Archivo

Posts Tagged ‘fiscal Di Maggio’

La Cámara de Apelaciones mandó a bajar un cambio en una veloz investigación

10 julio 2012 23:41 4 comentarios

El fiscal Ignacio Di Maggio deberá investigar más antes de pedir la indagatoria del intendente de Plottier, Andrés Peressini. La Cámara Provincial de Apelaciones lo dispuso en una resolución dividida que le da la razón al juez de la causa, Alfredo Elosu Larumbe.

Esta resolución era muy esperada por alguna de las partes, que sospechaba que algunos medios le estaban marcando la agenda al juez y que por eso no hacía lugar al pedido fiscal.

Entre Di Maggio y Elosu Larumbe se produjo un cruce en mayo pasado (los antecedentes, aquí).

El fiscal le pidió al juez la indagatoria del intendente Peressini porque, tras una fulminante investigación que duró apenas 13 días, lo consideró sospechoso de cometer los delitos de abuso de autoridad, violación de los deberes de funcionario público y uso de documento público falso. Todo, por la compra de siete vehículos sin licitación pública ni autorización previa del Concejo Deliberante.

El juez le respondió, con igual rapidez, que consideraba prematura la acusación y le dijo que debía profundizar la investigación. En consecuencia, rechazó el pedido de indagatoria del intendente.

Di Maggio no se quedó quieto, y presentó un recurso ante la Cámara Provincial de Apelaciones. Ese organismo le dio la razón al juez por lo que el fiscal deberá ampliar la investigación antes de volver a pedir la indagatoria.

La resolución completa está aquí en word.

El camarista Richard Trincheri, quien junto con Héctor Rimaro votó por darle la razón al juez, observó que de los mismos escritos del fiscal se desprende “la inexistencia de elementos suficientes aún (subrayado en el original) para imputar ilícito alguno” a Peressini.

Añadió, también usando los términos del escrito del fiscal, que “no habla de imposibilidad sino de dificultad” para iniciar la etapa de instrucción. “La decisión que (Di Maggio) apela no ocasiona gravamen irreparable, no se le restringe derecho alguno”, agregó.

El camarista Daniel Varessio quedó en minoría con su propuesta de hacer lugar al planteo del fiscal. “Es improcedente la intención (del juez) de sustraerse de su función (…) Esta etapa recursiva luce claramente dilatoria por parte del instructor”, señaló.

La resolución de la Cámara no hace alusión a las críticas que Di Maggio lanzó contra Elosu Larumbe porque en otra causa en la que el imputado era Jorge Sobisch, el juez sí hizo lugar al pedido de indagatoria (ver el enlace anterior).

La acusación contra Peressini es por la compra de tres camiones para el servicio de recolección de residuos y cuatro motocicletas para tránsito. Di Maggio llegó rápidamente a la conclusión de que el intendente dictó “resoluciones contrarias a leyes provinciales vigentes, autorizando la adquisición de vehículos cero kilómetro mediante el sistema de contratación directa, sin observar las normas jurídicas que le imponían la obligación de adquirirlos mediante licitación pública y con autorización previa del Concejo Deliberante”.

Sobisch aparece en una factura que le pasa un fiscal a un juez. ¿Ese correo es público o privado?

22 mayo 2012 22:17 Deja un comentario

Casi se venía venir esta pelea. Aquí algunos párrafos de la nota que escribí para el diario:

El fiscal Ignacio Di Maggio insistió en su pedido de indagatoria contra el intendente de Plottier, Andrés Peressini. Además acusó al juez de la causa, Alfredo Elosu Larumbe, de haber sostenido otro criterio en una causa en la que el imputado era el exgobernador Jorge Sobisch.

Di Maggio investiga la compra de vehículos sin licitación ni autorización del Concejo Deliberante por parte de Peressini. La semana pasada tras una rápida investigación le pidió al juez Elosu Larumbe que tome una serie de medidas de investigación y que cite a indagatoria al intendente.

El juez le contestó el lunes que era “prematura” la acusación, y le devolvió la causa para que complete la investigación.

El mismo lunes Di Maggio elaboró un escrito que ayer distribuyó a la prensa (lo pueden descargar aquí en word) mediante el cual recurrió ante la Cámara Provincial de Apelaciones.

La apelación contiene fuertes críticas hacia el juez. Le atribuye “una conducta ciertamente displicente”, que considera “diametralmente diferente” a la que asumió en el pasado.

Es entonces cuando recuerda que “el mismo magistrado, en un proceso en el cual el requerimiento formal no superaba una carilla y sólo se limitaba a requerir la citación del señor Jorge Omar Sobisch por la presunta comisión del delito de abuso de autoridad, es la misma persona que ahora me devuelve las actuaciones, a diferencia de aquel proceso en el que citó prontamente al diputado a prestar declaración indagatoria, sin requerirle a la funcionaria fiscal la adopción previa de medidas que pretende ahora imponerme”.

La alusión de Di Maggio es a la causa de la zona liberada, en la que Sobisch está imputado.

Di Maggio intervino en esa causa pidiendo el sobreseimiento de Sobisch.

Otra fiscal que actuó, Gloria Lucero, estuvo de acuerdo. Finalmente el pedido de indagatoria lo formuló Sandra González Taboada y el juez le hizo lugar.

Como dije unos párrafos más arriba, Di Maggio distribuyó a la prensa su escrito de apelación.

Lo hizo enviando un correo electrónico a la encargada de prensa del Tribunal Superior con copia a algunos periodistas.

En el cuerpo del mensaje, escrito todo mayúsculas como es su estilo, Di Maggio hace otras consideraciones respecto del juez además de las que incluye en su escrito de apelación.

¿Se trata de una declaración que puede hacerse pública o no?

En principio todo lo que se le dice a un periodista es para publicar, salvo expreso pedido en contrario. ¿Puede incluirse en esa categoría a un correo electrónico con esas características?

Como no fui destinatario directo del correo, sino que me llegó a su vez de parte de un colega, no voy a publicar aquí su contenido. Salvo que se informe que es parte de una declaración destinada a hacerse pública.

Por último: tres de los mencionados en esta historia concursan en la actualidad para ascender. No creo que a ninguno les haga gracia que esta pelea estalle justo ahora.

¿Bip bip?

Bip bip

18 mayo 2012 8:00 3 comentarios

Costó muchísimo más que lo presupuestado, no se puede usar, pero hay una buena noticia: no pagaron sobreprecio

9 abril 2012 20:37 5 comentarios

En la construcción de la cárcel de Senillosa “no hubo sobreprecios”, según el dictamen de un perito contador del Poder Judicial en base al cual el fiscal Ignacio Di Maggio archivó la investigación. El edificio licitado por Jorge Sobisch jamás fue inaugurado. Costó más de 105 millones de pesos contra los 41 millones presupuestados al momento de la adjudicación en 2004, producto de la redeterminación de los precios.

En una resolución que pueden descargar al final del post, el fiscal constató que la cárcel tiene “múltiples falencias edilicias y funcionales” que impiden ponerla en funcionamiento “con los estándares de seguridad que resultan dable esperar”. Sin embargo, aclaró que tales falencias “ninguna incidencia poseen” sobre la investigación del pesunto sobreprecio.

El archivo de la causa fue dispuesto por Di Maggio “por considerar que en la ejecución de la obra no hubo conductas delictivas objeto de persecución penal”.

No es definitivo, ya que si aparecieran pruebas en el futuro, el caso podría reabrirse.

La investigación comenzó con una orden del ex fiscal ante el Tribunal Superior, Alberto Tribug, en base a declaraciones periodísticas. El fiscal Di Maggio alude a ellas: “no hubo sobreprecios más allá de las conclusiones personales que algún funcionario supuso al dividir el monto total erogado por el número de internos probables de alojar en el establecimiento, conclusiones éstas que no se comparten”.

El funcionario es el vocal del Tribunal Superior de Justicia Guillermo Labate, quien el 11 de junio de 2009 dijo a la prensa: “Teniendo en cuenta que alojará a 400 internos, 200.000 pesos de costo inmobiliario por interno me parece desmedido, o excesivo al menos”. En esa fecha se había indicado que la construcción del complejo había costado 80 millones.

Di Maggio también señaló que “la inoperatividad (de la cárcel) y el supuesto abandono de la obra pública, sumado al elevado costso de su realización, hicieron sospechar fundadamente de la existencia de sobreprecios en la redeterminación de los valores acordados contractualmente”.

CARCEL DE SENILLOSA

Share

Los empleados del BPN son funcionarios públicos. Fallo completo. (Y Di Maggio otra vez fue noticia)

15 junio 2010 14:26 4 comentarios

La Cámara Penal de Apelaciones ratificó que los empleados del Banco de la Provincia de Neuquén son funcionarios públicos.

Lo hizo al expedirse en una causa en la que se investiga a dos empleados por un presunto fraude.

Aquí se publica la resolución completa, cuyos considerandos pueden resultar de interés.

El fallo ya había trascendido a través de los medios de prensa, pero lo que no se publicó fue que el fiscal Ignacio Di Maggio incurrió otra vez en una “anómala actuación”.

Al parecer el fiscal, que es el apelante en esta causa, se presentó ante la Cámara de Apelaciones para hacer un informe in voce.

El camarista Daniel Varessio señaló en su voto: “Debo efectuar  una alusión a la anómala actuación del sr. Fiscal de primera instancia Dr. Ignacio Di Maggio, ya que conforme lo estipulan las normas procesales y funcionales, el que actúa ante la Cámara de Apelaciones es el Fiscal de Cámara y no el fiscal de primera instancia, más aún cuando el Fiscal de Cámara fue debidamente notificado. De consentir esta actuación en lo sucesivo dificultarían las intervenciones y notificaciones y los actores de cada instancia podrían consentir u oponerse a la actuación de un inferior generando un desgaste jurisdiccional inútil por lo que resulta imperativo remitir copia de esta resolución y partes pertinentes al Sr. Fiscal de Tribunal Superior a los fines pertinentes”.

FALLO COMPLETO

Puntos salientes de la elevación a juicio de la causa de la zona liberada

“La situación de altísima tensión que se vivía en aquel entonces y la consecuente alta probabilidad de que se produzcan hechos violentos era palmariamente conocida por los actores que intervinieron en este conflicto y por la sociedad en su conjunto”.

“No puede alegarse desconocimiento alguno ni intenciones de mantener el orden público y de preservar la paz social. La situación que se vivía era grave”.

“Ante este innegable y notorio cuadro de situación toda orden dirigida a que la policía no actúe, ni siquiera preventivamente como lo podría haber hecho colocando efectivos que impidan el paso de los agresores, resulta contraria a las disposiciones precitadas establecidas en la Ley Orgánica de la Policía de la Provincia del Neuquén y, por ende, violatoria del art. 248 del Código Penal”.

No se trata de una decisión política no judiciable. Nadie puede ordenar a otra persona que viole la ley. Ningún político por más alto que sea el cargo que ocupe puede ordenarle a la policía que no cumpla con su deber preservando la integridad física de determinados ciudadanos que se encuentran manifestando por sus derechos”.

“La afirmación efectuada por la Sra. Fiscal referida a que los dichos de Sobisch deben ser entendidos  con “…el significado de que la fuerza policial no utilizara los recursos técnicos y demás equipamientos en la represión de aquellos actos de protesta social…” es una interpretación subjetiva de dicha funcionaria que no responde a las pruebas acumuladas en el expediente ni a las reglas que nos brinda la sana crítica racional. En efecto, la lógica, la experiencia y todas las leyes orgánicas de policía que he leído me indican que para preservar la paz social y evitar disturbios hay que “prevenir”.

“Me encuentro convencido de que “ordenar no actuar” ante semejante situación de conflicto y de peligro en forma alguna puede ser entendido como una actitud enderezada a preservar la paz social”.

“Actuar no implica necesariamente reprimir o, en otras palabras, que la policía no sólo puede actuar sin reprimir, sino que es deseable y esperable que ello ocurra en la mayoría de los casos”.

“El hecho de que el discurso del ex gobernador haya sido “espontáneo”  es la mejor prueba de que el mismo fue voluntario y, por ende, legítimo. Precisamente, esa espontaneidad que hemos podido observar en su discurso aleja toda posibilidad de alegar alguna forma de coacción en la obtención de la información que el propio Sobisch se ha encargado de brindar”.

“(La reconstrucción histórica de los hechos) ha quedado suficientemente acreditada: a) la policía no actuó pudiendo y debiendo hacerlo de manera preventiva; b) la razón de esta inacción contraria a la ley obedece a las ordenes que recibieron los jefes policiales de Cutral Co y Plaza Huincul por parte de sus superiores; c) el entonces gobernador reconoció públicamente que él era el responsable de que la policía no haya actuado, y que fue él quien le dijo al jefe de policía que no actúe.

(Respecto de la posibilidad de que se dicten fallos contradictorios porque Zalazar y Soto fueron absueltos por falta de acusación fiscal): “Si bien el titular de la acción pública no explicó en su exposición si adhiere a una teoría finalista o causalista de la acción, o lo que es lo mismo, dentro de qué categoría de la teoría del delito ubica el estudio del dolo, el hecho de referirse a la ausencia de dolo directo como elemento fundante de la absolución de Zalazar y Soto, habilita a sostener que, como hipótesis de mínima, ha tenido por acreditado la faz objetiva del tipo (y como hipótesis de máxima la tipicidad y la antijuridicidad). Ello quiere decir, que en el entendimiento del Sr. Fiscal interviniente, en aquél proceso se vieron satisfechos la totalidad de los elementos objetivos que componen el art. 248 del CP, entre los que cabe incluir, claro está, la existencia de una orden contraria a las leyes”.

“Los argumentos que llevaron al fiscal Di Maggio a sostener la absolución son de características estrictamente subjetivas. Por ello, atento a que la subjetividad de las conductas de cada una de las personas debe analizarse en forma personal, no se advierte cuáles son las razones que llevaron a la defensa y a la Dra. Lucero a pensar en la posibilidad de que se dicten fallos contradictorios”.

“La falta de dolo de Zalazar y Soto no dice nada respecto de la ausencia de dolo en la conducta que se le imputa a Sobisch. Ello es así, máxime, cuando las probanzas colectadas y a la condición de tres veces Gobernador de la Provincia del Neuquén que ostentaba el Sr. Jorge Omar Sobisch, permiten suponer fundadamente que el nombrado no podía desconocer que este tipo de órdenes se contraponen con la normativa vigente”.

A %d blogueros les gusta esto: