les toma menor dedicación, las causas más sencillas y las que le van a tomar menos tiempo. Eso se centra en el trabajo de imputados conocidos”.

Por su lado, el director ejecutivo del CEJA y académico de la UDP, Cristián Riego, concluye que “en esta área no hay un protocolo de actuación bien pensado y que se aplique siempre. Lo que se va a hacer es muy al azar. Depende de cada caso, de la policía, de las personas. No hay un protocolo, una línea de procedimiento para decir ‘esto es lo profesional’. Hay azar que en la mayoría de los casos se traduce en no hacer nada al principio y que luego la fiscalía mande a investigar”.

“El problema es que si se les sigue inyectando recursos para que sigan haciendo lo mismo. O sea, poniendo más asistentes, más fiscales, en uno o dos años más vamos a estar hablando absolutamente lo mismo. Entonces, el Ministerio Público tiene que generar protocolos de trabajo distintos de manera de focalizar bien sus recursos”, expone

“En ese sentido hay que generar procesos investigativos más innovadores y tomar una visión más global, no de caso a caso. De que detrás de los robos hay en Las Condes, por ejemplo hay un problema delictual y por tanto hay que generar estrategias para evitar eso. Uno podría inyectar recursos, pero no basta. Hay que generar objetivos comunes entre las policías y fiscalías. Aparte, hay que generar incentivos y espacios de rendición de cuentas, que es lo que no existe hoy. Ellos no se responsabilizan ni rinden cuenta. Al final cuando hay fracasos, es el Ministerion Público el que pone la cara”, remata el autor del estudio que se presentará el próximo martes, a las 13 horas en la Facultad de Derecho de la UDP ante autoridades, adadémicos y protagonistas de la escena judicial del país.

Anuncios
  1. Violencia Rivas
    8 octubre 2012 21:17 en 21:17

    En otras palabras, va a pasar lo mismo que pasó cuando se implementó la Ley Federal de Educación, que era la que ya había fracasado en España,aca pondran en practica un Codigo que ya fracasó en un pais donde el indice de corrupcion es uno de los menores, Chile puesto 21 y Argentina 105 ordenados de menor a mayor. ¿Para que copiar algo que no funciona? Porque es progre. Y me gustaría saber como considera CEJA a las victimas, evidentemente no tiene mucho afecto por las mismas.

  2. pirulo
    8 octubre 2012 22:07 en 22:07

    Si el sistema de autores ignorados funciona mediante “una orden del JUEZ que se envía a la policía para que haga algo”, parece que el problema es mucho más profundo y anterior al aspecto operativo. ¿No era el chileno un procedimiento acusatorio? 😦

  3. Fernando
    9 octubre 2012 13:05 en 13:05

    Al contrario Violencia, todo esta modificación del sistema procesal tiene como uno de sus caballito de batalla a las víctimas. Lo que suscede es que nadie dice la verdad con crudeza: La mayoria de los delitos quedan impunes y esto siempre va a ser asi con cualquier sistema porque el delito no es una anomalia social sino que es normal en todo sistema social(y esto es sabido en sociología al menos desde la primera mitad del siglo pasado) y el estado tiene siempre recursos limitados. Lo interesante es seleccionar los casos que se van a investigar y tambien cuales no. El conflicto social no puede resolverse centralmente a traves de la pena (eso es mas bien un pensamiento mágico), sino buscar formas de mediación u otros recursos que den mayor o alguna satisfacción a las víctimas y sobre todo prevenir los daños. Tal como se describe en el informe, la insistencia en estadisticas y números (a caballo de la efectividad) solo trae aparejado una selectividad negativa para el sistema de justicia porque se procesa lo más fácil. Se reprime a las personas más vulnerables, más torpes, más ignorantes los “clientes” del sistema penal que son las elegidos por la policia. Creo que el CEJA, debería hacerse una autocritica y no un informe criticando a funcionarios judiciales y policiales, porque su reforma esta fracasando y no puede decir que una reforma se limita a hacer una ley. Para que una reforma no traiga mas problemas que soluciones es evidente que deben establecerse nuevas practicas y nuevos objetivos y transparentar y sincerar el funcionamiento del sistema penal. Tampoco me parece que el robo tenga que ser el delito estrella. Muchos delitos de “cuello blanco” causan infinitamente mas daño social.

  4. Violencia Rivas
    9 octubre 2012 18:09 en 18:09

    Creo que toda esta discusión ha devenido en abstracta habida cuenta que no existe la división de poderes tal como lo ordena la Constitución Nacional.
    1.- Porque el Consejo de la Magistratura tanto provincial como nacional, elige para los cargos a quienes el poder político “señala” sutilmente (o no tanto), ademas de que nadie con prestigio se presentaría ante un grupo de personas que tienen menos antecedentes académicos (si los tienen) que los postulantes.
    2.- Porque por la vía de los hechos el Poder Ejecutivo Nacional impone el juez que le parece, Alak se presentó en el CM nacional a imponer el deseo del PE y el juez renunció.
    3. Porque con los DNU el PE dicta leyes.
    4. Porque con la mayoría en el Congreso este se transformó en la escribania del PE. “No me importa ser una escribanía, si es para defender los intereses del pueblo.
    El titular de la Cámara de Diputados hace un balance de los últimos días en que el Parlamento sancionó las 12 leyes enviadas por el Poder Ejecutivo. Dice que su rol es “‘darle institucionalidad jurídica a la acción de gobierno'” tal como lo reconoce lo Julian Dominguez en su pagina oficial (http://juliandominguez.com.ar).
    5. Porque ninguno de los poderes respeta lo ordenado por el Poder Judicial, la Corte ordenó la extradicion de Apablaza y no cumplió, ordenó el pago del 82% a los jubilados y no cumplió, no se cumplió con lo ordenado por CSJN para la reposicion en su cargo al procurador de Santa Cruz, y no solo eso sino en una demostracion de fuerza el extinto expresidente y gobernadores de provincias entre los que se encontraba el gobernador de Neuquen hicieron un acto para que vieran que no lo reponian y qué, porque no cumple con la pauta oficial o lo hace a medias. Todas estas ordenes emanadas del maximo Tribunal del pais.
    Y me vienen ahora con que los fiscales van a ver “qué delitos persiguen y cuales no”.
    Con respeto JA, JA, JA, JA, JA, JA y siguen jas.

  5. Hector Luis Manchini
    9 octubre 2012 18:50 en 18:50

    No se cuando van a entender que no interesa el Código Procesal que se aplique sino las personas que lo actúen, su idoneidad, experiencia y sustancialmente su independencia del Poder Ejecutivo. Me Consta, trabajé con el sistema escrito secretario y juez criminal y correccuinal ¡¡¡Una maravilla!!!. Un ejemplo el juicio de la matanza de Lonco Luan que llevó adelante el fallecido Dr. Arturo Siminelli de manera brillante. Luego el Juicio Oral que fue para peor porque los testigos que declaraban en la instrucción la mayoría no eran habidos en el juicio oral o habían fallecido o los que estaban por el paso del tiempo recordaban poco y nada y el asunto terminaba leyendo la declaración prestada ante el instructor. Y ahora el juicio oral que apuesto lo que me resta de vida que no se va a implementar. Es una modesta opinión de un verable anciano, ex juez.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: