Archive

Posts Tagged ‘situación carcelaria’

Protocolo de relevamiento de las unidades carcelarias

28 enero 2013 13:09 Deja un comentario

carcelesLeo en el CIJ:

“Los miembros de la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional aprobaron por unanimidad el nuevo Protocolo de Relevamiento de las Unidades Carcelarias (aquí en pdf) en cumplimiento de los estándares nacionales e internacionales vigentes, y con el fin de optimizar el sistema aplicado en la actualidad”.

“El protocolo, además de establecer un nuevo cronograma de visitas de cárceles, cuenta con una guía de capacitación y actuación del personal que acompaña a los magistrados y funcionarios en las visitas, en la que se establece las normas de conductas que deben observarse en el recorrido y los conocimientos necesarios para analizar objetiva e imparcialmente las condiciones de vida intramuros”.

“Además, se incorporó una guía de relevamiento que dispone una metodología con criterios claros de objetivos y formato para proveer uniformidad y eficacia en la recolección de datos, y que permitirá una mayor eficacia en la evaluación”.

Alumnos de las cárceles de Neuquén editaron el primer número de su revista

26 noviembre 2012 8:34 5 comentarios

“¿Sabías? La visión es la más afectada, porque choca con un muro acotado de 3 por 2 metros, y ello produce que se afecte el órgano visual. Ya no miramos lejos, no podemos hacerlo”, escribe José, y no sin saberlo está expresando una verdad y una metáfora. Sebastián escribe un cuento, el protagonista es un viejo que antes de morir logra cumplir su sueño de reunir a toda la familia. Carina escribe que “en este lugar la pasión es más fuerte, emerge de adentro. Salgo e ilusiono tiempos y espacios, una mezcla de ficción y realidades”.

José, Sebatián, Carina, y también Jorge, Claudio, Benito, Juan, Fernando, Claudia, Silvana y Laura, escriben. Todos están presos en cárceles de Neuquén, y son alumnos del Consejo Educativo Provincial Integral. Acaban de editar la primera edición de una revista, que circula por correo electrónico. Aquí está en pdf.

“A ellos, nuestros estudiantes, esto los pone en otro lugar, les da identidad de sujetos, les construye subjetividad, los pone a pensar en que otra realidad es posible, aunque sea, una pequeña, propia, cotidiana realidad, que les de sentido”, describió una de las docentes.

La revista se llama “Cruzada por la educación” y contiene texto de internos de las Unidades 11, 12 y 16 de Neuquén.

En un texto colectivo expresaron “nuestro agradecimiento al equipo docente y a los directivos de la institución educativa por el invalorable trabajo que realizan con nosotros”.

Añaden que el servicio educativo “nos fue ayudando no sólo a fomentar nuestras esperanzas, sino también nos permitió aprender a relacionarnos con ellos los docentes, con el servicio penitenciario, y sobre todo nos fue permitiendo mejorar nuestra comunicación con la familia, con nuestros seres queridos, y en nuestra convivencia diaria”.

En la revista de 12 páginas hay cuentos, poemas, reflexiones, reclamos, sensaciones profundas, como la de José, el que ya no puede mirar de lejos. Y que cuenta: “¿sabés qué extraño? El ruido de mi barrio, aunque la verdad casi ni me acuerdo. La cárcel habla. Tiene un lenguaje de rejas cerrándose con violencia, barroteos de fierro contra fierro y la voz inconfundible del guardia. La cárcel tiene esa forma de hacerse escuchar y ese ruido borró todo el ruido de mi barrio”.

Presentación del libro “Sujeto de castigos” en Neuquén

17 noviembre 2012 13:21 1 comentario

Sylvia Diniz Dias: “Hay que sacar el control de las cárceles de las manos de la policía”

17 septiembre 2012 8:16 Deja un comentario

Sylvia Diniz Dias es directora de la oficina para América Latina de la Asociación para la Prevención de la Tortura. Esta es la entrevista que le hice la semana pasada cuando estuvo en Neuquén.

-¿Cuáles son los estándares mínimos que se deben observar para que las cárceles sean más transparentes?

-Hay parámetros mínimos que están en la declaración de las Naciones Unidas para el tratamiento de las personas detenidas. El Estado tiene que garantizar los derechos fundamentales de las personas que están privadas de libertad. Una vez que el Estado priva a alguien de su libertad asume un compromiso bastante específico de garantizarle todos sus derechos fundamentales: a la alimentación sana, a atención médica, a vivir en condiciones de higiene y salubridad, tener acceso a educación, trabajo. Son derechos fundamentales de una vida digna de una persona que está fuera del centro de detención. El Estado tiene una obligación positiva, de adoptar medidas, de garantizar que estos derechos lleguen al detenido. El Estado debe tomar medidas para hacer cumplir estos derechos.

-En general cuesta muchísimo que lo haga.

-Retomo las palabras del relator contra la tortura de las Naciones Unidas, Juan Méndez, que es argentino y sufrió tortura durante la dictadura. Dijo hace pocos meses ante el consejo de derechos humanos de la ONU que no hay en Latinoamérica ningún sistema carcelario que respete los derechos fundamentales de las personas presas. Tanto el Estado como la sociedad civil no ven que la persona detenida no pierde ninguno de sus derechos, sólo el de la libertad. Desafortunadamente la opinión pública no ve que las cárceles son parte del sistema de seguridad. Si una persona va a una cárcel y va a volver a la sociedad, y no vuelve rehabilitado, la seguridad pública no va a ganar nada.

-Educar para la libertad en condiciones de encierro sigue siendo una contradicción.

-Ese es otro debate. Lo que puedo decir es que nosotros promovemos la aplicación de medidas alternativas a la detención. Hay muchos delitos que no son tan graves, la persona no tiene que ir a la cárcel por cualquier cosa. La cárcel es para delitos que realmente demanden una respuesta más dura del Estado, pero para los pequeños delitos se puede pensar en medidas alternativas. Lo más triste es que muchos países tienen ya legislaciones de penas alternativas pero no se aplican, se sigue imponiendo la prisión.

-¿Cuál debe ser la formación del personal penitenciario?

-Deberían ser civiles. Hay que sacar de las manos de la policía y de las fuerzas de seguridad el control de las cárceles. Deberían ser funcionarios de carrera, de carácter civil, que reciban una capacitación especializada en materia penitenciaria, con formación en derechos humanos, y que tengan como objeto de su actuación el trabajo de resocialización y rehabilitación.

-¿Y cómo se puede lograr que la sociedad civil ejerza un mayor control sobre lo que sucede dentro de las cárceles?

-El Estado debería adoptar una cultura de transparencia, de fomentar que la sociedad civil ingrese, participe en la vida de las cárceles. Ese es un tema que preocupa muchísimo en Neuquén, porque vemos una postura de opacidad, de cerrar las cárceles a la sociedad. Hemos escuchado que a diputados les impidieron el ingreso. Eso me parece una señal bastante alarmante. El Estado tiene que invitar a organizaciones no gubernamentales, a grupos de voluntarios, promover actividades culturales. Esas son formas de tener a la sociedad presente y que empiece a entender la dinámica de las cárceles. El Estado debe crear órganos independientes que puedan ingresar sin restricciones y entrevistarse con detenidos, conformado por la sociedad civil. Esa es la manera de tener un tipo de control y producir cambios estructurales.

-Se dice que la tortura es una forma de gobierno dentro de la cárcel.

-La tortura es una forma de dejar claro quién tiene el poder, de que uno está sometido al otro que tiene control total y absoluto. Muchas veces falta la decisión política sostenida desde el más alto nivel de que eso no se acepta. Veo que eso falta en Latinoamérica.

(La foto es de Matías Subat)

Roger Viquez: “Trabajar en prevención de la tortura no es sinónimo de impunidad”

17 septiembre 2012 8:11 Deja un comentario

Roger Viquez es director del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de Costa Rica. Esta es las síntesis de la entrevista que le hice cuando estuvo en Neuquén días atrás.

-¿Cómo se llegó a crear el organismo que dirige?

-En Costa Rica se instauró en 2009 el Mecanismo Nacional de Prevencion de la Tortura basado en el Protocolo Facultativo de la Convención contra la Tortura. Ese protocolo da un mandato de visitar todos los centros de detención, de tal forma que al ingresar a los centros se produce un acto de transparencia. Los países que ratificaron el protocolo facultativo se obligaron a implementar ese mecanismo y darle independencia. Es un acto de rendición de cuentas de los Estados ante las Naciones Unidas. En Costa Rica empezamos a trabajar en 2009 mediante un decreto del Poder Ejecutivo que dejó afuera al Poder Judicial. Ya se aprobó en la comisión de Derechos Humanos de la Asamblea Legislativa y va a pasar a la agenda legislativa para darle rango de ley. Puedo decir que es fundamental la independencia de trabajo. En este momento la Defensoría de los Habitantes tiene un rango de trabajo de independencia muy interesante, el proyecto de ley establece que el Mecanismo va a tener una desconcentración máxima. Quiere decir que el mecanismo tendrá independencia de criterio y funcionalidad.

-¿Y presupuestaria?

-Administrativamente quedará ligado a la Defensoría de los Habitantes con una partida presupuestaria especial. Tenemos problemas de transporte para vistar los centros, de viáticos, pero la independencia de criterio de elegir dónde vamos es importante. La independencia de sus funcionarios también es importante, porque se pueden designar a personas vinculadas con algún partido político, o con pretensiones personales, y esto así no va a funcionar.

-¿Está dando resultados?

-Sí. Sirve para prever actos de tortura, y sirve para que al Estado no le hagan señalamientos a nivel internacional por casos de torturas. La tortura es el acto más perverso que pueda existir por parte del Estado. Nosotros hacemos inspecciones en los centros de detención, nos quedamos hasta dos días, triangulamos información entrevistando a las personas privadas de su libertad en forma independiente y grupal, entrevistamos a la policía, a los profesionales del cuerpo técnico, al director, más lo que observamos con nuestros sentidos. Hacemos luego informes con recomendaciones al ministro, le pedimos que nos respondan qué van a hacer, le pedimos que lo hagan con puntos y cómas, quién lo va a hacer, si hay presupuesto. Posteriormente volvemos a los centros para hacer seguimiento. Ellos saben que si no lo solucionan, esto va a la prensa. Pero primero agotamos el diálogo.

-¿Qué capacitación debe tener el personal penitenciario?

-En Costa Rica está el ministerio de Seguridad Pública y el ministerio de Justicia. Este ultimo se encarga de las cárceles y tiene su propia escuela de capacitación. La policía tiene la suya. Los cursos son totalmente distintos. A la policía penitenciaria se la capacita en derechos humanos. Nosotros estamos ingresando esporádicamente, esperamos hacerlo con más frecuencia. La policía que se recluta para los centros penitenciarios no viene de la fuerza pública. Son independientes, se colaboran cuando hay un motín, ahí la fuerza pública trabaja en la zona periférica. Pero el conflicto lo resuelve la policía penitenciaria.

El año pasado en una cárcel se dio un caso de tortura por un intento de fuga, y a los 12 o 13 días esta persona apareció muerta en la celda por golpes. Fuimos a hacer la inspección y llevamos al médico de la defensoría. En las demás personas involucradas en la tentativa de fuga detectamos señales de tortura, hicimos un informe muy fuerte, la defensora llamó al ministro, se lo envió a las 7 de la mañana y a las 8 se le entregó a la prensa. La recomendación era cambiar el cien por ciento al personal. Se cumplió, al mediodía el ministro ordenó cambiar a los funcionarios. Hicimos la denuncia ante la fiscalía, se abrió un proceso, entre los varios delitos que se establecieron está el de torturas.

-¿Cómo despertar el interés de la sociedad civil en lo que ocurre dentro de las cárceles?

-Es un proceso de educación. Nosotros conversamos con la prensa, estos somos, esto estamos haciendo. Es un trabajo formar mecanismos a nivel de sociedad, de promoción en colegios secundarios, en universidades, para ir sensibilizando el tema y que entiendan bien que trabajar en prevención de la tortura no es sinónimo de impunidad, todo lo contrario. Un día en la cárcel no se recupera nunca en la vida. Por eso además requerimos agilidad procesal. En el momento en que el Estado sustrae a una persona de la sociedad y lo pone en una cárcel, es responsable de esa persona. Las cárceles son parte de la sociedad. Cuando a estudiantes universitarios les pregunto ‘qué es una cárcel’, me dicen ‘son rejas’. Pero en una cárcel hay escuelas, un área médica, una cancha de fútbol, áreas recreativas. Es parte de la sociedad. Bien decía un compañero que las cárceles son un espejo donde la sociedad no quiere reflejarse. Los fines de semana hasta 10 mil personas, familiares, están ingresando a las cárceles.

-¿Cómo es el sistema de requisas?

-Dos factores justifican una requisa: el ingreso de teléfonos celulares y de droga. Hace dos años se hizo un reglamento de las requisas y la policía penitenciaria sabe hasta dónde puede llegar. Pasan muchos casos de mujeres que son manipuladas por sus maridos detenidos, y están presas cumpliendo sentencia de hasta diez años por intentar introducir 10 cigarrillos de marihuana en una cárcel. Se han dado varios indultos para que salgan en libertad porque trae un problema para la sociedad, por ejemplo sus niños quedan solos o pierden sus clases.

(La foto es de Matías Subat)

Organizaciones internacionales y nacionales debatirán sobre la tortura en Neuquén

6 septiembre 2012 20:30 Deja un comentario

Será el 12 y 13 de setiembre en el salón Azul de la Universidad Nacional del Comahue. Además solicitaron entrevistas con funcionarios de los tres poderes del Estado neuquino.

Las organizaciones que enviarán representantes a Neuquén son la Asociación de Prevención de la Tortura (APT), el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Asociación Pensamiento Penal (APP), y la Procuración Penitenciaria de la Nación (PPN).

Solicitaron entrevistas con el ministro de Seguridad, Gabriel Gastaminza, la vicegobernadora Ana Pechen, el presidente del Tribunal Superior de Justicia, Ricardo Kohon, el presidente de Comision de Asuntos Constitucionales, José Russo y el presidente de la Comisiòn de Derechos Humanos, Gabriel Romero.

El miércoles 12 a la tarde habrá un encuentro con las organizaciones locales para debatir sobre la situación en Neuquén, donde hay un proyecto para crear un comité provincial contra la tortura (aquí en pdf).

El jueves 13 a las 18, en el salón Azul de la Universidad, será la charla abierta al público.

La organización está a cargo de la comisión creada a partir del asesinato de Cristian Ibazeta en la Unidad 11.

En Neuquén no hay “políticas públicas penitenciarias que respeten los derechos humanos de los detenidos”. Fallo completo

1 septiembre 2012 8:00 6 comentarios

A Lucas le faltaban diez días para las salidas transitorias. Su paso por la Unidad 11 no fue tranquilo: participó de una huelga de hambre para protestar por las (cuando no) humillantes requisas a los familiares que visitan a los detenidos.

A diez días de las salidas transitorias a ningún detenido se le ocurriría hacer nada que le corte ese derecho. Sin embargo Lucas fue encerrado en un buzón como castigo por inconducta. Fue, como suele suceder, una decisión sin derecho de defensa. Pero además nunca existió un acto administrativo que avalara esa sanción.

Los guardias sabían adónde llevaban a Lucas: a un sector al que podían acceder otros detenidos con los que había tenido serios enfrentamientos.

A las 9 de la mañana del 20 de julio de 2005, se despertó con el cuerpo en llamas. Lo habían rociado con nafta y alcohol etílico y prendido fuego.

Mientras él se retorcía, los guardias ni se enteraron. Y cuando se enteraron tardaron en llegar, porque tres puertas con rejas aíslan el “buzón” del resto. Y cuando llegaron no pudieron apagarlo porque en la cárcel no hay matafuegos y la manguera no tira agua.

Lucas demandó al Estado, y la sala contencioso administrativa del Tribunal Superior de Justicia condenó a la provincia a indemnizarlo con 94.060 pesos.

La sentencia completa está aquí en word. La firman Ricardo Kohon y Oscar Massei.

Resalto algunos párrafos:

El abandono que sufren actualmente los internos (es) producto, primordialmente, de la ausencia de políticas públicas penitenciarias que respeten los Derechos Humanos de los detenidos y promuevan el cumplimiento de los fines constitucionalmente acordados.

Es preciso solicitarle a la Legislatura que debata y sancione la normativa local que cumpla con los estándares internacionales para el tratamiento de los reclusos”.

“Revertir la situación de crisis en la que se encuentra el sistema penitenciario actual requiere de un esfuerzo institucional, de la participación y del diálogo de los poderes del Estado que confluya en la adopción de medidas de acción en forma coordinada”.

El preso conserva la titularidad de iguales derechos que las personas libres (…) sigue teniendo la dignidad de un ser humano, aunque esté privado de su libertad”.

Cuando un sujeto es colocado en una unidad penitenciaria, nace en cabeza del Estado un conjunto de deberes que comprenden obligaciones tales como el cuidado de la vida y la integridad física de los internos”.

El sistema social en su conjunto y sus integrantes en particular deben comprender que la cárcel no puede constituirse en un depósito de seres humanos. Esto vulnera el respeto a la dignidad humana y contraría los propósitos constitucionales de reinserción social y readaptación”.

“Constituye una deuda del Estado neuquino, que debe ser subsanada en el más corto lapso posible, la ausencia de un cuerpo profesionalizado de personal penitenciario (así como) el adecuado mantenimiento de las instalaciones donde se cumplen las penas privativas de la libertad”.

A %d blogueros les gusta esto: