Inicio > Uncategorized > “El Estado no puede ni debe a través de sus jueces perpetuar la concepción sexista”. Fallo completo

“El Estado no puede ni debe a través de sus jueces perpetuar la concepción sexista”. Fallo completo

La frase pertenece a la jueza Cristina Lembeye, de la Cámara Criminal de Caleta Olivia, en un fallo por el cual se condenó a un hombre que golpeó a su expareja.

El fallo, que pueden descargar completo aquí en formato word, me llegó a través de Mario Juliano.

Se trata de un hecho muy violento ocurrido en Pico Truncado. El hombre persiguió a su ex pareja, le chocó el auto y la golpeó. Ella contó al Tribunal las consecuencias:

Tuve 14 entre fisuras y quebraduras en la cara, el maxilar, el tabique me lo quebró, me fisuró los pómulos, más los golpes en el cuerpo, patadas, me arrancó parte del cabello cuando me sacó del auto tirándome del pelo.

Me quedaron secuelas, hay palabras que no me salen bien, hay palabras que no puedo pronunciar, no abro bien la boca, se me traba la mandíbula si muerdo algo duro

Me operaron 3 veces, la primera me acomodaron la dentadura, el maxilar, en la segunda me pusieron las placas que me tenían que poner, la tercera fue porque se me había producido una infección, me sacaron las placas.

Estuve 3 meses sin trabajar. Perdí parte de mi vista, tengo mucho aumento del lado que él me pegó un golpe de puño bastante fuerte. Lo peor fue lo de la boca, ahora pierdo los dientes, hay comidas que no puedo masticar, en invierno me duele con el frío, se me inflama el labio con el frío también”.

El hombre fue condenado a 1 años y 6 meses de prisión de cumplimiento efectivo por daños y lesiones graves. El voto de la jueza Lembeye descartó el argumento de la emoción violenta esgrimido por la defensa por estar basado en fundamentos sexistas y discriminatorios.

Dijo en el fallo, cuya lectura completa recomiendo:

Provenimos de una sociedad patriarcal, en la que el derecho ha sido un importantísimo reproductor del sistema de géneros.

Y tan es así, que el ejemplo clásico de manual de Derecho Penal para la emoción violenta justificada era (¿es?) el del marido que llegaba a la casa y encontraba a su esposa en la cama con otro, ejemplo que reproduce no uno sino muchos estereotipos de género. Nunca se utilizó uno en el que fuera la mujer la que vuelve de trabajar y encuentra a su esposo en la cama con otra u otro. Esas son claramente las formas en que el derecho va reproduciendo el sistema de dominio patriarcal. Ese argumento, en términos vulgares sería “la víctima se lo buscó”.

Ese es el argumento de la defensa. La víctima se lo buscó, porque ella andaba dando vueltas en el auto buscando hombres, o circulando lentamente para saludarlos, o estaba en el auto con uno.

Por sobre el Código Penal, obviamente, se encuentra la Constitución Nacional. Entender que el hecho de ver a su ex mujer con otra persona -lo que no ocurrió, como ya analizara-, o creer que así fue, es una circunstancia que excusa la emoción de R., por la que la chocó con la camioneta, la bajó de los pelos del auto y la golpeó hasta producirle múltiples fracturas de maxilar por las que fue sometida a tres cirugías y tuvo en extensísimo tiempo de recuperación, le fracturó el tabique nasal, le fisuró el piso orbitario y le dejó el ojo cerrado con un hematoma que duró varios días, es contrario a la manda constitucional.

La concepción de sociedad patriarcal colada de manera macro y micro en todos los intersticios del entramado social es violatoria de la Constitución.

El art. 75 inc. 22 CN coloca en el bloque de constitucionalidad a la Convención sobre Eliminación de todas las formas de Discriminación contra la Mujer (aquí en pdf), conocida mundialmente por sus siglas en inglés, CEDAW, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas el 18 de diciembre de 1979 (Ley 23.179, B.O. 3-6-85), y que en su art. 5 inc. a) obliga al Estado a “modificar los patrones socioculturales de conducta de hombres y mujeres con miras a alcanzar la eliminación de los prejuicios y las prácticas consuetudinarias y de cualquier otra índole que estén basadas en la idea de la inferioridad o superioridad de cualquiera de los sexos o en funciones estereotipadas de hombres y mujeres”. Entonces el Estado no puede ni debe, a través de sus jueces, perpetuar la concepción sexista. Está obligado por la Constitución a modificarla”.

La foto es de La Vanguardia del Sur.

Anuncios
  1. Romina
    22 octubre 2012 15:49 en 15:49

    Ojalá hubiera más jueces así. O tan sólo alguno en esta provincia.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: